Open Arms espera la orden de desembarco en Palermo para llevar a tierra a 276 personas naufragadas

“Ante la emergencia en el Mediterráneo se requiere un sistema estructurado de búsqueda y rescate, así como protocolos de desembarco en línea con las disposiciones de los convenios internacionales para proteger la salud y la seguridad de los náufragos y la tripulación a bordo de los buques humanitarios”, denuncian desde la organización

Open fallecidas
Foto: Open Arms.

Durante la nueva misión el buque Open Arms, número 76, ha rescatado a 276 personas en peligro, en tres operaciones de salvamento diferentes, dos de las cuales tuvieron lugar en aguas de responsabilidad de Malta.

Las personas rescatadas presentan condiciones de extrema vulnerabilidad. Las personas naufragadas a bordo de la tercera patera que rescataron, habían estado a la deriva durante 3 días sin comida ni agua; algunas de las personas rescatadas presentan quemaduras de tercer grado, además de diversos problemas de salud y síntomas de estrés postraumático por la violencia o maltrato que sufrieron en sus países de origen, así como por la cruda travesía del mar.

La reiterada negativa de Malta a asignar un puerto seguro de desembarco así como de evacuar los casos médicos graves y el empeoramiento de las condiciones meteorológicas, con la aproximación de un temporal que pondría en peligro la seguridad de las personas a bordo, obligó a Open Arms a solicitar resguardo en aguas maltesas, “petición que también fue denegada sin una razón plausible, hecho que nos obligó a solicitar refugio en aguas italianas”.

Todas las personas que fueron rescatadas huyen de contextos de violencia en sus países de origen y arriesgan su vida en el mar en busca de un futuro mejor para ellos y sus familias. “Lo que quieren es construir un futuro para sí mismos en países donde puedan vivir en paz y seguridad. Sus derechos humanos ya han sido violados reiteradamente, su vida y la de sus seres queridos ya han sido amenazadas, los traumas que han sufrido son terribles”, denuncian desde la organización de salvamento. Por ello, denuncian que es urgente y necesario que se desarrollen protocolos estructurales de búsqueda y salvamento y que las autoridades competentes protejan y defiendan su integridad física y psíquica y les garanticen un puerto seguro como lo exigen los convenios internacionales y la ley de mar, así como por nuestras constituciones democráticas.

Este jueves, mientras esperaban frente al puerto de Palermo instrucciones para desembarcar, 75 personas se han lanzado al agua en un intento de nadar hacia la costa. “Todos están a salvo, recuperados por la Guardia Costera italiana. 188 personas permanecen en nuestro barco, incluidas mujeres y jóvenes, así como dos niños pequeños”, informan desde Open Arms.

Actualmente, se encuentran a la espera de confirmación por parte de las autoridades sobre los detalles del lugar y momento del desembarco.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies