#Altsasu  Mundo

Altsasu Gurasoak: “La Audiencia Nacional no es un órgano de justicia”

Las asociaciones de apoyo a los jóvenes de Altsasu condenados por la pelea en el bar Koxka han criticado duramente la sentencia de la Audiencia Nacional y anuncian nuevas movilizaciones además de continuar con la vía legal
| 11 marzo, 2019 07.03
Altsasu Gurasoak: “La Audiencia Nacional no es un órgano de justicia”
Foto: Altsasu Gurasoak.

Familiares de los condenados por la pelea en el bar Koxka, en la que dos guardias civiles y sus parejas denunciaron haber sido agredidos, englobados en el grupo Altsasu Gurasoak, y la plataforma Altsasukoak Aske, aseguraban este sábado en rueda de prensa que la sentencia de la Audiencia Nacional, que confirma las penas 2 y 13 años de cárcel, “demuestra su afán de venganza”, destacando que continuarán con la “batalla jurídica”.

Ambas organizaciones han hecho un llamamiento a movilizarse las próximas semanas, anunciando la convocatoria de una nueva manifestación para el próximo 24 de marzo, a las 12.00 horas en la Avenida Pamplona de Altsasu, bajo el lema ‘Esto no es justicia. Altsukoak aske’.

Han afirmado que la Audiencia Nacional “no es un órgano de justicia”, afirmando que en la reciente sentencia “se demuestra su afán de venganza y de servidumbre a la Guardia Civil, de avanzar por la senda de recortes de libertades y derechos hacia un modelo punitivo y de impunidad para las fuerzas de seguridad”.

Para los familiares y amistades de los condenados, que llevan 846 días en la cárcel, esta sentencia “vuelve a castigar a nuestros jóvenes con condenas claramente desproporcionadas”. “Incluso si el relato en que se sustenta la sentencia fuera verdad las penas de tantos años de cárcel son una barbaridad”, concretando que “por un tobillo roto se imponen penas de privación de libertad de 72 años, hay delitos mucho más graves que reciben penas menores”.

“No es solo una cuestión de desproporción, es un secuestro de los principio que deben regir la acción del sistema judicial: se vulnera el derecho a la presunción de inocencia, a un juicio justo, a una investigación neutral, a un tribunal imparcial y el principio de que la carga de la prueba recae en la parte acusatoria y que se deben demostrar los hechos más allá de la duda razonable”, han incidido desde ambas asociaciones.

En este sentido, han apuntado que “en el mismo año que se produjeron los hechos, hubo 9.571 casos de atentados a la autoridad” y “ninguno se instruyó ni se enjuició con la calificación de terrorismo, no fue enjuiciado por la Audiencia Nacional ni llegó a castigos tan alarmantes incluso en el caso de utilización de armas o atropello con vehículos”.

Los familiares de los condenados han rechazado “la utilización torticera de la calificación de terrorismo que ha realizado la Audiencia Nacional, con la juez instructora Lamela como responsable máxima” y que “buscaba distorsionar el procedimiento judicial para poder imponer un castigo vengativo y arrogarse el caso frente al criterio de la Audiencia Provincial de Navarra”. “No se les condena por terrorismo pero se les impone penas como si fueran terroristas, todo esto ha sido y es un abuso de poder”, han censurado.

Igualmente, han rechazado la “utilización del agravante de discriminación ideológica” que “abre la puerta a un uso extensivo del modelo punitivo y vengativo en función de criterios políticos e ideológicos que en absoluto se corresponden con un Estado social de Derecho y con el respeto a los derechos y libertades fundamentales”. En este sentido muchas han sido las críticas a la sentencia que dejaría entrever que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tienen una ideología concreta, un extremo que se antoja, cuando menos, peligroso en términos democráticos.

Una acusación en entredicho y una sentencia que atiende a un único relato

Por otro lado, desde Altsasu Gurasoak, y Altsasukoak Aske han hecho hincapié en una “evidencia que echa por tierra toda la sentencia y cuestiona la veracidad del relato de las acusaciones” y que demuestra, han asegurado, “que los denunciantes han mentido e introduce serias dudas sobre la veracidad del relato”.

Se han referido de esta manera a un vídeo que recoge “los instantes posteriores a los hechos encausados y donde se observa al sargento de la Guardia Civil buscando a personas que participaron en los hechos”. “No se le ha dado suficiente relevancia al hecho de que cuando está buscando a sus supuestos agresores en el vídeo se observa que se encuentra cara a cara con tres de las personas imputadas en este caso y no los identifica como agresores”, han resaltado. “Si no los identifica instantes después de los hechos teniéndolos cara a cara, cómo es posible que los reconozca en unas ruedas de identificación días después o a través de fotos”, se han preguntado.

Ambas asociaciones han incidido en que “la única prueba de la parte acusatoria frente a todos los testigos y pruebas llevadas por las defensas ha sido el relato de los denunciantes”. “La sentencia se basa únicamente en ese relato para poder incriminar a nuestros jóvenes”, han insistido.

11 marzo, 2019

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR