Mundo

Sánchez a Rajoy: «Usted no puede seguir siendo presidente tras la sentencia de la Gürtel»

En tono displicente y soberbio un Rajoy acorralado, basa su defensa en negar la realidad, "el PP no ha sido condenado por corrupción" y descalificar burdamente a Pedro Sánchez. Por su parte, el candidato del PSOE, ha afirmado que respetarán los presupuestos y hace un guiño al PNV y a los partidos catalanes
| 31 mayo, 2018 15.05
Sánchez a Rajoy: «Usted no puede seguir siendo presidente tras la sentencia de la Gürtel»
Foto: @congreso_es

Foto: @congreso_es

Con cinco minutos de retraso sobre la hora prevista de comienzo llegaba el presidente del Gobierno español al hemiciclo para afrontar la dura sesión matinal a la que tenía que hacer frente. Caras largas y de notable preocupación entre la bancada popular que se transformaban en un aplauso unánime cuando el co-protagonista principal -el otro era Pedro Sánchez- hacía su entrada en la Cámara Baja.

Instantes después, llegaba el turno para el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien tomaba la palabra para defender en nombre todos los diputados y diputadas socialistas la moción de censura contra Mariano Rajoy presentada por Pedro Sánchez.

Una intervención de alrededor de 50 minutos en la que el portavoz socialista ha tratado de convencer al resto de la Cámara de la obligación de desalojar de la presidencia del Gobierno español al que, hasta ahora, es el inquilino de la Moncloa. Para ello no ha tenido que esforzarse mucho.

La reciente sentencia del caso Gürtel, donde ha quedado constancia de la existencia de la caja ‘B’ del Partido Popular, la financiación irregular en diferentes campañas municipales y territoriales, y la acusación, al propio Partido Popular, de haber sido partícipe a título lucrativo de la trama Gürtel, le han facilitado mucho la tarea al portavoz socialista.

La corrupción, y no otro hecho, le han servido a Ábalos para demandar al resto de diputados y diputadas del hemiciclo el apoyo a la moción de censura contra Mariano Rajoy. «Una vez conocida la sentencia del caso Gürtel ya no hay suposiciones sino certezas», espetaba el portavoz socialista nada más comenzar su intervención. «Se les ha condenado civilmente y no penalmente simplemente por la fecha en que se cometieron estos hechos», añadía Ábalos.

A continuación, la labor del socialista se ha basado en apelar a “la vigencia de la democracia” como argumento fundamental para reclamar responsabilidad al resto de partidos de la oposición, y superar así la crisis institucional abierta en estos momentos en el Estado español.

Rajoy se defiende de las acusaciones de corrupción atacando al PSOE

Tras la intervención del secretario de Organización del PSOE llegaba el turno para Mariano Rajoy, quien con gesto inmutable se dirigía a la bancada socialista para insistir en la inocencia del Partido Popular en la sentencia dictada por la trama Gürtel. “No existe una línea -en la sentencia- donde figure una condena al Gobierno de España ni a ningún miembro del Gobierno, tampoco a ninguna de los actuales militantes del PP», afirmaba con rotundidad el hasta ahora presidente del Gobierno español. “Ninguna responsabilidad penal”, añadía.

Poco a poco, y con una actitud ciertamente más correosa, Rajoy ha ido poniendo en marcha su estrategia de defensa, y esta no era otra que atacar al PSOE por sus casos de corrupción en Andalucía y calificando a Sánchez de “enemigo del Estado”. «Señor Ábalos, ¿puede usted presumir de incorruptos?, ¿cuando salga la sentencia de los ERE –de Andalucía- se van a poner una moción a sí mismos?», subrayaba el popular.

“Corrupción la hay en todas partes. No conoce de barrios, ni de partidos ni de doctrinas», argumentaba Rajoy. Olvidándose, o quizá no, que dicha información es cierta, pero que en el Partido Popular la cifra de personas investigadas por el delito de corrupción y que han pasado por los juzgados, supera las 800. Todo ello sin contar los últimos casos aparecidos hasta la fecha y que amplían dicha cifra.

Acusaba también Rajoy al grupo socialista de querer aspirar a gobernar sin haber pasado por las urnas. «El señor Sánchez quiere ser presidente del Gobierno y además le urge. Y la mejor forma es esta forma. Sabe que nunca va a ganar en las urnas y eso lo sabe todo el mundo, hasta los chiquillos del señor Ábalos», aseveraba. Para a continuación reprochar a los y las socialistas de no importarles ni la prima de riesgo, ni la estabilidad económica y del Estado español, «lo único relevante es llegar, como sea, con quien sea y de la manera que sea», indicaba.

«Dimita señor Rajoy, dimita y esta moción de censura habrá terminado hoy, aquí y ahora»

De esta forma se dirigía Pedro Sánchez a Mariano Rajoy instantes después de acceder al atril. El socialista, con un tono relajado y seguro de si mismo, volvía a recoger el guante de José Luis Ábalos y tomaba la sentencia de la Gürtel como instrumento para atacar al actual presidente del Gobierno utilizando como base la corrupción del Partido Popular.

«Usted ya forma parte de un tiempo pasado de un país que está a punto de pasar página», apuntaba el líder del PSOE, y de nuevo, al igual que anteriormente su secretario de Organización, apelaba a la responsabilidad del resto de partidos de la Cámara Baja para apoyar la moción de censura.

Y no solo para ello, Sánchez también se ha comprometido a la derogación de la Ley Mordaza; al mantenimiento de los Presupuestos Generales del Estado acordados por PP, Ciudadanos y PNV –en un claro guiño a éste último partido-; a normalizar las relaciones con Catalunya e iniciar un diálogo con el president Quim Torra; a no permitir más retrocesos en el sistema público de pensiones; y a recuperar la sanidad universal, entre otras medidas a aplicar.

Sánchez también ha expresado su esperanza de poner fin al tiempo de Mariano Rajoy, encabezar un gobierno «socialista, paritario y europeísta» y abrir una nueva etapa “basada en el acuerdo”. Con ese fin, consensuará una hoja de ruta «con los grupos parlamentarios mayoritarios» para, por este orden, «recuperar la estabilidad y la normalidad democrática, atender a las urgencias que tenga el país y convocar elecciones generales».

Sesión de tarde

Una vez concluido el receso llevado a cabo tras las intervenciones –con réplicas y contrarréplicas incluidas- de José Luis Ábalos, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, concretamente a las 15.00 horas, tomarán la palabra los y las diferentes portavoces de los distintos grupos parlamentarios, que lo harán de menor a mayor y que comenzará con el Grupo Mixto, al que seguirá el PNV, ERC, Ciudadanos, Unidos Podemos, PSOE y PP.

Cada uno de los grupos contará con una intervención inicial de 30 minutos y de 10 minutos de réplica, dando por hecho que el aspirante –Pedro Sánchez- les irá contestando uno por uno.

31 mayo, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR