Ecología

Miles de aves al año son abatidas por los aerogeneradores de los Parques Eólicos de Aragón

Desastres como éste, por colisión de las aves con las palas de los aerogeneradores, son habituales en los parques eólicos aragoneses, ante la total pasividad del Gobierno de Aragón, el cual viene otorgando, además, "con gran permisividad" licencias a promotores eólicos y fotovoltaicos, según varias organizaciones medioambientales
| 4 febrero, 2020 12.02
Miles de aves al año son abatidas por los aerogeneradores de los Parques Eólicos de Aragón
PE Rabosera. Foto: Grupo Local SEO - Zaragoza.

A principios de diciembre pasado, naturalistas aragoneses hallaron cinco buitres leonados abatidos bajo los aerogeneradores del Parque Eólico Rabosera entre los términos de Sierra de Luna y Marracos. El siniestro circuló por las redes sociales acentuándose la indignación por la tardanza con la que los cadáveres fueron retirados.

Desastres como éste, por colisión de las aves con las palas de los aerogeneradores, son habituales en los parques eólicos aragoneses, ante la total pasividad del Gobierno de Aragón, el cual viene otorgando, además, con gran permisividad licencias a promotores eólicos y fotovoltaicos para invadir de instalaciones el medio natural, según denuncian desde organizaciones medioambientales como Amigos de la Tierra, Seo BirdLife, Ansar, el Fondo Natural y Ecologistas en Acción.

El PE Rabosera comenzó a funcionar en 2005 y consta de 19 turbinas eólicas Neg Micon NM 82/1500 (1 500 kW de potencia y 82 m de diámetro). No es la primera vez que un siniestro de estas dimensiones sucede en ese parque y, como se ve, sin que se haya tomado ningún tipo de medidas.

Los parques eólicos de Aragón están sometidos a un seguimiento obligatorio en sus primeros años para determinar la siniestralidad. Una vez concluida la obligatoriedad nadie se ocupa de continuar con el seguimiento y cuantificar las bajas y ni siquiera de retirar los cadáveres. Sólo se registran los cadáveres que accidentalmente encuentran pastores, ciclistas o excursionistas. Dado que la tasa de desaparición de los cadáveres es muy alta por la acción de los carroñeros, los restos que se encuentran –los de mayor tamaño y los menos apetecibles- sólo son una mínima parte de las bajas reales, que se estiman anualmente, en Aragón en varios miles de ejemplares de aves y murciélagos, lo que implica una permanente pérdida de biodiversidad.

Por otra parte, los datos de siniestralidad recogidos en los años de seguimiento, tampoco se procesan para establecer medidas para impedirla o minimizarla como se recoge en el condicionado de las autorizaciones, ni para cuantificar los efectos a largo plazo de esa siniestralidad sobre las poblaciones de aves y quirópteros.

“La mortalidad de fauna, aves y quirópteros, en los parques eólicos no sólo es escandalosa por quedar encubierta por las prerrogativas que tienen las energías renovables, sino que es muy elevada y puede estar poniendo en peligro la viabilidad de las poblaciones de algunas especies”, denuncian desde las organizaciones medioambientalistas.

Asimismo, el PE Rabosera es uno de los señalados por los científicos como peligroso por estar dentro del radio de 15 km del dormidero comunal de buitre leonado y alimoche de la Sierra de Luna, en cuyas inmediaciones se han autorizado las controvertidas instalaciones eólicas del complejo Monlora.

Las organizaciones ecologistas solicitan al Gobierno de Aragón un seguimiento sistemático y riguroso de la siniestralidad de los aerogeneradores instalados en Aragón durante toda su vida útil, como ya ocurre en alguna otra comunidad y la equipamiento de todos ellos con los medios técnicos más modernos y efectivos de protección activa de fauna voladora como los sistemas de detección, disuasión y parada.

Igualmente recuerdan que el Gobierno de Aragón es competente para demandar la exigencia de responsabilidad medioambiental a los gestores de los parques eólicos en aplicación de la Ley 26/2007 de Responsabilidad Ambiental ante la pérdida de biodiversidad que conllevan esas instalaciones.

4 febrero, 2020

Autor/Autora


Instagram
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR