Primera sentencia en Aragón que reconoce el derecho a ampliar el permiso de maternidad de dos familias monomarentales

Este pasado 27 de octubre el TSJA ha fallado a favor de dos demandas de madres monomarentales reconociendo su derecho a ampliar su derecho de maternidad por ser madres monomarentales. Las familias monoparentales disfrutan de 16 semanas mientras que las biparentales tienen 16 semanas cada progenitor.

Educación Teruel familias
Palacio Luna, sede del Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Foto: Servandogotor.

Ante la negativa del Departamento de Educación a acabar con la discriminación que sufren las familias monoparentales, CGT enseñanza presentó dos demandas solicitando la ampliación del permiso de maternidad de dos profesoras afectadas por esta discriminación.

La razón de esta demanda fue que los bebés de dichas familias solo pueden acceder al tiempo de cuidados establecido por la ley para la madre, mientras que los y las menores que forman parte de núcleos familiares biparentales pueden acceder, además, al permiso que la ley establece para el otro progenitor (permiso de paternidad).

En este sentido las familias monoparentales disfrutan de 16 semanas mientras que las biparentales tienen 16 semanas cada progenitor. Aunque seis son obligatorias tras el parto para ambas partes en la práctica el cuidado del bebé en casa o por figuras de apego durante más tiempo.

El TSJA ha dictado sentencia en la que reconoce el derecho de las dos madres a disfrutar del permiso paternidad. “Se reconoce como situación jurídica individualizada el derecho de la recurrente, como integrante de familia monoparental, a la ampliación de su permiso por nacimiento de hija por el tiempo correspondiente”.

El TSJA ha argumentado la sentencia basándose en el interés superior del menor: “el derecho de igualdad y la primacía del interés y protección de los hijos menores consagrado en nuestra CE y en las normas internacionales citadas, impide que la atención, cuidado y desarrollo del menor de la familia monoparental sufra una merma respecto a aquellos otros menores de familias biparentales que van a recibir un distinto periodo de cuidado y atención directos de sus progenitores, siendo rechazable la discriminación del menor por su propia condición o por el estado civil o situación de su progenitor”.

CGT lamenta profundamente que las familias monoparentales tengan que padecer “un vía crucis judicial” para que se reconozcan sus derechos. La situación es triplemente grave porque a las dificultades normales que tiene atender a un bebé por un solo progenitor, se suma tener que realizar un sinfín de trámites burocráticos y judiciales, para que su hijo pueda tener el mismo derecho que cualquier niño o niñas de una familia biparental. A este problema se suman tanto el consiguiente coste económico derivado de tener que contratar abogados, como que el disfrute del permiso por nacimiento del segundo progenitor (permiso paternidad) se podrá realizar pasados varios años, cuando lo razonable es que se disfrute cuando es un bebé.

CGT confía en que el Departamento de Educación “cumplirá la sentencia a la mayor brevedad, y a partir de ahora mostrará empatía hacia las familias monoparentales dejando de discriminarlas y por tanto les reconozca de oficio, el derecho que les pertenece”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies