“¡Nunca más las últimas!”: Las trabajadoras del hogar y cuidados en lucha se organizan en una Asamblea interterritorial

Desde perspectivas feministas, anticapitalistas y antirracistas surge este nuevo espacio, tras varios años de proceso colectivo. Apuestan por construir un espacio desde el que socializar debates y articular propuestas y herramientas comunes.

empleadas
Foto: Jason Briscoe.

El 30 de marzo de 2021, día internacional de las trabajadoras de hogar y de cuidados, y tras varios años de proceso colectivo, han conformado un nuevo espacio de articulación política, que empuje la lucha por la transformación de las condiciones laborales de las trabajadoras en este sector, desde perspectivas feministas, anticapitalistas y antirracistas.

Se definen como “sujetas políticas activas con voz propia” que, a través de esta Asamblea Interterritorial de asociaciones y colectivas de trabajadoras de hogar y de cuidados, apuestan por construir un espacio desde el que socializar los debates y articular propuestas y herramientas comunes; tejiendo así una red horizontal de cuidados desde la cercanía, la confianza, la transparencia y el respeto.

En su carta de presentación afirman que “la actual crisis sanitaria, social y económica provocada por el coronavirus ha venido a reforzar las grandes injusticias y precarización de las condiciones laborales que ya vivíamos las trabajadoras de hogar y cuidados”, tales como: despidos improcedentes; falta de pago justo por su trabajo; internamientos en las casas de los empleadores sin respetar las horas de descanso; “compañeras obligadas a cuidar de personas con positivos sin las mínimas medidas de protección, lo cual supone un riesgo evidente para nuestra salud y para la de nuestras familias”.

De hecho, el colectivo de las trabajadoras de hogar y cuidados, junto a las trabajadoras de las residencias y de ayuda a domicilio, ha sido el segundo más afectado por el Covid-19, y sin embargo, “no se han mantenido medidas de especial protección, ni a nivel sanitario, laboral ni económico”.

También señalan que “el subsidio extraordinario ha sido fruto de la lucha colectiva, pero se ha demostrado totalmente insuficiente, limitado en el tiempo, ha dejado fuera a todas las trabajadoras sin contrato (más de 200.000), sólo ha beneficiado a un 10% de las trabajadoras, y seguimos sin tener noticias del reconocimiento del derecho a la prestación por desempleo”.

Han sido consideradas trabajadoras esenciales pero consideran que las medidas implementadas por el Gobierno las siguen dejado atrás.

Sus reivindicaciones

Un año más, el 30 de marzo, día internacional de las trabajadoras de hogar, siguen con sus reivindicaciones.

Exigen políticas públicas que garantices los cuidados como derecho básico universal y condiciones de trabajo dignas para las personas que cuidan. También una de sus reivindicaciones concretas es desde hace tiempo la ratificación del Convenio 189 de la OIT, acompañada de su incorporación efectiva en la normativa interna, estableciendo plazos concretos para su aplicación y respaldada con la dotación presupuestaria necesaria para que pueda implementarse.

Exigencia al gobierno del cumplimento de los compromisos adquiridos, sin más aplazamientos, con reconocimiento pleno en el Estatuto de las y los Trabajadores e integración completa en el Régimen General de la Seguridad Social.

Piden al Gobierno un seguimiento y control por parte de la Inspección de Trabajo de todos los contratos y de las cotizaciones de la Seguridad social, sin distinción de horario. “El contrato escrito de trabajo es un derecho y un deber, que desde las administraciones se debe resguardar, no un favor que se hace a las trabajadoras de hogar”, señalan.

Otra de sus exigencias es la de “la regularización de las compañeras migradas en situación irregular, y de las trabajadoras en régimen interno, y abolición de la ley de extranjería”.

Desde la Asamblea, también reclaman el derecho a la salud pública y universal para todas las personas, independientemente de su situación administrativa, y protección efectiva de la salud laboral de las trabajadoras de hogar y cuidados con la inclusión en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Exhortan al fin de las múltiples violencias ejercidas contra las trabajadoras de hogar y de cuidados: la violencia estructural, económica, institucional, simbólica, machista, racista, clasista, colonial, sexual… “Exigimos a las instituciones y a la sociedad que se reconozca, se visibilice y se reparen todas las violencias con medidas concretas y efectivas que nos protejan”.

La Asamblea Interterritorial de Trabajadoras de hogar y cuidados en lucha está formada por la Asociación de Trabajadoras del Hogar y Cuidados de Zaragoza, la Asociación de Empregadas de Fogar Xiara (Galiza), la Asociación Intercultural de Profesionales del Hogar y del Cuidado - AIPHYC (Valencia), la Asociación Mujeres Migrantes Diversas (Barcelona), la Asociación de Trabajadoras de Hogar de Granada, Mujeres que Crean (Madrid), el Observatorio Jeanneth Beltrán. Derechos en Empleo de Hogar y Cuidados (Madrid), la Plataforma por la Defensa de los Derechos de las Personas Trabajadoras de Hogar (Castellón), Territorio Doméstico (Madrid) y Trabajadoras No Domesticadas / Etxekotu Gabeko Emakume Langileak (Bilbao).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies