#minasdepotasa  Ecología

Tras 30 años de hundimientos el presente de la Sierra del Perdón se convierte en el futuro de la Mina Muga

Los problemas de colapsos no sólo aparecen sobre las galerías, sino también en todos los terrenos que se ven afectados al propagarse las cavidades hacia la superficie, las zonas afectadas se incrementan en algo más que la propia profundidad de las zonas explotadas
| 17 julio, 2019 10.07
Tras 30 años de hundimientos el presente de la Sierra del Perdón se convierte en el futuro de la Mina Muga
Socavón aparecido en un campo de ceral de Esparza de Galar este junio de 2019. Foto: No a las Minas de Potasa.

Durante las últimas semanas, varios medios de comunicación se han hecho eco de sobre la aparición de colapsos Esparza de Galar o en Undiano. Una repercusión mediática que hace público un evento habitual y casi entendido como normal en los pueblos situados sobre y en el entorno de las antiguas minas de potasa del Perdón. Treinta años después de su explotación, siguen aparecieron agujeros (colapsos) en superficie, y siguen existiendo hundimiento de parcelas agrícolas, infraestructuras y accesos a muchas de las localidades que se beneficiaron en su momento de la actividad industrial de la minería de potasa, y que como herencia tendrán que convivir durante siglos con colapsos y distintos tipos de inestabilidades del terreno.

La Plataforma Unitaria en Contra de las Minas de Potasa en la Bal d´Onsella y la Sierra del Perdón quiere mostrar su apoyo a los concejos afectados y a la solicitud de un estudio integral de riesgos sobre la localización, estado y esperada evolución de las antiguas galerías mineras y las zonas afectadas por la inundación de las mismas.

Dicho estudio deberá valorar el riesgo de la ciudadanía del entorno de Iruña, y deberá sustentar la denegación del permiso de explotación Mina Muga. Proyecto con los mismos problemas potenciales y las mismas soluciones que se plantearon en las Minas del Perdón. “La reciente publicación de la Declaración de Impacto Ambiental, lejos de evaluar el problema, relega los problemas de la mina a los estudios que se realicen en el futuro”, señalan desde esta plataforma.

El Ministerio por la Transición Ecológica responde a las alegaciones y sobre la necesaria evaluación de riesgos de la nueva mina indicando que la administración ambiental “no se pronuncia sobre la viabilidad del proyecto de acuerdo a los riesgos geológicos (sismicidad, subsidencia) y tampoco realiza valoración sobre la metodología o calidad de los estudios presentados”. Con independencia de las noticias de prensa aparecidas por parte de Geoalcali indicando que la DIA daba el visto bueno a su proyecto, cabe constatar que no se ha entrado en evaluar los problemas potenciales y que llevan apareciendo desde hace más de 40 años en el Perdón.

En esta declaración, apuntan desde las organizaciones contrarias a la mina, ni siquiera se valora la metodología de estudio que la plataforma ha valorado como insuficiente, y así fue valorada por las distintas administraciones públicas. La declaración de impacto ambiental tan sólo traslada la evaluación de los problemas eventuales que pudiera aparecer, y aparecen en el Perdón, a los organismos de minas de Nafarroa y Aragón.

“El ejemplo de la antigua mina de la Sierra del Perdón y los problemas existentes debe servir para no repetir los mismos errores que en el pasado. Los hundimientos del terreno fueron habituales durante la explotación de las minas, son habituales hoy en día y seguirán siéndolo durante siglos”, advierten desde la plataforma.

El problema está en el colapso de las antiguas galerías mineras, pero también porque éstas permiten que el agua discurra a través de una sal que es 6.900 veces más soluble que las calizas. Estas calizas, que cuando se disuelven generan cuevas como las de Zugarramundi, Isaba, Urdax o Aranareche. Esto sólo constata la velocidad y desarrollo de la disolución en sales, como las potásicas, que existen en el subsuelo de Nafarroa. Esta solubilidad, parecida a la de nuestra sal de mesa, seguirá produciendo y generando nuevos huecos, seguirá generando colapsos, y perdurará por décadas y siglos demostrando que la mina sigue viva incluso hoy en día y seguirá viva en el futuro.

Los problemas de colapsos no sólo aparecen sobre las galerías, sino también en todos los terrenos que se ven afectados al propagarse las cavidades hacia la superficie, las zonas afectadas se incrementan en algo más que la propia profundidad de las zonas explotadas, haciendo que, para el caso del entorno del pozo de Undiano, la distancia donde pueden aparecer los colapsos sea de 1 kilómetro con respecto a donde se realizó la explotación hace 30 años. Esto sienta las bases de las eventuales afecciones de Mina Muga a Javier y su castillo, a Undués de Lerda, al Canal de Bardenas o al propio camino de Santiago.

Un mineral que produce más agua

El cierre de algunos de los pozos mineros se produjo por la aparición de procesos incontrolados de disolución. El pozo de Undiano se abandonó cuando se inundó y fue imposible parar el proceso de disolución para volverlo a abrir para su explotación. Esto produjo la inundación de las galerías y la generación de nuevos huecos de disolución todavía hoy activos. La potasa, y en concreto la carnalita, es un mineral curioso pues es soluble, pero tiene en su estructura moléculas de agua, a razón de 6 moléculas de agua por cada átomo de potasio. Cuando la estructura del mineral se disuelve, libera más agua que la que se necesitó para disolverlo, produciendo una reacción en cadena imposible de detener.

Mina Muga tendrá los mismos riesgos

El pasado 21 de junio se publicaba en BOE la resolución ambiental de la Mina Muga, otra mina de potasa que aplicará las mismas técnicas de explotación que en el Perdón hace más de 40 años, y que tendrá, tal como se ha diseñado, los mismos problemas y la misma herencia de riesgos para la ciudadanía de los pueblos afectados en el Perdón. “Los hundimientos o la sismicidad, pasarán a ser algo habitual no sólo para los habitantes del Perdón; también lo serán para los habitantes de Javier y Undués de Lerda”, aseguran desde la plataforma.

El Ministerio para la Transición Ecológica, autor de la declaración de impacto ambiental, indica que “no se pronuncia sobre la viabilidad del proyecto de acuerdo a los riesgos geológicos (sismicidad, subsidencia); tampoco realiza valoración sobre la metodología o calidad de los estudios presentados” por lo que queda en el aire qué organismo será el encargado de evaluar la protección de la seguridad de las personas y del medio ambiente.

Los problemas aparecidos en las minas de potasa del Perdón, pero también en Catalunya, sientan los precedentes de lo que puede avecinarse con las nuevas minas de potasa de Nafarroa y Aragón. La DIA no incluye limitación alguna que evite los problemas que azotan al Perdón 40 años después de su cierre y empleará las mismas técnicas de explotación.

Para la Plataforma Unitaria contra las Minas de Potasa, “esta es la herencia que dejaremos a nuestras futuras generaciones de Navarra y Aragón y al desarrollo de los territorios afectados en el futuro. La única diferencia entre unas y otras es la magnitud de las zonas afectadas por las nuevas minas, el proyecto Mina Muga y los que vienen asociados, por magnitud, extensión y características, generará una zona inhabitable con un mínimo de seguridad para las personas, varias veces mayor que la afectada por las minas del Perdón, y que perdurará por siglos para las generaciones venideras.

“Como esta Plataforma lleva denunciado públicamente desde 2015, volvemos a instar a las Administraciones públicas a no repetir los errores del pasado, a no vulnerar la seguridad de los ciudadanos navarros y aragoneses, y a no hipotecar el futuro de nuestros territorios y de nuestras futuras generaciones. De nuevo, y con la misma razón que la constatación de la realidad, reiteramos nuestro NO al proyecto especulativo de Geoalcali que condenará a nuestros territorios”, han concluido desde la plataforma.

17 julio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR