Mujer, joven, migrante y pobre: este es el perfil de quienes han perdido su empleo durante la pandemia

Por cada puesto de trabajo destruido, se han perdido 3,4 puestos de las ocupaciones con salarios más bajos, señalan desde Oxfam Intermon que apuntan que a nivel global las mujeres han perdido 800.000 millones en ingresos

empleo
Foto: National Cancer Institute (Unsplash).

La destrucción de empleo en el Estado español durante la pandemia se ha cebado con los colectivos más vulnerables y con menos ingresos, según denuncia Oxfam Intermón con motivo del Día Internacional de las personas trabajadoras que se celebra este sábado. Esos colectivos son las personas jóvenes y migrantes, las mujeres y quienes tienen los salarios más bajos.

“Las políticas públicas han logrado que se destruya menos empleo que en crisis anteriores gracias a medidas como los ERTE”, explica Liliana Marcos, responsable de políticas públicas de Oxfam Intermón, “pero eso no está evitando que aumente la desigualdad socioeconómica porque los peores efectos los sufren las personas pertenecientes a los sectores más desfavorecidos”.

Por cada empleo destruido en 2020, se han perdido 3,4 empleos de las ocupaciones profesionales peor pagadas. Por cada empleo destruido en una profesión técnica, se han perdido 17,2 puestos en ocupaciones elementales. "Esta es otra cara de la desigualdad del virus: la destrucción de empleo ha sido desproporcionada para aquellas personas que menos ingresaban”, dice Marcos.

En cuanto a la diferencia en el impacto en mujeres y hombres, la tasa de desempleo de las primeras ha aumentado en 2,6 puntos porcentuales mientras que la masculina se ha incrementado en 1,9 puntos. En febrero de 2021, la tasa de desempleo femenino se situaba en el 18,3 frente al 14,1 de la masculina. De todo el desempleo registrado durante el año 2020, el 55,67% corresponde a mujeres.

Así mismo, las personas más jóvenes son las que peor se están recuperando de la crisis provocada por la pandemia, según la ONG. Mientras que estamos a un punto porcentual de recuperar el número de afiliaciones a la seguridad social previo a la pandemia, entre las personas de 16 a 24 años la recuperación está aún a más de 11 puntos porcentuales. De las 200.000 afiliaciones a la seguridad social que faltan para que se recupere el nivel previo a la pandemia, 125.000 son de jóvenes.

En cuanto a trabajadoras y trabajadores migrantes, la caída de la ocupación duplica la de las personas de nacidas en el Estado.

Tras esta desigualdad se encuentra la precariedad a la que se enfrentan en mayor medida profesionales de baja remuneración, mujeres y jóvenes. En todos estos grupos la tasa de temporalidad supera la media, y los contratos temporales han sido precisamente los más afectados por la crisis económica. En 2020, la destrucción de empleos temporales ha superado en 2,4 veces la de contratos fijos.

Frente a esta situación, Oxfam Intermón pide maximizar los esfuerzos para evitar que los ERTE acaben en un mayor incremento del desempleo. “Hay que usar las reformas pactadas con la Unión Europa y los fondos de recuperación europeos para reducir la precariedad y para forjar un tejido productivo que conlleve la creación de empleo de calidad”, explica Liliana Marcos. “Las rentas laborales han de ser una pieza clave de la recuperación”.

Más allá de las medidas que se tomen en el mercado laboral, Oxfam Intermón recuerda que es necesario corregir la precaria situación fiscal e impositiva del Estado que recauda 4 puntos porcentuales menos que la media de la Unión Europa.

Las mujeres pierden también a nivel mundial

La crisis generada por la COVID-19 ha provocado que las mujeres de todo el mundo hayan perdido al menos 800.000 millones de dólares en ingresos en 2020. Esta cantidad equivale al PIB combinado de 98 Estados. El pasado año, a nivel mundial, las mujeres perdieron 64 millones de empleos; una pérdida del 5% en comparación con el 3,9% que se produjo entre la población activa masculina.

La ONG pide que los gobiernos aprovechen las medidas de recuperación para construir una economía más inclusiva y que priorice la protección social, los servicios públicos y una fiscalidad justa y progresiva, además del acceso universal y gratuito de toda la población mundial a la vacuna contra la COVID-19.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies