Un edificio a proteger para dar vida

El edificio del antiguo Seminario lleva cerrado, sin vida, más de 20 años, y es que fue en el 2.000 cuando el consistorio lo compró al Obispado de Huesca por 500 millones de pesetas, para cederlo posteriormente a la Universidad de Zaragoza. Se trata de un edificio de innegable valor histórico, fruto de un interesante proceso evolutivo, en el que a partir de una pequeña iglesia románica se adosan otros edificios según necesidades y posibilidades de cada momento, llegando a conformar los 9.000 metros cuadrados actuales. A finales del siglo XVI (1571) se destina el espacio ocupado por “las casas …

presupuesto
Sonia Alastruey. Foto: CHA.

El edificio del antiguo Seminario lleva cerrado, sin vida, más de 20 años, y es que fue en el 2.000 cuando el consistorio lo compró al Obispado de Huesca por 500 millones de pesetas, para cederlo posteriormente a la Universidad de Zaragoza.

Se trata de un edificio de innegable valor histórico, fruto de un interesante proceso evolutivo, en el que a partir de una pequeña iglesia románica se adosan otros edificios según necesidades y posibilidades de cada momento, llegando a conformar los 9.000 metros cuadrados actuales.

A finales del siglo XVI (1571) se destina el espacio ocupado por “las casas de Montearagón” para construir el colegio mayor/Seminario de Santa Cruz. A finales del siglo XVIII se plantea la ampliación del edificio ante dos nuevas necesidades como son el aumento de alumnos y la creación del “correccional para clérigos corruptos”, recreciendo en una planta el edificio existente. Un siglo más tarde 1887 se continúa con la ampliación al construirse un nuevo edificio adosado al inicial, se trata de un patio claustro con pórtico y sobre claustro. En 1891 se construye la actual fachada y se valla todo el recinto. Tras la Guerra Civil, en 1944 se reparan los desperfectos que ocasionó la contienda en la estructura y se eleva una última planta en los dos patios existentes. Un año más tarde se acomete la última ampliación del Seminario construyendo el cuerpo en forma de L que continúa la fachada hasta la esquina en chaflán con la calle General Alsina.

Si queremos que los 9.000 metros cuadrados de los edificios del antiguo Seminario, una vez rehabilitados, se conviertan en referencia para la ciudad, dinamizando la vida socioeconómica de nuestro casco antiguo, los usos deben de ser ambiciosos, Y la intervención respetuosa, abandonando la anunciada demolición de una tercera parte de los edificios, algunos de los más antiguos o de lo contrario estaremos ante un fracaso más de los gestores municipales de nuestra ciudad.

La Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca formada por asociaciones de vecinos, de defensa del patrimonio, historiadores, restauradores, arqueólogos, y comerciantes del casco antiguo ya propusieron en su momento que este edificio albergara el Archivo General de Aragón, un archivo que depende del Gobierno de Aragón y que, en la actualidad, se encuentra disperso por hasta cinco sedes, con hasta 50 kilómetros de estanterías, en un espacio de 8.500 metros cuadrados. Su traslado a Huesca, además de dar utilidad al Seminario serviría para descentralizar un importante servicio con sede en Zaragoza, y que desde el Gobierno de Aragón se ha cuantificado en alguna ocasión en 25 millones, cantidad más que suficiente para restaurar y adecuar el Seminario, sin que ninguna institución cogiera el guante.

Desde CHA-Uesca consideramos que hay que hacer lo posible y casi lo imposible para que estos edificios alberguen el Museo Ramón y Cajal, el Grado de Medicina y el Colegio Universitario, así como otros servicios ya planteados como la biblioteca del Instituto de Estudios Altoaragoneses, con sus casi 70.000 volúmenes, o la biblioteca del Campus de Huesca, donde albergar el archivo de los documentos más antiguos y que requieren conservación.

En el caso del Museo Ramón y Cajal, es conocida la intención del Gobierno de España de impulsar la creación de un museo que garantice la proyección y difusión de su legado, las más de 28.000 piezas que actualmente custodia el CSIC.

En cuanto al grado completo de Medicina es una demanda histórica de la ciudad, materializada en acuerdos unánimes municipales, el último del pasado 29 de septiembre, y por ello unir físicamente este grado universitario con el Museo del Nobel de Medicina ese debe de ser un objetivo primordial del Alcalde Luis Felipe.  .

Por otro lado la Universidad de Zaragoza pretende instalar en 2.500 metros del edificio, una sala de estudio y la biblioteca anteriormente mencionada, espacios que complementarían los existentes en cada una de las facultades del Campus de Huesca, a lo que habría que añadir una nueva sede para el Vicerrectorado, que actualmente se ubica en un edificio de reciente construcción, mientras la Facultad de Empresa y Gestión Pública cuenta con la mitad de su espacio en desuso, a la espera de que se lleve a cabo su acondicionamiento. Sin embargo el Colegio Mayor presenta importantes deficiencias, instalaciones obsoletas para las necesidades actuales como las que ofertan otras residencias de la Universidad de Zaragoza o de otras universidades, y su ubicación en el edificio del Seminario permitiría contar con amplias y modernas instalaciones, con una mayor oferta residencial.

En resumen, frente a la concepción que aboca a “lo viejo” a la piqueta, apostamos por términos como recuperación, rehabilitación y reforma para que el edificio del antiguo Seminario deje de ser un edificio vacío, sin vida, poniéndolo en valor al servicio de nuestro casco antiguo, la ciudad en general y sus gentes, que sirva para las necesidades de la ciudadanía y para recuperar la vida en este espacio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies