Zaragoza en Común solicita alternativas de ocio saludable para la juventud ante el botellón

La formación ha presentado sus votos particulares a la ordenanza del botellón con el objetivo de prevenir contagios. Zaragoza en Común ha vuelto a hacer hincapié en la necesidad de que el Consistorio aporte alternativas de ocio saludable y una programación cultural atractiva para las y los jóvenes.

Santisteve en una imagen de archivo. Foto: ZeC

El grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado sus votos particulares a la ordenanza del botellón con el objetivo de "no convertir la norma en un castigo a los jóvenes" y que "ésta sirva, realmente, para prevenir los contagios".

La formación ha vuelto a hacer hincapié en la necesidad de que el Consistorio aporte alternativas de ocio saludable y una programación cultural atractiva para las y los jóvenes. El portavoz de la formación, Pedro Santisteve, ha recordado el trabajo que se realizó durante la pasada legislatura en el Servicio de Juventud, que elaboró junto a 500 jóvenes y 300 profesionales un IV Plan Joven. Este documento, elaborado a partir de 26 debates presenciales con sectores y colectivos de toda la ciudad, resultó en 1.200 propuestas. Para Santisteve, este es el momento “ideal” para “sacar del cajón” este trabajo colectivo y ofrecer alternativas reales de cultura y ocio saludable.

Además, Zaragoza en Común ha pedido reducir la cuantía de la sanción por infracción leve desde un mínimo de 150 euros a un mínimo de 50 euros, demostrando así que no existe afán recaudatorio y solo un interés de salud pública. La formación ha considerado “desproporcionada” esta cuantía por una infracción leve, teniendo en cuenta la capacidad adquisitiva de la mayoría de los jóvenes y recayendo esta sanción económica, como consecuencia, sobre las familias. Para comparar entre las sanciones que interpone el Ayuntamiento; por ejemplo, FCC, con la gestión de un contrato de limpieza por un importe de 60 millones de euros, pagaría una sanción mínima de 200 euros al consistorio.

La formación también ha solicitado limitar la vigencia de la ordenanza al período que dure la pandemia, puesto que la justificación del gobierno de PP-Cs para su desarrollo es, precisamente, el evitar la transmisión del virus. Por ello, Zaragoza en Común ha propuesto que la duración esté limitada en el tiempo en tanto dure esta situación siendo de 12 meses prorrogables por períodos de 6 meses.

"Además, si el motivo de regular el consumo de bebidas alcohólicas en la calle es la prevención de posibles contagios de coronavirus, parece razonable que el consumo de bebidas alcohólicas sea equiparable a otro tipo de reuniones y encuentros que ya se encuentran limitados a 10 personas", expone Santisteve. En este sentido, "no parece que tenga mucha justificación por razones de salud pública que en una terraza puedan consumir bebidas alcohólicas 10 personas, pero no puedan juntarse de igual manera en la vía pública, siempre que se respeten otras ordenanzas como la del ruido o la de la limpieza, de ahí la propuesta de ampliar el número máximo de personas de 2 a 10", concluye.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies