Un juez del Supremo brasileño anula todas las sentencias contra Lula

"La decisión que hoy afirma la incompetencia de la Justicia Federal de Curitiba es el reconocimiento de que siempre hemos tenido razón en esta larga batalla legal", ha dicho Lula en un mensaje subido a su cuenta de Twitter. "El lawfare contra Lula para evitar que fuera candidato y abrir el camino a la ultraderecha, ejemplifica el nuevo modus operandi de los grandes poderes. Al final ha quedado en nada, pero hoy manda Bolsonaro", ha manifestado Pablo Iglesias.

Lula tras salir de prisión en 2019. Foto: @ptbrasil

El juez Edson Fachin, de la Corte Suprema de Brasil, ha anulado este lunes todas las sentencias de cárcel dictadas en primera instancia contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien ahora debería de ser juzgado por tribunales federales.

La decisión del magistrado se refiere a tres procesos en que Lula fue juzgado por un tribunal de primera instancia de Curitiba, a cargo del entonces juez Sergio Moro, quien consideró que no tenía en su momento "competencia jurídica" para analizar esos casos, según explicó el propio Supremo.

"La decisión que hoy afirma la incompetencia de la Justicia Federal de Curitiba es el reconocimiento de que siempre hemos tenido razón en esta larga batalla legal", ha dicho Lula en un mensaje subido a su cuenta de Twitter.

El que fuera presidente de Brasil desde el 1 de enero de 2003 hasta el 31 de diciembre de 2010, fue condenado en primera instancia a nueve años y medio de cárcel en julio de 2017 por supuesta "corrupción pasiva". Lula se entregó en abril de 2018 y permaneció en prisión hasta el 8 de noviembre de 2019.

De acuerdo a la decisión de Fachin, responsable en el Supremo de la operación anticorrupción Lava Jato, por la cual fue procesado el expresidente, esos tres casos deberán pasar ahora a la órbita de la justicia federal en Brasilia, la cual decidirá sobre el curso de cada uno de los casos.

La decisión afecta a procesos referidos a un apartamento triplex en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo; a una casa de campo en la localidad paulistana de Atibaia, y a una investigación sobre el Instituto Lula, fundado por el exmandatario.

La decisión de Fachin deberá ser analizada en el pleno de la Corte Suprema, que tiene un total de once integrantes, y que aún no ha sido convocado para analizar el caso.

Si el pleno respalda el fallo de Fachin, que se apoya en lo que califica como "error procesal" por "falta de competencia", Lula recuperará sus derechos políticos y hasta podría volver a ser candidato presidencial en 2022.

"El lawfare contra Lula ejemplifica el nuevo modus operandi de los grandes poderes"

Las reacciones no se han esperar. El vicepresidente segundo del Gobierno español y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha escrito en Twitter: "El lawfare contra Lula para evitar que fuera candidato y abrir el camino a la ultraderecha, ejemplifica el nuevo modus operandi de los grandes poderes. Al final ha quedado en nada, pero hoy manda Bolsonaro en Brasil. Ahora a ganar Lula".

"Al fin se hizo justicia con el hermano Lula, víctima de una sañuda persecución y lawfare de la derecha con fines políticos. El Tribunal Supremo de Brasil anuló las condenas que pesaban contra él y con ello le devolvió derechos políticos. Gran alegría en la patria grande", ha apuntado Evo Morales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies