Trump acusa a Cuba de terrorismo mientras continúan las torturas en Guantánamo

Un informe de Amnistía Internacional documenta un catálogo de violaciones de derechos humanos cometidas contra las 40 personas recluidas en el campo. Mientras a menos de dos semanas de que concluya su mandato, el presidente de EEUU ha incluido Cuba en su lista Estados patrocinadores del terrorismo.

terrorismo
Guantánamo. Foto: Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional ha publicado un informe donde pone de relieve violaciones de derechos humanos pasadas y presentes en el centro de detención de Guantánamo, cuando se entra en el vigésimo año de las detenciones allí y un nuevo presidente se dispone a entrar en la Casa Blanca.

“No trata sólo de las 40 personas que aún están recluidas en Guantánamo, sino también de los crímenes de derecho internacional cometidos en estos 19 años y la permanente ausencia de rendición de cuentas por tales crímenes. Tiene que ver también con el futuro, ya que este año se cumple el 20 aniversario de los atentados del 11-S y la lucha por una justicia duradera”, ha dicho Daphne Eviatar, directora del Programa de Seguridad con Derechos Humanos de Amnistía Internacional Estados Unidos.

El informe documenta un catálogo de violaciones de derechos humanos cometidas contra las personas recluidas en el campo, donde las víctimas de tortura permanecen recluidas indefinidamente sin asistencia médica adecuada y sin un juicio con las debidas garantías.

Los traslados desde sus instalaciones se han paralizado, e incluso personas cuya liberación había sido autorizada han continuado encarceladas durante años. Las detenciones de Guantánamo surgieron de la decisión de enmarcar la respuesta estadounidense a los atentados del 11-S en una “guerra global contra el terror”, eludiendo protecciones de derechos humanos en la búsqueda de información.

Se cometieron crímenes de derecho internacional como tortura y desaparición forzada contra personas que fueron deliberadamente recluidas al margen del escrutinio judicial en Guantánamo o en centros secretos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en otros países.

En su informe, Amnistía Internacional insta a abordar este asunto con renovada urgencia y un genuino compromiso con la verdad, la rendición de cuentas y la reparación, así como el reconocimiento de que no debe permitirse que continúen las detenciones indefinidas en Guantánamo.

“Son detenciones que durante años han estado indiscutiblemente ligadas a conductas ilegales del gobierno en múltiples niveles: traslados secretos, interrogatorios en régimen de incomunicación, alimentación forzosa en los casos de huelga de hambre, desaparición forzada y ausencia total del debido proceso”, ha dicho Daphne Eviatar.

En su intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2009, el entonces vicepresidente y actual presidente electo, Joe Biden, declaró: “Haremos respetar los derechos de las personas a las que llevemos ante la justicia. Y cerraremos el centro de detención de Guantánamo”, y recalcó que “los tratados y las organizaciones internacionales que establecemos han de ser creíbles y eficaces”. Ahora que se dispone a ocupar el cargo de presidente, una docena de años después, tiene la oportunidad de cumplir con su palabra. “Debería aprovecharla”, señalan desde la organización internacional.

EEUU acusa a Cuba de terrorismo

Al mismo tiempo de la publicación de este informe en el que confirma el terrorismo de EEUU, es decir, la creación de un clima de terror para intimidar al enemigo, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, denuncia la inclusión de la isla en la lista estadounidense de “Estados patrocinadores del terrorismo”.

El presidente saliente de Estado Unidos, Donald Trump, aprovechaba sus últimos días en la Casa Blanca para actualizar esta lista y su secretario de Estado, Mike Pompeo, señalaba que con la medida se busca que Cuba ponga fin a su "apoyo al terrorismo internacional y la subversión de la justicia estadounidense".

El Ministerio de Relaciones Exteriores cubano denunciaba que era precisamente Cuba, el país que ha sido víctima del terrorismo estadounidense: "Cuba es un estado víctima del terrorismo y nuestra población lo ha sufrido en carne propia, al precio de 3.478 víctimas mortales y 2.099 personas con discapacidad, por actos cometidos por el gobierno de los Estados Unidos o perpetrados y patrocinados desde territorio de ese país con la tolerancia de las autoridades oficiales".

Cuba había sido retirada de la lista de países patrocinadores del terrorismo en 2015, durante el segundo mandato del presidente demócrata Barack Obama (2009-2017).

La decisión del Gobierno de EE.UU., tomada a nueve días de que concluya la gestión de Donald Trump, procura dañar de manera significativa la economía cubana, perjudicada ya por las restricciones de viajes y el envío de remesas, la persecución a países que envían petróleo a Cuba, el hostigamiento a entidades que comercian con la Isla y otras acciones que forman parte del bloqueo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies