Hispania Nostra solicita al alcalde de Uesca y a la DGA “repensar el proyecto del Seminario para evitar la pérdida irreparable de un bien”

La presidenta de Hispania Nostra, Araceli Pereda, solicita al alcalde de Uesca, Luis Felipe, y a la directora general de Patrimonio de la DGA, Marisancho Menjón “repensar el proyecto del Seminario” y “escuchar a las asociaciones y vecinos” para “evitar la pérdida irreparable de un bien”. La Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca ha anunciado que denunciará el proyecto de derribo ante el secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública.

Ayuntamiento
Seminario de Uesca.

La presidenta de la Asociación Hispania Nostra, entidad que gestiona la Lista Roja del Patrimonio, a instancias de la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca se ha dirigido al alcalde de la ciudad, Luis Felipe, y a la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón, para mostrar su preocupación por el futuro del conjunto del antiguo Seminario Conciliar de Uesca, a la vista del proyecto de derribo auspiciado por el área municipal de Urbanismo.

“Todo parece apuntar a que la decisión de demoler los edificios ya está tomada -escribe Araceli Pereda al alcalde-, y que el objetivo perseguido es la transformación radical del conjunto del Seminario, sin tener en cuenta en absoluto el entorno de los BIC que forman parte del mismo, ni el lugar en que se encuentra el edificio, en el corazón del casco histórico de Uesca, junto al Palacio de los Reyes de Aragón. Y nos preguntamos ¿Una vez demolido el edificio, de qué servirán las cautelas a las que se hace referencia en la Resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural? Y si una vez demolido llegamos a la conclusión de que se trataba de paramentos medievales o del siglo XVI ¿Qué hacemos? ¿Quién sería el responsable? ¿El Ayuntamiento como impulsor del proyecto, o la Diputación General de Aragón que lo permitió? ¿O tal vez la Universidad?”.

Para Hispania Nostra “sería lamentable que, como tantas veces ha ocurrido, una decisión cuyo alcance no se ha medido suficientemente, determine la pérdida irreparable de un bien que forma parte de la historia de Aragón”, y, por tanto de la de Europa. Así las cosas, “todavía se está a tiempo de repensar el proyecto, escuchar a las asociaciones y vecinos que claman por conservar el Seminario”.

En parecidos términos se dirige Araceli Pereda a la directora general de Patrimonio, a la que recuerda, además, que los convenios internacionales suscritos por el Estado español dejan meridianamente claro que “no se puede cuartear un monumento y eliminar arbitrariamente lo que, sin base científica, se prejuzga sin valor”. Concluye la presidenta de Hispania Nostra reclamando a Marisancho Menjón que “considere la posibilidad de valorar en su justa medida beneficios e inconvenientes de un proyecto que, una vez ejecutado, supondrá la desaparición de una parte de la historia de la ciudad y que desde su autoridad competencial, evite la desaparición irreparable de un bien histórico y cultural”.

La Plataforma para la Defensa del Patrimonio del Huesca, que celebra el interés de Hispania Nostra, está dispuesta a agotar todas las estrategias para lograr la preservación integral del conjunto. El pasado 23 de marzo solicitó la intervención del Instituto Universitario de Investigación en Patrimonio y Humanidades de la Universidad de Zaragoza, que dirige la profesora Concha Lomba, instando, de acuerdo con las competencias del organismo, la elaboración de un informe pericial a fin de valorar y evaluar la importancia del monumento, así como “para poner en antecedentes al Patronato General del Estudio, haciendo de la Universidad de Zaragoza y de su Vicerrectorado del campus de Uesca, garantes de la conservación de un inmueble histórico”. La solicitud todavía no ha sido respondida, lamentan fuentes de la Plataforma que confían, no obstante, que la Universidad “manifieste abiertamente su sintonía con el patrimonio”.

También la Plataforma ha informado de la situación de derribo que amenaza a más de la tercera parte de las construcciones a la Subdirectora del Instituto del Patrimonio Cultural del Estado español, administración pública incorporada al grupo de trabajo relativo al Plan Director de la Catedral de Uesca, dada la entidad histórica y ambiental del entorno de la seo oscense, que se vería afectada por una mutilación para la que no se encuentran justificaciones ni argumentos.

Cabe apuntar, asimismo, que se va a presentar un recurso contencioso administrativo ante la desestimación de la solicitud por parte del pleno municipal de la declaración como Monumento de Interés Local para los inmuebles que conforman los dos patios históricos que se pretenden eliminar.

Finalmente, en los próximos días, los responsables de las entidades que conforman la Plataforma patrimonialista se dirigirán al secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, Víctor Francos, para informarle “de la falta de unanimidad social en torno al proyecto” para el que el Ayuntamiento ha solicitado financiación europea por importe de 14 millones de euros, “presupuesto que no ha sido justificado ni ante los órganos municipales de gestión urbanística ni mucho menos ante las asociaciones ciudadanas”.

“Sería una triste paradoja”, señalan fuentes de la Plataforma, “que con dinero público destinado a la recuperación económica a causa de la pandemia, se sufragaran obras que pretenden acabar con un patrimonio fundamental para la ciudad de Uesca. No lo podemos consentir, no vamos a estar callados. Queremos que se actúa en el Seminario, pero no a cualquier precio”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies