Puyalón denuncia que la nueva reforma laboral “es un engaño mayúsculo”

Desde Puyalón de Cuchas se posicionan ante la votación en el Congreso español de la iniciativa de reforma laboral, que “deroga muy parcialmente” las emprendidas por Zapatero en 2010 y Rajoy en 2012

reforma
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Foto: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa.

La propuesta de modificación de la Reforma Laboral es, para Puyalón “una farsa en toda regla, pactada con los agentes económicos del régimen y que no responde a los intereses y condiciones materiales de las mayorías populares del Estado español”.

Así la ha valorado la organización que ha denunciado a su vez el “carnaval de apoyos y rechazos”. Entre sus argumentos para posicionarse en contra se encuentra que “se mantiene la estatalización de los convenios colectivos, por lo que los convenios sectoriales siguen dependiendo del ámbito estatal”.

“No derogar el marco estatal de negociación significa pasivizar las luchas, además de vulnerar lo acordado en los marcos nacionales-autonómicos, como es el caso del aragonés”, y añaden, “no debemos renunciar al Marco Aragonés de Relaciones Laborales -lo que pasa en Aragón, se decide en Aragón”.

Además, denuncian que en materia de despidos no hay cambios sustanciales en esta nueva reforma. No se recuperan las indemnizaciones de 45 días por año trabajado: “Lo que es grave, por la desprotección hacia la clase trabajadora”.

Igual que los aspectos relacionados con la flexibilización, apuntan, “que siguen dejando a las empresas en una posición ventajosa a la hora de vulnerar los convenios pactados. O el cercenamiento de derechos del personal laboral vinculado a la administración pública, ya que se permite una práctica similar a la de la empresa privada”.

Para el Secretario General, Chabier Mallor, “es una reforma ajustada a las directrices de Bruselas, no tiene más recorrido que responder a unas ayudas económicas que solo repercutirán en las grandes empresas”. De la misma forma declara que “se trata de un engaño mayúsculo de este supuesto gobierno progresista, lo que confirma que el único cambio real posible es el del régimen del 78”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies