Una persona en Europa consume más de 60 kilos de soja al año

La mayor parte de este alimento es el que WWF llama “soja oculta” y que se refiere a la que no figura como ingrediente en los alimentos, por ejemplo, la que consumen los animales en la industria cárnica

soja
Imagen de WWF.

La población europea está acabando sin saberlo con los bosques de todo el mundo. Según una nueva investigación encargada por WWF, el europeo medio consume 60,6 kg de soja al año y más del 90% se trata de 'soja oculta' porque no figura como ingrediente en los alimentos.

La ONG denuncia que el consumo de este alimento en la mayoría de los casos está relacionado con la destrucción de bosques, sabanas y praderas en América del Sur. Ahora, en pleno debate de la próxima ley de deforestación importada en la UE, la organización está pidiendo a los gobiernos de toda Europa que aseguren que nuestra cesta de la compra está libre de destrucción de la naturaleza.

El informe "Mapa de la cadena de suministro de soja europea: soja oculta en productos animales consumidos en la UE27 + Reino Unido" muestra que el 90% de la soja que come la población europea no figura como ingrediente. En cambio, se consume indirectamente ya que la soja es el principal alimento utilizado para producir carne, huevos, pescado y productos lácteos.

En 2020, una persona europea media consumió 237 huevos, 117 kg de varios productos lácteos, 58 kg de carne de cerdo, aves, ternera y otras carnes, y 2 kg de pescado de piscifactoría. En algunos casos, como con el pollo y el salmón, la cantidad de pienso animal de soja empleado es casi igual a la del alimento producido.

En este sentido, se necesitan 95 gramos de soja para producir 100 gramos de salmón de piscifactoría y 96 gramos de soja para 100 gramos de pechuga de pollo. Hay más ejemplos disponibles en el frigorífico virtual de 'soja oculta' de WWF.

Actualmente, los Estados miembros de la UE están debatiendo su posición sobre la nueva ley contra la deforestación importada, con una reunión entre los y las ministras de medio ambiente programada para el 17 de marzo.

WWF recuerda que, a pesar de que la propuesta legislativa presentada por la Comisión Europea el pasado noviembre contiene muchos elementos fuertes, limitaría el alcance de la nueva ley a la protección de los bosques, posponiendo una posible inclusión de otros ecosistemas valiosos, al menos, durante dos años. Esto significa que se ignoraría la presión existente de la producción agrícola sobre las sabanas y los pastizales, y existe el riesgo de que la nueva expansión de la producción de soja se traslade de los bosques a estos otros ecosistemas.

Qué está en juego en esta nueva ley contra la deforestación importada

El Planeta ya ha perdido el 68% de la vida silvestre en los últimos 50 años y gran parte de esta pérdida de biodiversidad se debe a la forma en que se producen los alimentos.

A nivel mundial, la producción de soja se ha duplicado en las últimas dos décadas y se espera que continúe aumentando. La mayoría de la soja utilizada en Europa proviene de América del Sur, que también alberga la Amazonía, el Pantanal y el Cerrado, lo que la convierte en un punto crítico de biodiversidad. Se han identificado 1.600 especies de mamíferos, aves y reptiles solo en el Cerrado. Entre estos se encuentran especies como guacamayos, osos hormigueros, armadillos y jaguares, todos en peligro de extinción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies