Año nuevo, el Lambán de siempre

El presidente del Gobierno de Aragón ha cerrado 2022 con su tradicional mensaje televisivo, un discurso triunfalista, autocomplaciente y propio de las derechas, en un video grabado en el aeropuerto de Caudé y emitido este sábado 31 de diciembre

Lambán durante el discurso de fin de año, grabado en el aeropuerto de Teruel | Foto: DGA

A estas alturas nadie espera que Javier Lambán cambie. El presidente aragonés y secretario general del PSOE en Aragón ha vuelto a esgrimir un discurso más propio del Partido Popular y la ultraderecha para volver a hablar de lo de siempre. "El frentismo y la división se ha instalado en la sociedad, como acertadamente advirtió el rey en su mensaje de Navidad, erosionando las instituciones y abocando a que la gobernabilidad dependa de extremistas, radicales e independentistas que no aspiran más que a romper España y acabar con la Constitución", ha dicho.

Así, y como viene haciendo año tras año, ha asegurado que "la manera de hacer Aragón necesita el fortalecimiento de España como gran proyecto nacional, pero no con los aragoneses como meros sujetos pasivos, sino como actores principales de la empresa, pues no le irá bien a Aragón si a España le va mal". Y ha afirmado que "nadie tiene más títulos que Aragón para reivindicar el valor del pacto y de la moderación, así como el cumplimiento estricto de la ley".

En este sentido, en un tono triunfalista y autocomplaciente con su gestión, ha apuntado que el gobierno cuatripartito, formado por PSOE, Podemos, CHA y PAR, es "un ejemplo de ello". "Pese a que nadie creyó en su viabilidad, las cuatro fuerzas políticas han sido capaces de aprobar cuatro presupuestos en tiempo y forma, de fortalecer los servicios públicos, impulsar la economía y demostrar eficacia y decisión, generando una gran estabilidad política y social", ha añadido.

También ha tenido tiempo para recordar la entrevista que tuvo con el Papa Francisco, quien "insistió en que las ideologías no deben estar nunca por encima del interés general y que la unidad ha de prevalecer siempre sobre el conflicto".

En su discurso, Lambán ha reivindicado el "éxito colectivo del autogobierno", del que este año se ha celebrado el 40 aniversario del Estatuto de Autonomía de Aragón. En su opinión, "el símbolo por excelencia de este éxito colectivo es Teruel y una de sus señales más luminosas es el aeropuerto impulsado en 2003 y que, pese a recibir numerosas críticas, ha propiciado un emergente sector aeronáutico". En esta línea, ha puesto en valor la tan cacareada "colaboración público-privada", con "el talento de las gentes de Teruel por bandera", que "ha obrado el milagro y hoy esta provincia, lejos de inspirar lástima, despierta la admiración de todos cuantos la conocen".

A continuación ha hablado del "resto del territorio" donde, a su juicio, "se han producido grandes avances en estas cuatro décadas". Lambán se ha congratulado, sin ningún tipo de pudor, de "haber asentado, entre todos, una manera de pensar y de hacer Aragón, reconocida y respetada en toda España y de fijar una forma de aprovechar los recursos propios, sea el territorio, el agua, el viento, el sol, la situación geográfica o el talento". "Se ha creado un caldo de cultivo propicio a través del diálogo social con empresarios y sindicatos y se ha puesto en pie poco a poco una administración muy receptiva con los inversores", ha indicado.

Con la vista puesta en las elecciones del 28 de mayo, el presidente del Ejecutivo aragonés ha dicho que en 2023 se termina "una difícil legislatura". "Primero por la pandemia", que, según Lambán, "sometió al sistema sanitario a un grave estrés rompiendo algunas de sus costuras, pues ya daba muestras de agotamientos como la falta de profesionales sanitarios". Y después por "los efectos de la guerra Rusia-Ucrania", para hablar de "la inflación y su impacto en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, a los que ayudaremos con medidas complementarias a las que está adoptando el Gobierno de España".

De igual manera, ha afirmado que su Ejecutivo "ha estado en todo momento al lado de los empresarios, motor fundamental del progreso de la Comunidad", y ha asegurado que "a los sectores tradicionales de la economía aragonesa, agricultura, ganadería, agroindustria o turismo, se han sumado luego la automoción y la industria del papel y, más recientemente, la logística, la industria farmacéutica, la aeronáutica, la economía cloud difusora de la digitalización o diversas ramas de economía circular".

Por último, Lambán ha manifestado que "desde 2019, Aragón ha liderado el crecimiento en España, poniendo de manifiesto que es la Comunidad que más eficazmente ha afrontado la crisis y es la tercera comunidad con mayor calidad de vida y menor tasa de paro".

Mientras el presidente alardea, Aragón ve como se da luz verde al expolio de su tierra, un ecocidio bien diseñado. La inminente amenaza sobre la Canal Roya por la delirante propuesta de la unión de estaciones de esquí, la invasión de las macrorenovables sin control, Yesa o Mularroya, por citar cuatro ejemplos. Y tampoco ha tenido tiempo para acordarse de las vecinas y vecinos cuyos pueblos sufrieron tanto este verano con los incendios. Y es que estrenamos año nuevo, pero seguimos con el Lambán de siempre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies