#economíapersonas  #economíasolidaria  #vocesporelcambio  Economía  Entrevistas  Portada

Peru Sasia (Fiare): “Estamos empezando a ofrecer cuentas corrientes, tarjetas de crédito y operativa por internet”

El Congreso de Economía Social y Solidaria, celebrado en Zaragoza a finales de noviembre, atrajo a más de 600 personas vinculadas a este tipo de prácticas económicas que ponen “a las personas y el medioambiente en el centro de la actividad económica”. De las más de 100 ponentes del evento, muchas fueron personas que llevan décadas impulsando alternativas en favor de la justicia social. Ése es el perfil de nuestro entrevistado, Peru Sasia de Fiare Banca Ética.
| 19 diciembre, 2014 07.12
Peru Sasia, director de Fiare Banca Ética

Peru Sasia, de Fiare Banca Ética, durante el Congreso ESyS.

El Congreso de Economía Social y Solidaria, celebrado en Zaragoza a finales de noviembre, atrajo a más de 600 personas vinculadas a este tipo de prácticas económicas que ponen “a las personas  y el medioambiente en el centro de la actividad económica”. De las más de 100 ponentes del evento, muchas fueron personas que llevan décadas impulsando alternativas en favor de la justicia social. Ése es el perfil de nuestro entrevistado, Peru Sasia de Fiare Banca Ética.

¿En qué momento se encuentra la Economía Social y Solidaria (ESyS)?

La Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS), uno de los principales agentes y organizadora de este congreso, ha tenido una evolución interesante en los últimos años. Ha llegado a cierta madurez y ha seguido creciendo en tiempos de crisis. En este sentido los números son muy elocuentes.

En lo práctico, estamos reflexionando sobre nuestra naturaleza de sujeto político y estamos llegando a circuitos económicos que hace unos años eran impensables como los financieros, los seguros, la energía, la conectividad o las telecomunicaciones.

¿Qué incidencia tienen este tipo de prácticas respecto al conjunto de los intercambios económicos?

El peso de la ESyS respecto al conjunto del sistema económico es extraordinariamente pequeño. ¿Quiere decir esto que no son significativas o que no tienen valor como alternativa? A mí me parece radicalmente que no porque muestran un camino posible, generan circuitos autónomos de actividad económica y porque son una buena pista de aterrizaje para personas que se van desembarazando de ese nicho cultural que es el liberalismo.

Desde ese punto de vista no es tan importante qué porcentaje de personas son clientes de la banca ética, sino que significatividad tiene la articulación de miles de personas en circuitos económicos alternativos.

Un pequeño oasis en el desierto…

Estamos en un momento en el que se necesitan cambios. Como le oí a Carlos Taibo, o florecen los movimientos sociales a todos los niveles, o nos vamos a un darwinismo social sin freno. Hay que reformular qué papel tiene el sistema económico en nuestras vidas.

Explícanos qué es la banca ética y qué papel puede tener en esta emancipación.

La banca ética es, teóricamente, la consecuencia de analizar éticamente la actividad financiera. En la práctica, son proyectos en los que la construcción del proyecto y de los circuitos de ahorro, intermediación y crédito es lo que se privilegia, y no el propio retorno económico de esta actividad.

En este sentido Fiare, el banco que diriges, es uno de los mayores exponentes. Háblanos sobre él.

Es una cooperativa de crédito que se empezó a desarrollar en el año 2000 -antes de la crisis por lo que no es un resultado de nuestra indignación-. En estos años hemos concluido la fase cero en el que hemos reunido a las cerca de 5000 personas y 500 organizaciones que son socias del proyecto.

Actualmente funcionamos como una entidad establecida, supervisada por el Banco de España y de Europa, y estamos empezando a ofrecer productos y servicios financieros habituales como cuentas corrientes, tarjetas de crédito, operativa por internet…

¿En qué se diferencia con el modelo de Coop57, entidad muy implantada en Aragón?

Es el mismo modelo pero con diferente funcionalidad. Coop57 es una cooperativa de servicios financieros; su actividad va más vinculada al crédito con inversiones de riesgo para cooperativismo donde se ha labrado un entorno cultural muy valioso. Fiare se dedica al crédito y a la intermediación financiera ofreciendo los productos habituales que demanda la ciudadanía en la parte del ahorro, como cuentas corrientes.

Fiare también tiene delegación en Aragón y su trabajo en estos 15 años ha sido, como en el resto de territorios, crear una base social que es nuestro rostro y lo que nos dotan de legitimidad.

¿Esperáis abrir sucursales próximamente aquí o en otros territorios de la península?

Cuando vaya creciendo el volumen de actividad también crecerá el número de oficinas. Nuestro modelo no concibe las grandes inversiones en mercados potenciales, sino que espera a que sea una necesidad, porque eso conlleva endeudamientos, pérdida de independencia, políticas agresivas…

¿Y qué hay corrupción? ¿Qué mecanismos tiene Fiare para prevenir esta lacra tan presente en las finanzas actualmente?

En primer lugar la transparencia, la participación y la ausencia de posiciones dominantes. Somos una entidad no capitalista en la que no se producen situaciones de desequilibrio en las que unos poderosos detenten mayor poder de decisión por su mayor porcentaje de capital. Como hemos visto, son esas posiciones dominantes las que generan tráficos de influencias, decisiones corruptas o contabilidades en b es mucho más difícil.

Hoy mismo es impensable pensar en circuitos de corrupción promovidos por Fiare, pero nadie puede saber lo que pasará en 50 años. Hay que seguir previniéndonos.

19 diciembre, 2014

Autor/Autora

(@maikllaguer / @chtricas -integrante del Consello d'AraInfo-)


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR