Los coches de gas, catalogados como ECO, contaminan tanto como la gasolina o el diesel

La Federación T&E publica un informe que recoge las últimas evidencias científicas y estudios técnicos de que los coches GNC emiten partículas nocivas. Ecodes y Ecologistas en Acción demandan la retirada de todas las ventajas e incentivos de las que disfrutan estos vehículos.

gas
Foto: SOCMIA Fotografía (Unsplash).

Los últimos datos científicos han desacreditado las afirmaciones de que los automóviles a Gas Natural Comprimido (GNC) no contaminan el aire con partículas tóxicas. Es lo que se desprende de un informe publicado por la federación europea Transport & Environment, de la que forman parte Ecodes y Ecologistas en Acción.

Al contrario de lo que afirma la industria automovilística y gasista, los vehículos propulsados por gas liberan grandes cantidades de partículas contaminantes y peligrosas asociadas con el cáncer, el alzheimer y enfermedades cardíacas y respiratorias, según este informe de Transport & Environment, donde se recopilan los estudios científicos y técnicos más recientes.

Sin embargo, en el Estado español estos vehículos llevan una etiqueta ECO que les da acceso privilegiado a las Zonas de Bajas Emisiones impulsadas en algunas ciudades y que el anteproyecto de ley de cambio climático prevé hacer obligatorio antes de 2023. Además, algunos territorios ofrecen incluso subvenciones para su compra y muchos ayuntamientos les conceden descuentos en el pago del impuesto de circulación.

gas
Distintivos según las emisiones. Foto: DGT.

En cinco pruebas de laboratorio efectuadas, los automóviles de GNC emitieron entre 9 mil millones y 900 mil millones de partículas por km, según se recoge en el informe que también analiza furgonetas de gas, camiones y autobuses. Otro aspecto destacado del documento es que los vehículos a gas emiten un número especialmente grande de partículas ultrafinas, consideradas como las más dañinas para la salud humana ya que penetran profundamente en el cuerpo. Se han relacionado con el cáncer cerebral.

“La legislación sobre emisiones de partículas se está mostrando insuficiente ya que, al contrario de lo que sucede con los vehículos diésel y gasolina, no existe regulación del número de partículas (PM) para los vehículos de gas”, señalan desde Ecologistas en Acción.

Isabell Büschel, directora de T&E España, ha declarado: "La industria del gas convenció a los legisladores de que los vehículos a GNC eran la solución a nuestros problemas de calidad del aire, pero en realidad son cualquier cosa menos vehículos de bajas emisiones. Arrojan partículas tóxicas como cualquier otro motor de combustibles fósiles y deberían estar prohibidos en las zonas de bajas emisiones de nuestras ciudades. El compromiso de España con la neutralidad de carbono erosiona cualquier justificación para mantener tanto los incentivos fiscales como los incentivos a la compra".

Los vehículos que funcionan con GNC también liberan grandes cantidades de amoníaco que, a su vez, contribuye a la contaminación por partículas. Las pruebas en carretera sobre el último estándar de automóviles y camiones de GNC encontraron que pueden emitir hasta 20 mg/km y 66 mg/km de amoníaco respectivamente. Pero en la actualidad los automóviles y las furgonetas no están sujetos a un límite de emisión de amoníaco.

Tampoco el biometano es una alternativa libre de emisiones para el transporte. Como el gas fósil y el biometano son químicamente muy similares, el uso de biogás no producirá una disminución significativa de emisiones de partículas ni de otros contaminantes como NOx (óxidos de nitrógeno). Por tanto, incluso si funcionan con biometano, los vehículos a gas emiten contaminantes.

Además, recuerdan que no hay suficientes materias primas sostenibles de biogás/biometano (producido a partir de desechos, residuos) en la UE para satisfacer la demanda energética del transporte de la UE. “Incluso explotando todo el potencial de las materias primas sostenibles, el biometano sostenible solo podría cubrir 6,2 o 9,5 % de las necesidades de energía del transporte”, señalan desde la organización ecologista. En tercer lugar, en la práctica es imposible garantizar que los vehículos a gas realmente funcionen con biogás o biometano, ya que los dos combustibles son esencialmente intercambiables, explican.

Por tanto, según revela este informe el uso de gas fósil en los automóviles es tan nocivo para el clima como el uso de gasolina o diésel. Al tener en cuenta los efectos de la fuga de metano, un gas de efecto invernadero muy potente, el gas fósil podría aumentar las emisiones de GEI de los automóviles hasta en un 6 % o, en el mejor de los casos, disminuirlas en un máximo del 7 %.

Mónica Vidal, directora de políticas públicas y gobernanza climática en Ecodes ha matizado:  "Los coches a gas y otros vehículos a GNC no tienen beneficios para el clima y contaminan el aire que respiramos. Los gobiernos deben centrarse en el transporte sin emisiones y dejar de gastar dinero público en infraestructura de gas y exenciones de impuestos para el gas fósil".

Para Nuria Blázquez, coordinadora de transportes de Ecologistas en Acción, "esta evidencia también muestra la necesidad de cambiar las etiquetas de la DGT, ya que un coche contaminante no puede ser calificado como ECO".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies