#Elecciones10N  Entrevistas

«Creemos que el estado autonómico es una bendición y que ofrece vías de reforma que conducen al federalismo». Entrevista a Pau Marí-Klose (PSOE)

En esta entrevista el candidato del PSOE Aragón, Pau Mari-Klose, explica sus propuestas sobre negociaciones de gobierno, transferencias pendientes del Estado a Aragón, pobreza infantil, financiación autonómica, federalismo, renta garantizada, o su relación con Cha-MásPaís-Equo o Teruel Existe, entre otras cuestiones
| 7 noviembre, 2019 07.11
«Creemos que el estado autonómico es una bendición y que ofrece vías de reforma que conducen al federalismo». Entrevista a Pau Marí-Klose (PSOE)
Pau Marí-Klose, candidato del PSOE Aragón este 10N. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Participamos en esta repetición de elecciones porque las negociaciones entre el PSOE con Unidas Podemos y otros partidos para formar Gobierno en el Estado español fracasaron. ¿Cuál es tu versión de este fracaso?

Las negociaciones fracasaron, básicamente, porque faltaban cinco o seis escaños, cuatro incluso, para asegurar una mayoría viable y esta pasaba fundamentalmente porque no dependiera el Gobierno, no la investidura, sino la aprobación de los presupuestos, que venía inmediatamente a continuación, pasaba porque no dependiéramos de los independentistas. No porque tengamos un problema especial con Esquerra Republicana, con los que hemos colaborado en el pasado, colaboramos con el Gobierno de Zapatero, y muchas veces ha sido una colaboración muy productiva, sino por el hecho de que, incluso los más pragmáticos de ERC te reconocen que están en un proceso que no controlan. Ellos, en este momento, dependen de circunstancias y perturbaciones externas que los puede llevar por derroteros que ellos ni imaginan, ni anticipan.

De hecho, hay varios precedentes ya. Es decir, ERC nos garantizaba la investidura si íbamos ahí en junio. Es decir, si aceptábamos la coalición en junio, diciendo que en septiembre no respondían de ellos mismos. Claro, si te dicen eso, ¿qué vamos a esperar de febrero? Teniendo en cuenta que el febrero anterior habían ya votado junto al PP y junto a Ciudadanos contra los presupuestos, que eran unos presupuestos sociales, de izquierdas, avalados no solo por el PSOE sino también por Podemos. Entonces ERC, en las circunstancias en las que está enfrascada no es de fiar como socio parlamentario necesario para tirar adelante un gobierno estable.

Bajo esa premisa, que nosotros tuvimos muy clara desde el principio, yo de hecho fui público al respecto diciendo que el gobierno que se podía formar tenía un valor limitado porque estaba muy sujeto a una posible inestabilidad a la hora de aprobar presupuestos. Ese valor limitado, del acuerdo y de la coalición, no lo entendió Podemos. Es decir, Podemos no entendió que un acuerdo en esas circunstancias que garantizara 165 escaños, a los que se pudiera sumar el PNV, que nos llevaba a 171, a los que se pudiera sumar los regionalistas cántabros que nos llevaban a los 172, no permitía a priori aprobar presupuestos. Y en ese sentido, nosotros fuimos claros desde ese momento que esa coalición generaba incertidumbres, generaba inestabilidad. Y por eso propusimos un gobierno de cooperación, que era un gobierno en solitario nuestro con apoyo externo, con acuerdo programático, evidentemente, que pudiera afrontar una situación difícil y de mucha incertidumbre, pero desde una cierta coherencia de gobierno.

Es decir, nosotros sabíamos que si teníamos que ir a unas elecciones anticipadas porque no se aprobaban presupuestos, porque lo no podíamos hacer era prolongar presupuestos por un segundo año consecutivo. Entonces, ante esa eventualidad dices: ante un posible fracaso de legislatura, quieres llegar desde la coherencia, sin que haya disensiones, sin que haya estridencias dentro del gobierno. Podemos planteó la necesidad de incorporarse al Gobierno. Eso a nosotros nos generaba ansiedad. Lo que dijo Sánchez de que no podría dormir. Que no dijo exactamente eso. Dijo que no podría dormir si ocupaban determinados ministerios, no si había coalición. Pero evidentemente, Podemos tasó muy alto la coalición. Incluso cuando les hicimos una oferta de coalición, todavía reclamaron una de más alto precio o valor.

En ese momento entendimos que esa coalición tenía el valor que tenía, e insistimos en el acuerdo programático, que había rentado muy buenos resultados durante la legislatura anterior, y es algo que no decimos nosotros solo, sino que Podemos ha presumido de muchas medidas que se adoptaron en ese periodo como si fueran medidas propias. En todo caso fueron medidas acordadas. Y esas medidas acordadas mejoraron la vida de los españoles, especialmente de los más vulnerables. Porque se subió el salario mínimo interprofesional, se actualizaron las pensiones, se mejoraron las pensiones más bajas, se aprobaron permisos parentales e intransferibles, se introdujo el subsidio para mayores de 52 años, o una cosa que, en particular peleé yo mucho como Alto Comisionado, se duplicaron las prestaciones por hijo a cargo que ayudan a salir de la pobreza severa a más de 80.000 niños.

Entonces, evidentemente esa era una posibilidad. Podemos entendió que preferían no apoyar al Gobierno, y en ese sentido llevarnos a elecciones, antes que apoyar desde fuera un gobierno progresista, que probablemente no hubiera aprobado los presupuestos, pero que nos habría llevado a unas elecciones, digamos, desde una fortaleza mayor para la izquierda que si hubiéramos entrado en un gobierno y nos hubiéramos estado peleando ante una situación muy difícil que nos llevaba a elecciones.

En esas negociaciones, ¿hubo cuestiones referidas a Aragón?, ¿o eso no entró en ningún momento en dichas negociaciones?

Específicamente a Aragón no te puedo detallar el contenido de las negociaciones porque nunca estuve en las negociaciones. Me ocupé, en un momento, de confrontar, contrastar y buscar puntos comunes en los programas de Podemos y de los socialistas en cuestiones sociales, hasta el punto que en cuestiones sociales se constataba que había mucho solapamiento. Evidentemente hay cuestiones que colateralmente tocan a Aragón. De la misma forma que no vi a Aragón, no vi a Catalunya, ni a ninguna comunidad específicamente. Pero, evidentemente, el énfasis que nosotros en particular ponemos en la lucha contra el reto demográfico o la despoblación, no pone a Aragón en la etiqueta, pero detrás de ello está Aragón, en particular, y Castilla León, y otros territorios que sufren en particular esta cuestión.

Las diferentes visiones de modelo de Estado, ¿han influido en la ruptura de esas negociaciones? ¿Qué modelo de Estado propone el PSOE Aragón?

Bueno, yo no puedo hablar en nombre del PSOE Aragón, básicamente porque hablo en nombre del PSOE del conjunto del Estado con el que el PSOE Aragón, tiene gran sintonía y sobre todo en esta cuestión. El tema en sí no genera grandes desacuerdos entre Podemos y el PSOE, salvo en un punto que es importantísimo. Podemos apuesta por un referéndum en Catalunya. Nosotros creemos que el referéndum trae más problemas que vías de solución. Es un callejón sin salida, es difícil de vehiculizar constitucionalmente, divide o fractura todavía más a la sociedad en dos mitades. Dos mitades en la que una puede ganar por un voto o por 100, o por 1.000 votos, pero eso no nos lleva a un camino de concordia y de acercamiento de las dos comunidades.

Nosotros tenemos un problema grande con el referéndum, no creemos en el referéndum y no creemos que sea una solución. Creemos que intensifica los problemas. Podemos no cree eso. Podemos, es cierto, dijo: somos el segundo partido en estas negociaciones, somos un partido que ha sacado tres veces menos escaños, dejamos que llevéis vosotros la delantera, el liderazgo en esta cuestión. Vale. Eso está muy bien, digamos, como anuncio previo a la formación de una coalición. Pero tenemos un problema ahí.

En primer lugar, que hay desacuerdos importantes que no se pueden anticipar en unas circunstancias que sí que se prevén que van a ser muy convulsas, porque se va a tener una sentencia por delante, van a aparecer tensiones sobre los dirigentes de ERC, incluso los más pragmáticos, para que nos aprieten, y a nosotros nos genera incertidumbre cuál va a ser la posición de Podemos en un gobierno cuando se den esas circunstancias que todavía no se pueden anticipar completamente. Incluso algunos dirigentes de las confluencias (En Comú Podem) hacen declaraciones que complican bastante el acuerdo.

Y me estoy refiriendo a (Gerardo) Pisarello, a (Jaume) Asens, en el sentido de que su apuesta es fundamentalmente soberanista y en este caso absolutamente indeclinable en sus planteamientos maximalistas. Obviamente la trayectoria además los avala en esta dirección. Es decir, son independentistas, pertenecen a un partido que no se declara independentista y que tiene una mayoría social de electores que, probablemente, las encuestas señalan que no son independentistas, pero las posturas soberanistas nos generan problemas, incertidumbres, ansiedad, problemas para dormir… pero que anticipan que ese puede ser un elemento de discrepancia o de tensión dentro del gobierno que, de nuevo volvemos, ante la inestabilidad intrínseca de esa coalición, porque solo tiene 165 diputados, pueden generar tensiones que nos lleven a escenarios muy complicados en el caso de que nos tumben los presupuestos.

En ese sentido ese es el problema principal. Que también lo es el de una cierta duda la coherencia de Podemos como partido. Es decir, ¿en qué medida está Iglesias en condiciones de controlar a todas sus confluencias? Nosotros tenemos dudas al respecto, y en particular respecto a las posiciones que podía tener En Comú Podem en momentos críticos. Como en ningún momento se comprometió explícitamente a renunciar al referéndum durante la legislatura. Eso era un motivo de problemas.

¿Cuál es nuestra posición respecto al modelo de Estado? Nosotros somos un partido que ha creído siempre en la descentralización, que ha creído en la transferencia de competencias a las comunidades autónomas, por no solo para restituir determinados derechos que habían alcanzado en la República, sino para dar respuesta a una demanda social en estos territorios. Nosotros creemos profundamente en el autogobierno y creemos que el autogobierno ha traído muchos más beneficios que perjuicios para este país.

Nosotros aborrecemos de las posiciones de la extrema derecha cuando plantea desmantelar el Estado autonómico. Creemos que el Estado autonómico es una bendición y ofrece vías de reforma que conducen al federalismo. Yo mismo soy miembro fundador de la Asociación de Federalistas de Aragón. Y soy socio de Federalistas de Esquerra en Catalunya, desde prácticamente su constitución, porque he vivido tiempo en Barcelona. Soy un defensor del federalismo como modelo y creo que además es el mejor antídoto al nacionalismo irredento, al nacionalismo que pretende secesionarse en un territorio rico y dejar atrás a compatriotas por el hecho de que no quieren compartir con ellos sus recursos, por el hecho de que quiere limitar la solidaridad a su territorio. A mí el nacionalismo me parece un movimiento, y entiendo que, a buena parte de mi partido, sino a todo, le parece profundamente insolidario que es absolutamente incompatible con los principios de nuestro partido que son principios que se fundamentan en los valores republicanos de igualdad, libertad y fraternidad. Y en particular de este último, de fraternidad.

Pau Marí-Klose durante la entrevista en la redacción de AraInfo. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Aragón es legalmente una nacionalidad histórica y foral, pero pendiente de desarrollar. ¿Crees viable en la próxima legislatura el traspaso de todas las transferencias pendientes? ¿Y más concretamente de Hacienda, Trabajo, Seguridad Ciudadana, Prisiones, Ferrocarriles o Carreteras?

Creo que el régimen autonómico permite vías de avance hacia el federalismo, y, en ese sentido permite vías de avance hacia la descentralización, hacia la transferencia de competencias, etcétera. Es decir, lo veo viable. No es un camino fácil, es un camino que hay que negociar. Pero si pensáis dónde estábamos hace 20 años en términos de autogobierno, los avances son absolutamente espectaculares. De hecho, la gran asignatura pendiente del federalismo en España, sin menospreciar esas transferencias de competencias que mencionas, es el gobierno compartido, no es el autogobierno.

En España hemos avanzado en autogobierno hasta llevar al país a ser uno de los más descentralizados del mundo. Pero nos faltan estructuras de gobierno compartido. Nos faltan estructuras de representación de las comunidades autónomas en procesos de decisión que se llevan a cabo a nivel central. Nos falta presencia de las comunidades autónomas en procesos que se llevan a cabo en relación a medidas en Europa. Cuando Europa nos pide que introduzcamos medidas de austeridad, las comunidades autónomas no tienen nada que decir al respecto. Pero son las grandes paganas de las medidas de austeridad, porque se carga sobre sus hombros, sobre todo cuando tienes un gobierno de derechas, el peso de los recortes, porque ellas son las que prestan los servicios sociales y son las que generan la cohesión social. En ese sentido falta estructuras de gobierno compartido.

Falta dar peso a la Conferencia de Presidentes Autonómicos, a las Conferencias interterritoriales… a esas estructuras intermedias que lubrican el funcionamiento de un Estado federal. Es muy importante estar en constante diálogo con las comunidades autónomas y con los municipios también.

¿El PSOE Aragón es partidario de una Hacienda Foral propia similar a la navarra? Sabemos que, con la actualización de la Ley de Derechos Históricos, y con la Constitución española, es viable, pero es un debate que a veces está soterrado pero que, evidentemente, sería la herramienta más eficaz para detener, desde nuestro punto de vista, esos recortes que a veces vienen de Europa.

Es un tema que se puede poner sobre la mesa, se puede discutir, se puede debatir, se puede estudiar su viabilidad, que no sé hasta qué punto es tan viable como planteas desde un punto de vista jurídico, y sobre todo desde un punto de vista político. Porque el desarrollo del Estado autonómico que posibilita la profundización de la descentralización y el camino hacia el federalismo viene marcado por los consensos políticos que se pueden formar en torno a ello, y tienen que ser consensos muy amplios que no es fácil conseguir. Es una demanda, me atrevería a decir, minoritaria ahora en Aragón. Creo que ofrece muchas dudas fuera de uno o dos partidos. Todo es explorable. Ahora bien, siempre que se consagre el principio de solidaridad dentro del estado. Es decir, nosotros entendemos que no necesariamente vamos a conseguir parar mejor desde Aragón los recortes que nos impongan desde fuera, o que nos impongan las circunstancias económicas.

Depende del gobierno que tengamos en Aragón. Nosotros no podemos presumir de ser una autonomía blindada frente a la entrada de gobiernos que aplican grandes recortes. Aquí el PP es muy fuerte; Vox va a ser muy fuerte; Ciudadanos ha sido muy fuerte. Es decir, pensar que estas cosas se deciden en Aragón no nos lleva a la garantía de que las políticas que se van a realizar son políticas progresistas y solidarias con los más desfavorecidos. Tenemos que tener eso presente y cualquier medida que se tome en esa dirección, y se han tomado muchas en el sentido de que las comunidades autónomas manejan una parte muy importante de los recursos y tienen una cierta capacidad recaudatoria que probablemente hay que aumentar.

Nuestra posición va seguramente en esa dirección, que las comunidades autónomas tengan mecanismos para aumentar su capacidad de recaudación para garantizar que los recursos que vienen de fuera son estables y que no están sujetos a determinados vaivenes políticos. Y eso no pasa por dar el paso inmediatamente a haciendas forales, en este caso en Aragón. No es una prioridad y me atrevería a decir que no será mientras no haya consensos políticos muy amplios.

¿Podrías destacarnos las cuatro medidas más importantes para Aragón del programa del PSOE para este 10N?

Las medidas más importantes tienen que ver, principalmente, con el compromiso con la lucha contra la despoblación. El PSOE tiene la voluntad firme de acometer esta cuestión, hacerlo con determinación y con inversiones. En ese sentido Aragón está en el foco. De hecho, Pedro Sánchez mencionó este lunes (4 de noviembre) explícitamente a Teruel en algún momento. Es una cuestión que tenemos muy presente y que tenemos voluntad de dar respuesta con inversiones que dinamicen el territorio.

Esta semana estuve en el parque fotovoltaico de Escatrón y tuve la sensación de que, a parte de ser una iniciativa que combate el cambio climático y contribuye a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, la apuesta por las energías renovables en el medio rural es un dispositivo que permite dinamizar económicamente estos territorios, en generar empleo, generar recursos para los ayuntamientos de estos pueblos y así desarrollar servicios públicos.

La medida en la que encontremos elementos de inversión productiva y de dinamización económica en el territorio, vamos a combatir la despoblación. Vehicular este tipo de recursos hacia el medio rural es fundamental. Toda la transición ecológica de la economía va a beneficiar en particular a Aragón. Obviamente te puedo mencionar otras medidas que te mencionarán todos los partidos políticos, pero… Es decir, las medidas relacionadas con Aragón se integran en la lucha contra la despoblación; la financiación autonómica y municipal; obviamente, las infraestructuras que todo el mundo te mencionará; y por supuesto la oposición a los trasvases.

En la circunscripción electoral de Zaragoza se presentan Unidas Podemos y también CHA-Más País-Equo. ¿Crees que ambas coaliciones obtendrán escaño?, ¿cómo crees que afectará esto a los resultados electorales del PSOE?

Creo que es muy evidente a estas alturas que Más País-CHA-Equo no va a sacar ningún escaño. Además los considero hermanos ideológicos. Cuando habla Soro, cuando habla Juan Martín, siento una proximidad enorme que no siento cuando habla (Pablo) Echenique. A CHA le pondría la alfombra roja para que representación en el Congreso si eso fuera posible, porque creo que además llegarían a acuerdos con nosotros fácilmente, como llegan a acuerdos en el Gobierno de Aragón y gobiernan junto a nosotros con una complicidad perfecta. Es decir, no se distingue la complicidad de (Javier) Lambán con Soro de la complicidad que puede tener con Marta Gastón. Es decir, la afinidad es máxima y en el Congreso también lo sería.

Pero este momento, Más País-CHA-Equo es un lastre para la izquierda en 15 circunscripciones electorales, porque no va a conseguir el primer escaño. Y eso significa que ese 5%, 4% o 3% que tienen en estas provincias, entre otras en Zaragoza, va a llevar votantes a votar a un partido que no va a salir que si no se presentara, estarían votando al PSOE, o estarían votando Unidos Podemos. ¿Qué significa esto?, en Zaragoza concretamente que es donde me presento yo: que 5.000 o 10.000 votantes de Más País-CHA-Equo no van a votar al PSOE, poniendo en peligro el tercer escaño del PSOE. CHA puede sacar entre 15.000 o 20.000 votantes, no van a votar a Podemos.

Esos dos escaños, que existían para la izquierda, se ponen en peligro salvo que haya un desplome brutal de Ciudadanos. En este momento Ciudadanos tiene asegurado un escaño porque el PSOE y Unidas Podemos van a ver restado parte de su apoyo. Entonces, o sube mucho el PSOE, y eso pasa porque se desinfle Más País-CHA o haya una movilización extraordinaria de votantes, que probablemente no se espere, o ese escaño está en peligro. ¿Dónde está la Chunta en todos los sondeos?, está en intención directa de voto de más o menos 0,5% o 1%, que proyectado sobre censo puede dar lugar a un 3% del voto. Ponle un 4% si quieres. El umbral para sacar un escaño va a estar en el 10%. Es decir, tiene que triplicar su apoyo para conseguir un representante. Y no lo va a triplicar. Y si lo triplica y se queda a las puertas encima va a ser un problema muy gordo para los escaños de PSOE y Unidas Podemos. El efecto colateral es tremendo.

La Chunta va a meter a Ciudadanos en el Congreso. Y siento tener que decir eso, porque me encantaría que tuviéramos escaños los tres. Y si puede ser incluso, me encantaría que tuviera la Chunta en lugar de Unidas Podemos. Pero Echenique tiene prácticamente asegurado su escaño; Ciudadanos lo tiene, salvo que caiga mucho; y el PSOE no lo tiene si pierde esos 5.000 o 10.0000 votos que se pueden ir a la Chunta.

Me dicen: ¿Es que pides el voto útil? Sí, pido el voto útil porque a mí me interesa que haya una mayoría parlamentaria de izquierdas. Me encantaría que esa mayoría se fundamentara en el PSOE y Más País-CHA, pero no va a ser el caso. Es una lástima pero no va a ser el caso. A la mayoría de izquierdas no le conviene que el PSOE pierda este escaño en beneficio de Ciudadanos.

En Teruel se presenta Teruel Existe, hasta hace poco era una plataforma ciudadana, que ha decidido dar el paso electoral. ¿Cómo valoras la irrupción de esta nueva opción política?

Con mucho respeto porque estamos ante una opción política que sale porque existe un problema que tiene que ver con déficits de infraestructuras, horizontes inciertos para Teruel, y en ese sentido mi respeto es máximo. Han contribuido a dar visibilidad a los problemas de Teruel. Ahora bien, entiendo que no es el mejor momento político para que planteen esto en forma de partido político. En este momento hay un partido que apuesta claramente por luchar contra la despoblación y por llevar infraestructuras al territorio rural, que es el PSOE. Y lo hace desde el Gobierno de Aragón, y lo hace desde el Gobierno del Estado. En este momento, esta causa ya está abanderada por un partido que además se puede comprometer en otras direcciones.

Porque el gran problema de Teruel Existe es que tiene una vocación monotemática, y eso les lleva a anteponer esos intereses territoriales a cualquier otro principio. Incluso ellos han declarado, en cierto modo, que no les va a importar negociar con la derecha si les resuelve el problema territorial que es muy importante. Evidentemente, la derecha nunca se ha comprometido en esa dirección y es difícil que arranquen grandes concesiones, pero la derecha en circunstancias de necesidad absoluta también les va a dar absolutamente todo lo que piden. Pero, eso va a implicar grandes sacrificios en otro tipo de políticas, las que aseguran la cohesión social, la justicia social, que aseguran la igualdad entre hombres y mujeres…

A mí lo que me preocupa es que esa vocación de resolver los problemas de Teruel se haga a costa de otros problemas que también son de Teruel. Por ejemplo los problemas de desigualdad; los problemas de servicios públicos; de las pensiones; de la atención sanitaria; los problemas de la dependencia… que se van a afrontar con mucha más determinación si hay un gobierno de izquierdas en Madrid.

Entonces, tengo un sentimiento ambivalente con Teruel Existe. Aunque cuando veo que hacen declaraciones en La Razón me resultan un poco más inquietantes. Obviamente la apuesta -de La Razón- por Teruel Existe es para desgastar a la izquierda. Obviamente, los votantes de la derecha en Teruel no se están planteando votar a Teruel Existe, que está desgastando a Ciudadanos, cosa que celebro, pero también está desgastando la posibilidad de que el PSOE obtenga el segundo escaño en Teruel.

Pau Marí-Klose. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Cambiando de cuestión. Fuiste el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil en el anterior gobierno del Estado. Fueron solo unos meses, pero ¿qué te dio tiempo a hacer?, ¿cuáles eran tus objetivos?, ¿crees que repetirás en esta función?

Llegué allí como director de la Oficina en julio y asumí el cargo de Alto Comisionado a mediados de septiembre cuando Luisa Calcedo pasa a ser ministra. No me voy a desmarcar de esos primeros tres meses, pero en realidad han sido nueve meses. Nueve meses frenéticos en los que hemos puesto en marcha muchísimos proyectos y hemos concluido alguno. Destaco principalmente la pelea por poner a la infancia en los Presupuestos Generales del Estado y cuando no fueron aprobados, la pelea por meter alguno de los compromisos en los decretos de los viernes sociales. Y metí un compromiso muy importante en los viernes sociales: la duplicación de las prestaciones por hijo a cargo para niños en situación de pobreza severa. Eso es un compromiso presupuestario de más de 200 millones de euros. Probablemente era tras el compromiso presupuestario con las cotizaciones de las cuidadoras no profesionales que realizan apoyo a dependientes, el segundo gran compromiso social de los viernes. Implicó más movilización de recursos en un contexto del presupuesto de Montoro y se sacaron 200 millones de euros para dedicarlos a la infancia. Evidentemente, en los presupuestos generales que no se aprobaron había 600 millones para la infancia, en otros capítulos. Esos 400 millones se quedaron por el camino porque el PP, Ciudadanos y ERC decidieron que no valía la pena apostar por esos proyectos sociales.

Más allá de esto, hemos intervenido en muchas políticas que se han impulsado y que tenían una dimensión de infancia y de pobreza. Por ejemplo, hemos sido estrechos colaboradores en el desarrollo de la Estrategia Nacional de Prevención y Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. Hemos sido estrechos colaboradores del Ministerio de Sanidad donde ‘fue a parar’ nuestra jefa inicial, la ministra, Luisa Calcedo. Hemos participado directamente en el diseño del Ingreso Mínimo Vital, que es una garantía de rentas para los colectivos más desfavorecidos y que se quiere implantar como suelo mínimo en todo el Estado. Hemos trabajado muy intensamente en el desarrollo de un anteproyecto de ley de protección a la infancia frente a la violencia. Una ley que es una iniciativa, fundamentalmente impulsada por los agentes sociales, nosotros le hemos imprimido nuestro sello. Hemos trabajado muy duramente en el desarrollo de un mapa de la pobreza infantil que permite identificar las tasas de riesgos de pobreza en secciones censales o en distritos. En Zaragoza podemos identificar la pobreza infantil en cada distrito en este momento. Y además hemos logrado meter este tema en la agenda social. Seguramente me dejo buena parte de las iniciativas en que hemos estado implicados de una manera u otra. Me dejo una muy importante: nada más llegar al Gobierno duplicamos los recursos que el Estado transfiere a las comunidades autónomas para abrir campamentos de verano para niños en situación de desfavorecimiento.

Se nos han quedado muchas cosas por hacer en el terreno educativo: becas; segregación escolar; escuela infantil 0-3, sobre todo para favorecer el acceso de los colectivos más desfavorecidos, que son los que verdaderamente se pueden beneficiar de la estimulación cognitiva en este tipo de espacios. Es decir, hay muchos instrumentos de lucha contra la pobreza infantil que todavía están por desarrollar, que necesitan recursos, pero evidentemente la importancia que ha tenido el Alto Comisionado es poner en el foco este tema, comprometer al Gobierno y a su presidente.

¿Voy a repetir? No lo sé. Ha sido una etapa apasionante, me lo he pasado muy bien. Me encantaría que si no repito yo, repita la subdirectora que está ahora a cargo del Comisionado, porque es una persona ‘hipercompetente’ e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Yo estaría encantado de que el presidente reeditara su confianza en mí, y creo que tiene mucha confianza en mi labor y la de mi equipo, pero también puedo ayudar desde otro sitio. Soy un especialista en políticas sociales, he publicado mucho sobre Estado de Bienestar… Es decir, no me cierro a otras posibilidades pero yo vine a la política, fundamentalmente, a meter este tema en la agenda y aportar desde mi experiencia académica.

Me gustaría saber, para finalizar, ¿cuál es tu opinión sobre la posibilidad real, o no, o si no compartes ni siquiera el modelo, de implementar una Renta Básica Universal de las Iguales? 

Creo que muchas veces las izquierdas os entretenemos en proyectos que no son viables a corto plazo. Es decir, nos encanta hacer gimnasia mental, imaginarnos futuros en los que existe una Renta Universal, cuando sus efectos se pueden conseguir de una forma mucho más fácil: a partir de una garantía de rentas vehiculizada a través del sistema fiscal, a través de un impuesto negativo que garantice que todo el mundo que no llega a un umbral de renta, obtenga ese umbral de renta. La Renta Básica Universal plantea un paso más, que todo el mundo reciba la renta y después se le detraiga a una parte de los contribuyentes. Esto políticamente es complicadísimo. Es mucho más fácil ir a un sistema de garantía de rentas para los que no llegan a un umbral directo, que se vehicule, ya sea a través de prestación o de un impuesto negativo.

Una cosa que no nos gusta reconocer a la izquierda, y es que los caminos hacia las políticas son muy pedregosos y están llenos de trabas. Sobre todo cuando no tenemos margen de maniobra política. Y si vamos demasiado rápido quizá después tengamos que dar dos hacia atrás. La apuesta que hacemos nosotros es mejorar incrementalmente las prestaciones por hijo a cargo para después ya completarlas definitivamente en un proceso de despliegue gradual con una garantía de ingresos. ¿Por qué lo hacemos así? Porque tenemos a buena parte de la población que no acepta fácilmente que te embarques en un proyecto de garantía de rentas que cueste, inmediatamente, 4.000 o 5.000 millones de euros. Además, en política hay que darse cuenta enseguida de que el aparador está lleno de necesidades. Tienes que competir, a veces, con reivindicaciones muy justas y necesarias. Entonces, te puedes plantear: incrementemos la recaudación. Pero si te presentas a unas elecciones diciendo: voy a incrementar siete puntos en la recaudación para ponerla al nivel que existe en Europa, sacas un 12%-13% de los votos; si dices que vas a hacerlo incrementalmente y tu horizonte es llegar a esa media, y lo vas a hacer en causas, en primer lugar, que generan gran consenso como luchar contra la pobreza infantil, quizás vayas más rápido hacia ese horizonte. Está muy bien pedir causas justas y que te las resuelvan inmediatamente, pero oye, ahí fuera está lleno de gente que está dispuesta a decir que: ‘no meta usted sus sucias manos en los bolsillos de la clase media’; ‘España ens roba’; o ‘Estado de Bienestar solo para los españoles’. Y esa gente que no comparte con nosotros esos principios, esa gente vota y tiene una capacidad de bloqueo brutal cuando se sienten agredidos. Entonces a veces consigues que comulguen con muchos avances, una vez que consigues aprobarlos. Esto es básicamente la historia de la izquierda en este país.: aprobar medidas rechazadas por la derecha, principalmente, y que terminan convirtiéndose en patrimonio aceptado por la derecha. Cualquier iniciativa de avance de Estado de Bienestar fue rechazada por la derecha. Y probablemente no se podía haber adoptado si no se hubiera planteado en forma de incremento gradual, en términos socialdemócratas, porque la derecha se hubiera conjurado inmediatamente para que sus electores lo percibieran como una agresión y votaran en bloque contra la izquierda.

7 noviembre, 2019

Autor/Autora

Integrantes del Consello d´AraInfo y dos de sus cofundadores. (@igoiz17 / @chtricas)


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR