Misma empresa, mismos megavatios y misma sede social: denuncian la fragmentación en las centrales eólicas de La Puebla de Albortón y Fuendetodos

Los grupos ecologistas entienden que en ambos casos se ha producido un artificioso e indebido fraccionamiento de proyectos de generación eléctrica

El presidente de Aragón Javier Lambán saludando al presidente de Forestalia Fernando Samper Rivas
El presidente de Aragón Javier Lambán saludando al presidente de Forestalia Fernando Samper Rivas | Foto: DGA.

La Asociación Naturalista de Aragón ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón han presentado recursos ante el Gobierno de Aragón contra las centrales eólicas Canteras I y Canteras II promovidas por Repsol en los términos de La Puebla de Albortón y Fuendetodos así como contra las centrales eólicas de María I y María II promovidas por Forestalia en el término de Fuendetodos.

Estas asociaciones estiman que se ha producido una fragmentación indebida con proyectos por debajo de 50 MW de potencia para evitar que sea el Ministerio de Transición Ecológica el que realice la evaluación ambiental de dichos proyectos y que sea el INAGA el que la haga. Además en cada caso comparten línea de evacuación, subestación transformadora y verterían a un mismo punto de conexión.

Los proyectos Canteras I y Canteras II suponen un caso de fragmentación indebida al diseñarse originariamente con una potencia de 49,5 MW por debajo del límite de los 50 MW a pesar de que ambas centrales se encuentran contiguas como se aprecia en el mapa.

Además se adscribieron inicialmente como pertenecientes al grupo Forestalia Renovables que presentó numerosos proyectos con denominación común Las Majas y numeración correlativa- pertenecen actualmente también a un mismo promotor -REPSOL- y aunque el nombre de la empresa vehicular sea ligeramente diferente, tanto Desarrollo Eólico las Majas XIV SL y Desarrollo Eólico las Majas XV SL comparten domicilio social en Campus Repsol en C/ Méndez Álvaro 44 del 28045 de Madrid y correo electrónico de contacto en raquel.delamaza@repsol.com.

Los proyectos María I y María II suponen un caso de fragmentación indebida al diseñarse con una potencia de 49,4 MW por debajo del límite de los 50 MW a pesar de que de nuevo, ambas centrales se encuentran contiguas. De igual manera evacúan a la misma SET y las dos centrales se proyectaron con una potencia de 49,4 MW.

También pertenecen al grupo Forestalia Renovables que presentó numerosos proyectos en la zona aunque el nombre actual de las empresas vehiculares sea diferente Copersam White, SL (antes Desarrollo Eólico Las majas XI) y Energía Inagotable del Proyecto de Albortón, SL (antes Fuerzas Energéticas del Sur de Europa 3), ambas poseen el mismo domicilio a efectos de notificación en C/Coso 33 de Zaragoza y ambas el mismo domicilio social en C/Ortega y Gasset 20, 2ª planta  del 28006 de Madrid como refieren las asociaciones ecologistas en los recursos.

Esta misma pertenencia también se aprecia en las portadas de ambos proyectos técnicos y han sido redactados por el mismo equipo técnico como documentan. Las resoluciones de INAGA con las declaraciones de impacto ambiental (DIA) se publican en el mismo BOA nº 174 de 7 de septiembre de 2022.

Los grupos ecologistas entienden que en ambos casos se ha producido un artificioso e indebido fraccionamiento de proyectos de generación eléctrica y sus líneas de evacuación de tal manera que se infringe el principio de competencia y se compromete la adecuada evaluación de sus repercusiones ambientales y se minusvaloran sus impactos acumulativos y sinérgicos sobre los recursos naturales.

El Gobierno de Aragón estaría arrogándose la competencia sobre los referidos expedientes de autorización sin inhibirse en favor de la Administración General del Estado por cuanto se está tramitando de manera artificiosa e indebida en cada caso el proyecto fragmentado en dos diferentes proyectos de potencia instalada inferior a 50 MW.

En efecto, y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 3.13 y 53.1 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico Corresponde a la Administración General del Estado la competencia para autorizar las "Instalaciones peninsulares de producción de energía eléctrica, incluyendo sus infraestructuras de evacuación, de potencia eléctrica instalada superior a 50 MW eléctricos, instalaciones de transporte primario peninsular y acometidas de tensión igual o superior a 380 kV".

Además las asociaciones ecologistas alegan en sus recursos el impacto negativo que tendrían sobre especies catalogadas en peligro de extinción como el rocín o alondra ricotí y el águila perdicera y sobre aves y quirópteros en general.

Estas asociaciones alegan que el rocín es muy escaso y muy sensible a la alteración de su entorno y que la ciencia confirma que sus poblaciones decaen y desaparecen en un radio de 4,5 km de parques eólicos y en ningún caso se respeta esa distancia en las centrales recurridas. Además se añade la mortalidad directa de ejemplares como el reciente caso del ejemplar hallado en el parque eólico Sierra Costera en Fuentes Calientes explotado por Enel Green Power/Endesa.

Igualmente el águila perdicera está teniendo bajas en parques eólicos y en las líneas de alta tensión, como el reciente caso del joven radiomarcado en el programa Aquila a-Life abatido en el parque eólico San Francisco de Borja entre Borja y Fréscano de Enel Green Power;  o el ejemplar que murió en Moyuela el pasado año bajo la línea que parte de la subestación del PE Las Majas VII D operado por Repsol, siendo dicho ejemplar uno de los liberados en el programa de cría en cautividad que la propia Repsol -junto al Gobierno de Aragón y Grefa- desarrolla en Sierra de Guara dentro de las medidas compensatorias de los efectos nocivos de sus centrales eólicas del clúster Aguasvivas, pertenecientes al proyecto Delta I.

Ansar y Amigos de la Tierra alegan, además, la saturación de parques eólicos en la comarca y la inaceptable siniestralidad que causan. Así los datos públicos del plan de vigilancia del parque eólico Loma Gorda en Fuendetodos operado por Tauste Energía Distribuida SL -muy próximo a los citados María I y II y a Canteras I y II- arrojan en 2022 una ratio de 18,69 bajas por aerogenerador/año, que con los siete existentes suponen 130,83 bajas para la central y por tanto 5,5 bajas/MW año; bajas a las que habría que sumar los siniestros en el tendido eléctrico de evacuación y en la subestación transformadora.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies