Sanidad aconseja esperar cinco meses para vacunarse con la tercera dosis a las personas que se hayan contagiado de COVID

La persona contagiada ahora mismo solo tiene que esperar cuatro semanas para ponerse la dosis de refuerzo contra el COVID-19, sin embargo, Sanidad recomienda retrasarlo cinco meses para aprovechar los anticuerpos y darle mayor utilidad a las vacunas

Campaña de vacunación en Aragón. Foto: DGA

La Comisión de Salud Pública ha hecho una nueva recomendación este martes, 25 de enero. Aconseja que las personas que hayan pasado la enfermedad del COVID-19 esperen cinco meses antes de ponerse la tercera dosis, cuando la inmunidad baje. Es sólo una recomendación, puesto que se podrá seguir recibiendo esta dosis de refuerzo como hasta ahora, es decir, a partir de la cuarta semana desde el contagio, porque "en ningún caso vacunarse antes o después implica riesgos para la salud", afirma Sanidad.

La razón de este cambio de criterio, argumentada por Sanidad, se basa en hacer más útil el pinchazo de la tercera dosis, la de refuerzo, porque tras el contagio el cuerpo humano ya ha generado una respuesta inmunitaria, y el objetivo es aprovechar los anticuerpos y darle mayor utilidad a las vacunas.

También se ha recomendado desde Sanidad que los niños, niñes y niñas de 5 a 11 años que se hayan contagiado y no se hayan vacunado reciban una sola dosis. En el caso de que ya se hayan vacunado con anterioridad, la recomendación es poner la segunda dosis a las ocho semanas de diagnóstico, según informa el Ministerio de Sanidad.

Así lo han acordado la dirección general de Sanidad y los territorios en una reunión en la que se ha decidido que el intervalo entre la infección y la tercera dosis en personas adultas sea de un mínimo de cuatro semanas, en la línea de lo establecido a principios de año. Aunque desde ahora "se recomienda su administración a los cinco meses tras el diagnóstico de la infección" siempre que hayan pasado seis meses desde la última dosis o tres meses en el caso de AstraZeneca o Janssen.

Esta nueva recomendación llega después de que la Comisión de Salud Pública fijara en cuatro semanas el intervalo entre la segunda dosis y el pinchazo de recuerdo, un plazo que ha sido ampliamente criticado por personas expertas, especialmente inmunólogas, por considerarlo un "absurdo inmunológico" tras un contagio tan reciente.

Según Sanidad, "la evidencia muestra que el hecho de poder infectarse de la enfermedad tras tener la pauta completa de primovacunación hace que la respuesta inmune sea más potente y amplia en términos de neutralizar otras variantes del virus, en comparación con la respuesta inmune observada en personas que solo padecieron infección o que solo recibieron dos dosis".

Respecto a ómicrom, las infecciones "aumentan la respuesta de células de memoria a antígenos víricos" diferentes a la proteína S en comparación con las infecciones tras la vacunación causadas por la variante delta, lo que implica, añade Sanidad, una ampliación de la inmunidad.

Es por eso que el pinchazo de recuerdo de las personas adultas que recibieron la pauta completa y que luego pasan la infección sintomática o asintomática, el intervalo que debe transcurrir entre la segunda y la tercera dosis debe ser de un mínimo de cuatro semanas, aunque lo aconsejable es que lo hagan a los cinco meses.

En Aragón, ya están abiertas las citas para la dosis de refuerzo para toda la población mayor de 18 años. También para la vacunación pediátrica de 5 a 11 años.


📌 Especial COVID-19 en AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies