“Tenemos derecho a decidir dónde, cómo y con quién vivir”

En el Estado español hay 32.000 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que viven en instituciones. Más de la mitad de ellas tiene grandes necesidades de apoyo y la mayoría vive alejada de la comunidad, con escasas oportunidades de tomar decisiones y establecer relaciones significativas.

Plena inclusión presenta su proyecto 'Mi Casa: una vida en comunidad', dentro de la jornada 'Construyendo un nuevo país: los fondos europeos al servicio de la innovación social', organizada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030
Plena inclusión presenta su proyecto 'Mi Casa: una vida en comunidad', dentro de la jornada 'Construyendo un nuevo país: los fondos europeos al servicio de la innovación social', organizada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030

Uno de los mensajes lanzados este miércoles por Manuel Reyes ha sido precisamente este: “Tenemos derecho a decidir dónde, cómo y con quién vivir”. Manuel es una persona con discapacidad intelectual que ha intervenido como portavoz de Plena inclusión en el acto ‘Construyendo un nuevo país: los fondos europeos al servicio de la innovación social’, organizado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 en Madrid.

Manuel es una de las 32.000 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo que actualmente viven institucionalizadas en el Estado español. Él se ha encargado de explicar el proyecto ‘Mi Casa: una vida en comunidad’, impulsado por Plena inclusión en el Estado español, organización que representa a 950 entidades de discapacidad intelectual, autismo y parálisis cerebral en todo el territorio.

‘Mi Casa, una vida en comunidad’ es un proyecto de innovación social impulsado por Plena inclusión, junto a siete de sus federaciones territoriales –entre ellas, Plena inclusión Aragón- y 32 entidades locales –incluidas las aragonesas Kairós, Fundación Cedes, Valentia y Atadi-, con el fin de promover el tránsito de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo institucionalizadas hacia viviendas y actividades en el territorio, especialmente de aquellas que necesitan más apoyos.

En los próximos dos años, de modo experimental, pondrá en marcha un total de 66 viviendas integradas en Aragón, en las que 284 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo tendrán la oportunidad de vivir en 33 pueblos y barrios de estos siete territorios (además de Aragón, Catalunya, Extremadura, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Región de Murcia y Canarias).

El proyecto en Aragón

En el caso de Aragón, serán 26 las personas que, en octubre, se mudarán desde sus residencias a viviendas ordinarias, ubicadas en Monzón, Balbastro, Andorra, Teruel y Zaragoza. Además, 30 personas usuarias de centros y servicios diurnos desarrollarán sus planes de vida en comunidad.

Este proyecto en territorio aragonés tiene como fin el investigar si el nuevo modelo impacta de forma positiva en la calidad de vida de las personas usuarias, y su viabilidad económica, con el fin de transformar la normativa y los catálogos de servicios sociales.

Si la experiencia piloto es positiva, el Ejecutivo aragonés se ha mostrado favorable a continuar trabajando en esta línea, más allá del fin del proyecto. De hecho, ha adquirido el compromiso de seguir manteniendo las viviendas de las 26 personas participantes a partir del año 2024, sufragando por esta vía las plazas residenciales que les corresponden.

Un nuevo modelo de cuidados

Junto a Manuel ha intervenido en el acto celebrado este miércoles en Madrid Carmen Laucirica, la nueva presidenta de Plena inclusión en el Estado español, que ha explicado cómo estas personas institucionalizadas y con más necesidades de apoyo, en su gran mayoría, tienen poca o ninguna oportunidad de hacer amistades y escasas posibilidades de mantener relaciones con sus familiares, o de participar al menos activamente en su comunidad.

Por ello, con este proyecto, Plena inclusión pretende proponer un nuevo modelo de gestión de los cuidados de larga duración, a través de la investigación, la experimentación y la innovación. Un modelo que promueva la transición hacia la vida en comunidad para estas personas, acompañándola de estrategias de desarrollo comunitario que hagan los pueblos y barrios más inclusivos, y sea capaz además de prevenir los procesos de institucionalización.

El proyecto ‘Mi Casa, una vida en comunidad’ forma parte de la estrategia #GanamosEnComunidad, acordada recientemente en el Congreso Estatal de Plena inclusión celebrado en València, y cuenta con el apoyo de los Fondos Europeos de Recuperación NextGenerationEU, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia aplicado por el Gobierno.

En el acto –que ha estado presidido por la Ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, que ha acudido junto a Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales, y Jesús Martín Blanco, director general de Discapacidad-, también han intervenido representantes de una veintena de proyectos en los que participan más de cien organizaciones pioneras en procesos de transformación social, en el ámbito de los cuidados y apoyos a personas mayores, personas con discapacidad, personas en situación de sinhogarismo, infancia y juventud y modelos de cuidados comunitarios en el ámbito rural. Estos proyectos tienen como objetivo que las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social puedan elegir y desarrollar su proyecto de vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies