Open Arms cumple cinco años salvando vidas y protegiendo los derechos humanos en el mar

"Sin duda éste es un camino que no se acaba, porque quedan muchas cosas por hacer, muchas vidas por proteger", afirma Open Arms en un comunicado

Imagen de archivo. Foto: Open Arms

Cuando en septiembre de 2015 Oscar Camps y un grupo de personas voluntarias socorristas llegaron a la isla de Lesbos (Grecia) por primera vez, jamás imaginaron que sus acciones se convertirían en un enorme movimiento solidario de personas, en tierra y en el mar que unidas salvarían a más de 60.000 personas en el Mediterráneo mientras denunciaban la inacción deliberada y desprotección de los derechos humanos en el mar, y su testimonio llegaría a miles de jóvenes al origen y destino de esa ruta migratoria que arrasa la vida de miles de personas invisibles año tras año.

"Por quinta vez cumplimos años, tiempo que se ha traducido en 60.793 vidas salvadas de más de 20 nacionalidades, en 80 misiones humanitarias que han recorrido seis vueltas a la Tierra navegadas a bordo de Astral, Golfo Azzurro y Open Arms", señala la ONG en un comunicado.

"Nada de eso habría sido posible sin los 600 voluntarios y voluntarias que han dedicado tiempo y esfuerzo a esta misión, sin las más de 31.000 personas que habéis contribuido con donaciones. Todas sois nuestras portavoces en tierra y la fuerza que nos permite seguir adelante", añaden.

"Y porque sabemos que los jóvenes de hoy son la base de un futuro más justo, hemos llegado a 90.000 estudiantes en actividades de sensibilización en 1.300 escuelas de varios países con nuestro proyecto de educación para la libertad", continúa Open Arms.

De los testimonios de las personas que han rescatado en el mar "aprendimos que su travesía es un infierno plagado de abusos, torturas, esclavitud y violaciones". Así trasladan su voz a uno de los puntos de partida, a Senegal, "para informar y formar en origen junto a organizaciones locales sobre la cruda realidad de un viaje, a menudo sin retorno, y empoderar a las comunidades para ayudar a construir alternativas reales".

400 estudiantes; 4.500 participantes en charlas sobre migración y 43 referentes comunitarios, dos Centros Comunitarios de Conocimiento Digital en Senegal son el resultado que culminó además con “Origen”, un documental sobre historias de éxito en Senegal que ha llegado ya a miles de hogares.

"Y si la esencia de nuestra labor es proteger la vida de los más vulnerables, la pandemia nos enfrentó a una emergencia sanitaria que se cebó con las personas mayores, las de menos recursos, los temporeros, y rápidamente nos pusimos al servicio de las administraciones para realizar acciones preventivas y hasta 30.000 PCR en residencias y colectivos vulnerables, en escuelas cuando el sistema sanitario ha necesitado acciones inmediatas en la emergencia", recuerda Open Arms.

Pero en este largo trayecto de cinco años también ha habido muerte: "más de 15.000 personas ahogadas en el Mediterráneo invisibles a los ojos de Europa, miles de familias que no han podido llorar sus tumbas, porque el mar se ha convertido en una gigantesca fosa común".

Para Open Arms, "sin duda éste es un camino que no se acaba, porque quedan muchas cosas por hacer, muchas vidas por proteger". "La misión final será no ser necesarios y, de una vez por todas, dejar de cumplir años, pero mientras eso llegue necesitamos que sigas sumando, que sigas difundiendo y que sigas ayudando. Gracias a personas como tú, proteger la vida será nuestra misión más importante y entre todas lo conseguiremos", concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies