Deportes

Renovación calculada de un bloque sólido, apuesta de Basket Zaragoza ante tantos retos

Ya queda menos para una nueva temporada de basket, con permiso del Mundial, que se presenta más apasionante que nunca para la afición aragonesa. El desafío de Basket Zaragoza es fenomenal: mantener las buenísimas sensaciones de la pasada campaña, tratar de llegar lo más lejos posible en una Liga siempre complicada y competir otra vez en Europa esta vez en la Champions League, menos conocida que otras competiciones por estas tierras pero en todo caso apetecible, incluido el anunciado duelo contra el PAOK.
| 7 agosto, 2019 10.08
Renovación calculada de un bloque sólido, apuesta de Basket Zaragoza ante tantos retos
Foto: @BasketZaragoza

Después de eliminar a Baskonia en los cuartos de final tras dos partidos donde los aragoneses fueron superiores en todos los aspectos; cuando eso sucedió tras clasificarte sexto, muy por encima de las posibilidades económicas del club y delante de otras plantillas llamadas a marcar distancias; y casi acostumbrados a finales de infarto bien gestionados y culminados por jugadores como Stan Okoye -que no continúa-, Carlos Alocén o Renaldas Seibutis -estos sí-… Cuando se viene de todo aquello, las expectativas han crecido y mucho, inevitablemente, en este inicio de curso.

Propios y extraños confiamos en este equipo y en su entrenador, Porfirio Fisac, artífice del éxito del curso pasado, y esa exigencia de hacer buen baloncesto y mirar alto quizá sea el principal reto del Basket Zaragoza, ahora llamado comercialmente Casademont, para la temporada 2019-20. Después de ser el equipo revelación ahora habrá muchas miradas puestas encima de los rojillos desde el primer día.

La plantilla no es la misma, pero conserva a 7 de sus 12 hombres del año pasado -uno de ellos, Carlos Alocén, en esta ocasión como jugador cedido por el Madrid- además de a su entrenador, Fisac, algo que en este caso no ocurría en las últimas cinco campañas. De hecho, esta va a ser la temporada de mayor continuidad tanto en el banquillo como en número de jugadores (Carlos Alocén, Renaldas Seibutis, Jonatan Barreiro, Vit Krejci, Nemanja Radovic, Javier Justiz y Fran Vázquez). No ocurría algo parecido desde la 2015-16 (en aquella ocasión fueron seis los jugadores que siguieron en Zaragoza). Mantener al entrenador y su cuerpo técnico y a más del 50% de la plantilla tiene un mérito considerable en unos tiempos tan líquidos y neoliberales y eleva la moral de los nostálgicos de los ochenta y noventa, cuando aquello era mucho más habitual.

Hay cambios, en todo caso. Empezando por la base, donde regresa a casa -al fin- el zaragozano Rodrigo San Miguel. Este momento había sido reclamado por muchos y ha llegado. Vamos a ver a dos aragoneses dirigir este equipo: San Miguel y el apabullante Carlos Alocén en su último año de rojo, y ojalá tenga minutos también el jovencísimo y campeón sub18 Javi García. San Miguel aportará puntos, una experiencia descomunal y, esperemos, toneladas de buen baloncesto a buen seguro que más regular y ordenado que McCalebb.

Las alas acumulan mayor incertidumbre, aunque algunos pensamos que hemos salido ganando con los cambios. Se han ido Stan Okoye, inolvidable por su genialidad en tantos momentos y finales de partido; Berhanemeskel y Nacho Martín. Y llegan DJ Seeley, contrastado escolta y hacedor de puntos con experiencia ACB y europea; el argentino Nico Brussino, que puede tener en Zaragoza el trampolín definitivo para despuntar como el gran alero que se le supone tras su doble aventura canaria; y el alemán Robin Benzing como versátil alero alto que también puede aportar en el ‘4’, que ya jugó a orillas del Ebro hace tres años y demostró su solvencia. Puede que hayamos perdido algo en espectacularidad y caos organizado, pero a buen seguro que hay más puntos, estrategia y orden en estos hombres acompañando a Seibutis, Barreiro y el joven Krejci.

Y dentro de la botella queda destacar la llegada del pívot islandés Tryggvi Hlinason, seguramente la mayor incógnita del equipo por su juventud, si bien acumula referencias positivas y muchos centímetros para ayudar Justiz y al veterano Fran Vázquez.

La fórmula parece fiable: especialistas contrastados en la mayoría de casos para completar los cimientos de un bloque que funcionó a las mil maravillas el año pasado, y todo ello bajo la batuta del mismo, Fisac, a quien nunca estaremos bastante agradecidos por levantar el pabellón como lo hizo. Estas semanas son cruciales para hacer equipo y piernas. En breve podremos verles en acción.

Precisamente este miércoles la ACB ha hecho público el calendario de la temporada 2019-2020. Basket Zaragoza arrancará a domicilio en Gran Canaria el 24-27 septiembre.

7 agosto, 2019

Autor/Autora

Periodista y licenciado en Historia. @jocasas78


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR