Movilizaciones para reclamar una Renta Básica de Emergencia "ante el desastre" del Ingreso Mínimo Vital

Desde la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad continúan defendiendo una Renta Básica de Emergencia que cumpla con la Carta Social Europea y su índice del umbral de la pobreza, y además, exigen que esta sea "un paso previo" a la implantación definitiva de la Renta Básica Universal (RBU), "incondicional, individual y suficiente [...]"

movilizaciones

"Vivimos tiempos llenos de incertidumbre, difíciles para la mayoría social de este país y del resto del mundo donde, espoleado por la oportunidad que crea la crisis, el poder financiero, económico y empresarial aumenta su presión y expolio sobre la parte de la sociedad no rica arrebatándole derechos y bienes, dejándonos tan desnudas y precarias que sólo nos queda pensar en sobrevivir y subsistir sin esperanzas de futuro". Así comienza el comunicado hecho público este martes por la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad en el que "ante el desastre" del Ingreso Mínimo Vital (IMV), reclama una movilización por la Renta Básica de Emergencia.

"Que dicha realidad sea subvertida depende, en primer lugar, de cómo la afrontan los gobiernos de cada territorio y de si son capaces de resistir las presiones que desde dicho poder se ejercen; en segundo lugar, está la respuesta ciudadana que debe ir en un sentido u otro dependiendo de las acciones que sus representantes realicen en favor o no de la mayoría social", continúa el documento.

Dentro del segundo ámbito -siguen explicando- se encuentran la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad y otros colectivos y plataformas (como el Frente Cívico Cinco Villas) que, "adelantándose a las medidas mediáticas y nada pragmáticas" del Gobierno español, vienen advirtiendo desde el principio de la crisis del COVID-19 que "las salidas propuestas por el ejecutivo resultan insuficientes (entre otras cosas por ser tremendamente condicionadas), ineficaces (por estar infradotadas presupuestariamente) y contraproducentes en la lucha contra la desigualdad y la pobreza". "Está siendo evidente el fracaso de gestión y de propuesta alternativa de quienes gobiernan las instituciones", matizan.

Desde este colectivo continúan defendiendo y reclamando una Renta Básica de Emergencia que cumpla con la Carta Social Europea y su índice del umbral de la pobreza, y además, exigen que esta sea "un paso previo" a la implantación definitiva de la Renta Básica Universal (RBU), "incondicional, individual y suficiente acompañada siempre de medidas estatales que favorezcan el reparto del trabajo asalariado y el refuerzo y consolidación del sistema de servicios públicos".

Pero mientras defienden la RBU, aseguran no poder abstraerse "de la realidad que vivimos y de la atención de quienes más lo necesitan". "Así que, si ponemos el foco sobre la medida estrella del gobierno más progresista de los últimos ochenta años, todos los nuevos datos que vamos conociendo sobre el IMV desde que fue aprobado hasta hoy son peores que los anteriores. Después de tres meses las cifras no mienten y nos reafirman en lo que, como hemos dicho ya, advertíamos hace tiempo", recalcan.

"Colapso" del sistema estatal de la Seguridad Social

Veamos algún ejemplo. De más de 700.000 solicitudes presentadas tan solo se han resuelto 32.629, el 4,57%, y de estas solamente el 12,7% han sido favorables, lo que significa que han sido aprobadas el 0,58% del total presentadas (poco más de 4.000). Conviene recordar que los poco más de 74.000 expedientes del IMV que se aprobaron de oficio para las familias con derecho a prestación por hijo o hija deberán ser esta vez solicitados por las perceptoras en breve plazo si desean seguir percibiéndolos.

Destacan también que el "colapso" del sistema estatal de la Seguridad Social "es más que evidente a pesar de que no se proporcionen datos oficiales". "A la dificultad de la presentación de solicitudes telemáticas se suman las largas colas de espera para que las personas sean atendidas presencialmente gracias a la complejidad del formulario de solicitud, los documentos exigidos en su presentación y la brecha digital existente para las personas que más lo necesitan", apuntan. Para este colectivo, "otra consecuencia terrible de este colapso es el hecho de que el acceso a otras prestaciones como por ejemplo el subsidio por desempleo y la gestión de las nuevas pensiones se encuentra en situación de parada creando aún más sufrimiento innecesario".

El decreto del IMV que pasó el trámite parlamentario y ahora debe convertirse en ley y norma con las modificaciones y propuestas de los diferentes grupos políticos que componen el Congreso español, no era -para este colectivo- "muy claro" con el papel de otros operadores necesarios para que este fuera efectivo, como las rentas mínimas de los territorios y su relación con el IMV y el trabajo a desarrollar por los servicios de empleo y los servicios sociales de los entes locales. "La descoordinación y la improvisación institucionales son más que evidentes", apostillan.

"El tiempo pasa y las necesidades de las personas se agravan. A quienes se encuentran ya en situación de extrema pobreza se les van sumando cada vez más personas y muchas otras se encontrarán pronto en riesgo de exclusión. Si la situación anterior a la crisis del COVID-19 resultaba insostenible, ¿cómo calificaríamos la actual?", se preguntan.

Exigencias y movilizaciones en el horizonte

Desde Marea Básica contra el Paro y la Precariedad se ven "conminados" a seguir denunciando "la ineficacia e insuficiencia" del IMV "y del resto de medidas que las diferentes administraciones del Estado han llevado a cabo durante los últimos meses para paliar la crisis social y económica".

Por esta razón exigen la implantación urgente de la Renta Básica de Emergencia en los términos propuestos por Marea Básica contra el Paro y la Precariedad y Red Renta Básica. Mientras la exigencia anterior llega, reclaman que el ejecutivo "cumpla su palabra y aborde la resolución y pago inmediato del IMV a las 850.000 familias que según su campaña mediática cubriría dicha renta mínima y que las Comunidades Autónomas complementen el IMV hasta lo establecido en la Carta Social Europea. Nadie por debajo del umbral de la pobreza".

También reclaman "el pago inmediato de todos los ERTE, subsidios y prestaciones sociales que se encuentra sin realizar; la derogación de las reformas laborales y la elaboración de una nueva ley que entre otras medidas sociales fomente la reducción de la jornada laboral, el reparto del trabajo asalariado y la publicación de nueva oferta de empleo público que refuerce sanidad, educación y el resto de servicios públicos necesarios para asegurar una vida digna a toda la población".

Y por último, demandan "la regularización de todas las personas migrantes que viven, trabajan y sueñan en nuestro país reconociendo de manera efectiva sus derechos universales; y la paralización inmediata de todos los desahucios por impago de hipoteca o alquiler sin alternativa habitacional".

Llamamiento a la movilización "pacífica, cívica y responsable de la sociedad civil"

Para este colectivo, la salida a la crisis "debe ser solidaria, justa y equitativa si de verdad no se quiere dejar a nadie atrás y por lo visto en los últimos meses poco o nada se va hacer desde el ámbito institucional".

Es por esto que desde Marea Básica contra el Paro y la Precariedad creen que "urge organizarse y hacer un llamamiento a la movilización pacífica, cívica y responsable de la sociedad civil". Así que coincidiendo con la semana internacional en favor de la RBU se movilizarán "de manera descentralizada" y en la mayoría de territorios del Estado español el próximo día 15 de septiembre para reclamar, "ante el desastre del IMV", una Renta Básica de Emergencia.

A su juicio, resulta necesario conformar "ese contra-poder ético y cívico que haga frente a las presiones que el poder financiero, económico y empresarial ejerce sin ningún pudor sobre todos nuestros representantes políticos e institucionales".

"Nada nos será regalado, cada centímetro de avance en la lucha por la conquista de nuestros derechos universales necesita del esfuerzo, el compromiso y la generosidad colectiva de todas nosotras. Solas no podemos, juntas sí. Ha llegado de nuevo la hora, pongámonos en marcha", finaliza el comunicado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies