El INAGA pone en peligro al rocín al permitir las centrales eólicas de Fuendetodos y la Puebla de Albortón

El INAGA ha modificado las Declaraciones de Impacto Ambiental de las centrales eólicas María I y II en Fuendetodos y la Puebla de Albortón, condenando a la extinción al rocín aragonés

rocín birding
Rocín en su hábitat. Foto: Amigos de la Tierra

La alondra ricotí, conocida en Aragón como rocín, es un ave esteparia excepcional y una rareza en Europa. Lamentablemente, la probabilidad de extinción de esta especie en los próximos 20 años es del 89,7%.

De hecho, se ha catalogado como especie en Peligro de Extinción en Situación Crítica en el proyecto de orden del Ministerio de Medio Ambiente de mayo de este año. Aragón acoge a casi la mitad de la población europea, por lo que el papel de su Gobierno es esencial para la supervivencia de la especie.

El mayor peligro que amenaza a las poblaciones aragonesas de rocín son los innumerables proyectos de centrales eólicas planificadas sobre sus hábitats. El mejor conocimiento científico disponible evidencia una correlación entre la implantación de centrales eólicas y la extinción de poblaciones de rocín en un radio inferior a los 4-5 km de distancia.

Esta evidencia empírica ha sido aducida en diversas ocasiones por el INAGA (Instituto Aragonés de Gestión Ambiental) en Declaraciones de Impacto Ambiental negativas de centrales eólicas, recuerdan desde la Plataforma a favor de la paisajes de Teruel.

El 7 de septiembre aparecieron publicadas en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) las Declaraciones de Impacto Ambiental positivas de las centrales eólicas María I y II en Fuendetodos y la Puebla de Albortón.

En el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental, tal y como se refleja en la propia resolución, se constató la presencia de una población de rocín a menos de 1 km de las centrales y un área crítica definida por el propio Gobierno de Aragón para la supervivencia de la misma a 77 m, y que resulta atravesada por un vial de acceso.

En las resoluciones de las centrales María I y II el INAGA se conforma con mantener una salvaguarda de 1 km, lo que significa que ha rebajado el criterio de 4-5 km de distancia mínima establecido en base al mejor conocimiento científico disponible.

“Cabe preguntarse si nos encontramos ante el resultado de los cambios que se han operado en el reparto competencial dentro del INAGA, donde técnicos cualificados responsables de elaborar y proponer DIAs de proyectos de energías renovables, que tenían en consideración criterios científicos, han sido relevados de esa función”, señalan desde la asociación.

Así pues, el INAGA se contradice respecto a resoluciones anteriores y resuelve en contra de la evidencia científica al permitir las centrales a una distancia que, según la experiencia, causarían muy probablemente la desaparición de la población de rocín afectada. En otras palabras, el INAGA, y por ende el Gobierno de Aragón, “están contribuyendo de una manera directa y eficaz en la extinción de una especie”, sentencia la plataforma turolense.

Son hechos “gravísimos” porque suponen “una dejación de las responsabilidades” del Gobierno de Aragón en materia medioambiental y quebrantan la legislación de Evaluación de Impacto Ambiental.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies