Puyalón considera "sonrojante" que otras "comunidades" pidan exhumaciones en Aragón

El Ayuntamiento de Galdakao y la sociedad de ciencias Aranzadi han pedido al Ayuntamiento de Chaca la exhumación de una de las fosas comunes de esta localidad. Para Puyalón, "esta es una muestra más del trabajo que queda por hacer en Aragón respecto a la dignificación de las personas que fueron represaliadas tras el golpe de estado de 1936".

Casquillo de bala encontrado en una fosa en el cementerio de Uesca. Foto: Pablo Ibáñez

Puyalón ve con "preocupación, aunque con optimismo", el anuncio esta semana del Ayuntamiento de Galdakao, junto la sociedad de ciencias Aranzadi, especializada en exhumaciones de la guerra de 1936 de la mano del investigador y antropólogo Paco Etxebarria, de la petición al Ayuntamiento de Chaca de la exhumación de una de sus fosas comunes.

"Al parecer hay constancia de que uno de sus vecinos, Pedro Asua Zubiaur, miliciano del batallón Zabalbide durante la Guerra Civil, fue detenido, condenado a muerte y fusilado el 7 de febrero de 1938 en Chaca", explica la formación soberanista aragonesa en una nota de prensa.

Sus familiares han investigado lo hechos y se han encargado de mantener vivo su legado y quieren traer de vuelta a Galdakao su cuerpo. Para ello han presentado una instancia en el Ayuntamiento de Chaca y han solicitado que se lleven a cabo los trámites de localización y exhumación, "ya que se conoce la ubicación exacta".

Para Puyalón, "esta es una muestra más del trabajo que queda por hacer en Aragón respecto a la dignificación de las personas que fueron represaliadas tras el golpe de estado de 1936".

"Seguimos preguntándonos por qué ayuntamientos como el de Chaca, así como otros cientos en todo el territorio aragonés, a sabiendas de que sus términos municipales, cementerios, tapias y cunetas guardan fosas comunes sin exhumar, siguen sin iniciar los trámites para su excavación", denuncian.

"Historias como la de Padro Asua, o la de la Asociación Simién en Luesia que no puede ni colocar una placa memorialista en su pueblo, son el día a día de los represaliados por la golpe de estado del 36 en Aragón", añaden en la nota.

Puyalón considera "imprescindible" que una "verdadera" Ley de la Memoria Democrática "sea definitivamente aprobada en el Congreso, que se doten de recursos económicos para las exhumaciones y se inicien todos trámites para éstas desde los ayuntamientos aragoneses, sin distinción de su signo político".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies