Masacre de Melilla: "¿Quién retiró los cuerpos del territorio español?"

Esta pregunta es el foco de la cuestión, tras constatar una delegación de diputados y diputadas que los principales hechos ocurrieron en territorio español, contradiciendo la versión oficial. También han vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de crear una comisión de investigación en el Congreso y han pedido a Marlaska que "deje de escurrir el bulto".

Flores en Zaragoza en recuerdos de las víctimas de la masacre de Melilla. Foto: Iker G. Izagirre (AraInfo)

Ocho diputados y diputadas de Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, PNV, PP y PSOE, integrantes de la comisión de interior del Congreso español, viajaron este lunes a Melilla para tratar de saber qué paso en la valla fronteriza durante los trágicos hechos ocurridos el pasado 24 de junio en el paso entre Nador y la ciudad autónoma, en la que murieron, al menos, 23 personas —37, según la ONG Caminando Fronteras—, decenas resultaron heridas, 77 desaparecidas —según la Asociación Marroquí de Derechos Humanos— y se produjeron 470 devoluciones en caliente —según un informe del Defensor del Pueblo—.

El viaje llegaba tras la reciente emisión de un reportaje de la BBC, titulado "Death on the Border" en el que se denuncia: "Así miraba España cómo decenas de personas morían aplastadas en su frontera". Un reportaje que contradice la versión oficial del Gobierno español y asegura que la Policía española vio y no impidió que decenas de personas murieran y que la avalancha ocurrida en la valla dejó cuerpos en el lado español. La BBC obtuvo imágenes filmadas desde el lado español, las cuales muestran a decenas de policías marroquíes caminando por el paso fronterizo de Barrio Chino llevándose cadáveres de personas que ya estaban dentro del Estado español. Estas grabaciones muestran que algunas personas fueron golpeadas por las autoridades marroquíes bajo la mirada de la Guardia Civil española.

A pesar de estar autorizada la visita por el Ministerio español del Interior, las y los diputados han tenido que hacer frente al veto inicial de la comandancia de la Guardia Civil. Finalmente, la delegación ha podido visionar parte de los vídeos que el Instituto armado envió a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo. Unos videos grabados desde un dron, un helicóptero y las cámaras fijas del perímetro fronterizo, aunque Interior no ha entregado la totalidad del minutaje. El ministro Fernando Grande-Marlaska ha asegurado que las imágenes se mostrarán al completo a todos los grupos parlamentarios en la comisión del Congreso a puerta cerrada. Sin embargo, no se podrán ver las imágenes de las cámaras interiores del paso fronterizo de Barrio Chino, puesto que la delegación también ha podido constatar que estaban apagadas el día de los hechos "al no estar el control operativo". Cabe resaltar que el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, había asegurado que su Gobierno "no tiene nada que ocultar" sobre lo sucedido en Melilla.

Además, la comandancia ha confirmado a la delegación el uso masivo de material antidisturbios desde el lado español de la frontera el 24 de junio por parte de la Guardia Civil. En concreto: 86 botes lacrimógenos, 28 botes de humo, 65 pelotas de goma, 41 aerosoles de pimienta y 12 de otro tipo, y disparó 270 salvas. A esto se suma el material empleado por las fuerzas de Marruecos, incluidos los palos y las piedras que lanzaron los gendarmes marroquíes.

"No hay dudas, los hechos principales ocurrieron en territorio español"

Tras ver los videos y recorrer al paso fronterizo de Barrio Chino —donde sucedió casi todo aquel 24 de junio—, Iñarritu ha declarado que "no hay dudas, los hechos principales ocurrieron en territorio español. El documental de la BBC estaba en lo correcto". En la misma línea se ha expresado desde Melilla el portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso, Enrique Santiago: "No hay duda que la avalancha que produjo las muertes y los heridos más graves se produjo en instalaciones de la frontera española, en el edificio de la Aduana española, en un espacio bajo clarísimo control de la autoridad española y bajo competencia española".

En este punto, según informa Naiz, Iñarritu ha criticado a Grande-Marlaska por el "invento" de hablar de ‘zona de nadie’ cuando en el Congreso situó el incidente entre Nador y Melilla. "No hablamos de la zona de tránsito o de lo que incluso el ministro del Interior llamaba zona de nadie, sino en territorio bajo control español", ha denunciado Iñarritu. Por eso ha pedido al ministro de Interior que "deje de escurrir el bulto", ya que en los vídeos que han podido ver "aparecían varios de los cuerpos inertes, o sea, heridos o muertos". De este modo, el diputado de EH Bildu ha sostenido que el foco está en "quién permitió y por qué la entrada de agentes marroquíes en territorio español", así como "quién retiró los cuerpos y los heridos que se produjeron en territorio español".

Tras finalizar la visita, tanto Santiago, Iñarritu como la parlamentaria de ERC, María Carvalho Dantas, ha coincidido en que "la necesidad de la comisión de investigación es evidente". "Urge crear una comisión de investigación en el Congreso para esclarecer la tragedia de Melilla, la mayor de las últimas décadas. Se debe aclarar la intervención de la Policía española. Queremos conocer quién permitió y por qué la entrada de agentes marroquíes. El PSOE debería hacer una labor de responsabilidad y transparencia apoyando nuestra petición, como hizo con el Tarajal", ha zanjado Iñarritu.

Mientras se realizaba la visita, un Grande Marlaska cada vez más acorralado ha vuelto a defender que los agentes de la Guardia Civil actuaron "con toda la legalidad y proporcionalidad necesaria que los acontecimientos requerían", y ha asegurado, en un acto en Cuenca, que "no hubo ningún muerto en territorio español".

116 organizaciones reclaman justicia y el esclarecimiento del caso

Según informa El Salto, coincidiendo con la visita de esta delegación a Melilla, 116 organizaciones han entregado una carta con una serie de solicitudes para el esclarecimiento y reclamar justicia en el caso. ONGs como CEAR, Save The Children o la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía denuncian cómo aquel día "700 personas se quedaron encerradas" en la zona de Barrio Chino "lo que provocó muertes por sofocamiento sin que las autoridades españolas facilitaran asistencia médica. Además, se constató la actuación de agentes marroquíes en territorio español, ejecutando devoluciones sumarias y el uso ilegítimo y desproporcionado de la fuerza".

Las ONGs también insisten en la denuncia de que aquel día se produjeron devoluciones en caliente —470 según constató el Defensor del Pueblo el pasado 14 de octubre—en contra de la garantía de no devolución de personas en situación de vulnerabilidad o con necesidades de protección que está contemplada en la legislación estatal e internacional.

Las entidades firmantes han exigido cuatro medidas a los grupos presentes en Melilla. Una de ellas atiende a las obligaciones internacionales respecto a la búsqueda de personas desaparecidas. También reclaman la apertura de una comisión de investigación en el Congreso, rechazada en septiembre por el PSOE, una medida que ha sido retomada el pasado 3 de noviembre tras la publicación del documental de la BBC; y que se dirima qué influencia tuvo en el resultado de muertes "tanto el uso de material antidisturbios por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad españolas (...) como la inacción de las autoridades para realizar tareas de rescate". Por último piden que de esa investigación parlamentaria salgan medidas para la depuración de responsabilidades, la reparación a las víctimas y la garantía de no repetición.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies