Pedro Sánchez ve posible el acercamiento de las y los presos vascos tras la disolución de ETA

El presidente del Estado español se reunió este lunes con el lehendakari Iñigo Urkullu para debatir sobre el fin de la política de dispersión de presas y presos vascos

Pedro Sánchez y Angela Merkel. Foto: @sanchezcastejon

Después de que ETA anunciara su disolución definitiva el 4 de mayo pasado, podría darse un nuevo paso más hacia la pacificación total del conflicto vasco. Este martes, Pedro Sánchez ha anunciado la disposición del Gobierno español a revisar la política penitenciaria de las y los presos vascos.

En una rueda de prensa conjunta del presidente del Ejecutivo español con la canciller alemana, Angela Merkel, celebrada en Berlín este martes, Sánchez ha afirmado que tras la reunión que este lunes 25 de junio mantuvo con el lehendakari Iñigo Urkullu que “el Gobierno de España está dispuesto a revisar esa política penitenciaria, por una sencilla razón, y es porque ETA ha sido derrotada”.

“ETA desapareció, la democracia derrotó a ETA y en consecuencia la política penitenciaria tiene que ser revisada. Tenemos que aproximarnos de otra manera a una realidad que es completamente distinta”, ha afirmado el secretario general del PSOE.

Así mismo el presidente del Gobierno ha considerado necesario que el “conjunto de fuerzas políticas” se comprometan con esta tarea. “Tenemos que normalizar más aún la convivencia en el País Vasco”, ha señalado Sánchez.

Según datos del colectivo Etxerat actualmente hay 287 presos y presas vascas de los cuales 284 se encuentran en situación de dispersión. De estas personas en prisión 225 cumplen condenas en cárceles del Estado español mientras que el resto lo hace en centros penitenciarios franceses. Asimismo, existe el caso de un preso vasco en Portugal.

La política de dispersión se inició en 1989 bajo el ejecutivo del PSOE y con el ministro de Justicia Enrique Mujica a la cabeza.

Reacciones a las declaraciones de Sánchez

No se ha producido ninguna sorpresa en lo que respecta a las reacciones de las distintas formaciones tras los comentarios del presidente del Gobierno en Berlín. De este modo, PP y Ciudadanos han cargado duramente contra la posibilidad de acercar los y las presas vascas.

Para Rafael Hernando, portavoz de los populares en el Congreso de los Diputados, Sánchez “quiere privilegiar a unos asesinos”. “Los efectos de la banda terrorista ETA no se desvanecen porque hayan decidido disolverse, tampoco las pretensiones políticas, porque desgraciadamente todavía hay quien ha heredado sus posiciones políticas”, ha afirmado Hernando.

Para la lideresa de Ciudadanos en Catalunya, Inés Arrimadas, Sánchez está pagando la “hipoteca” del pacto que contrajo con el PNV para poder llevar a cabo la moción de censura.

En otra línea discursiva muy distinta, el PDeCAT ha celebrado la decisión del presidente del Gobierno y ha puesto en valor la vía por “normalizar” la situación de las y los presos vascos iniciada por el Ejecutivo del PSOE.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies