Solicitan reducir las trabas burocráticas para la celebración de eventos y fiestas populares

Izquierda Unida ha presentado una PNL para modificar los reglamentos del desarrollo de la Ley de Espectáculos Públicos de Aragón “ante los problemas que hacen inviable la organización de eventos populares por entidades no profesionales”, y Zaragoza en Común pide al gobierno municipal PP-Cs “que constituya un grupo de trabajo con técnicos municipales y entidades sociales para buscar soluciones”.

censura
Hoguera de la Madalena -Zaragoza-. Foto: Pablo Ibáñez

Izquierda Unida Aragón y Zaragoza en Común reivindican la eliminación de las trabas burocráticas que impiden a entidades sociales y no profesionales la celebración de eventos y fiestas populares. El portavoz de IU en las Cortz d’Aragón, Álvaro Sanz, y la concejala de ZeC en el Ayuntamiento de Zaragoza, Luisa Broto, han comparecido en la sala de prensa de las Cortes para explicar la situación y las iniciativas que se van a presentar en ambas instituciones “con el objetivo evitar que la normativa existente y la forma en la que se está aplicando continúe haciendo inviable la organización de eventos populares, algunos de los cuales llevan décadas organizándose”.

Álvaro Sanz reclamará el próximo jueves en el Pleno de las Cortes de Aragón que la Diputación General de Aragón -Gobierno de Aragón- incluya en el catálogo las fiestas populares y las actividades recreativas que llevan a cabo entidades no profesionales y que utilizan la barra como medio de autogestión, y a constituir un foro conformado por colectivos no profesionales que realizan actividades recreativas de carácter ocasional y extraordinario para consensuar junto al ejecutivo aragonés requisitos y condiciones que permitan desarrollar las actividades a la vez que se garantizan unas condiciones mínimas de seguridad. En un tercer punto de la proposición no de ley, Sanz pedirá que se incluya en la normativa las conclusiones de dicho foro en un plazo no superior a un año.

Para el diputado de IU, es un hecho “objetivo que las entidades sociales están teniendo cada vez mayores problemas para organizar fiestas y eventos populares. Es cierto que este tipo de actividades necesita una regulación para que ésta se haga con garantías pero dicha regulación debe posibilitar que se lleve a cabo y no suponer infinidad de obstáculos que al final la hagan tan dificultosa que lo eliminen”, ha señalado durante su intervención.

En nuestro país esta responsabilidad recae en el Gobierno de Aragón que ha desarrollado diferentes reglamentos para adecuarse a la normativa “paraguas” que es una directiva europea del 2004 que fija unos requisitos y, al mismo tiempo, contiene en su espíritu la idea de la necesidad de flexibilidad para poder encajar las realidades de los territorios y sus costumbres.

Por su parte, Luisa Broto ha recordado los problemas que muchas entidades se están encontrando para celebrar sus eventos y fiestas en la capital aragonesa y, por ello, su grupo municipal, Zaragoza en Común, ha pedido al gobierno PP-Cs que constituya un grupo de trabajo con técnicos municipales y entidades sociales para buscar soluciones.

La concejala y presidenta de la Junta de Distrito de Torrero ha puesto como ejemplo la Cincomarzada. Desde hace 40 años la FABZ organiza esta fiesta popular que precisamente se caracteriza porque las peñas y los colectivos sociales de la ciudad montan puestos para vender comida. Sin embargo, Broto ha explicado que este año el Ayuntamiento ya no ha permitido a los colectivos y peñas vender comida e incluso ha impuesto multas por ello. “Ya sólo se permite que sean empresas de hostelería quienes vendan la bebida y comida, eliminando así la posibilidad de autofinanciación de los colectivos pero, sobre todo, quitándole buena parte de su componente popular”, ha lamentado.

Pero este problema no se limita a la Cincomarzada, también la Bajada del Canal o las hogueras de San Juan están teniendo cada vez más problemas burocráticos para poderse celebrar. En general, cualquier evento social tiene que superar un “vía crucis burocrático” sin saber siquiera si al final del mismo tendrá una autorización o una denegación. Teniendo en cuenta que muchos de estos eventos son organizados por personas que colaboran de manera voluntaria, que no son profesionales, “todas estas trabas están teniendo el efecto de disminuir la actividad social autoorganizada de la ciudad e incluso para muchos colectivos no merece la pena el esfuerzo o simplemente es inviable asumir todos los requerimientos que impone el Ayuntamiento”, ha advertido Broto.

En su opinión, este problema “no es irresoluble” y considera que la actitud del consistorio es “muy importante”. Cabe recordar que en la pasada legislatura, gobernando Zaragoza en Común, surgió el problema de los castillos hinchables que, por normativa, exigían unas revisiones que hasta entonces no se realizaban por parte del Ayuntamiento. El Ayuntamiento podía haber resuelto el problema no autorizando la instalación de castillos hinchables pero en su lugar se contrató un ingeniero que inspeccionara los hinchables, de manera que muchas asociaciones y feriantes pudieron seguir utilizando esta atracción de ocio infantil.

Por ello, en ZeC creen que también en este caso el Ayuntamiento debería tener una actitud “diferente”, “mucho más empática” con las entidades sociales y tratar en lo posible de hacer una aplicación de la normativa que favorezca la celebración de fiestas y eventos populares y sociales. Para ello, Zaragoza en Común propone que se constituya un grupo de trabajo entre técnicos municipales y entidades sociales para analizar la manera en la que poder tramitar las solicitudes de una manera ágil y sencilla, facilitando en la medida de lo posible que se sigan organizando fiestas populares y sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies