Localizada una nueva fosa común de la Guerra de 1936 en el cementerio de Magallón

Presenta unas dimensiones de dos metros y medio de longitud por apenas un metro de anchura y acumula al menos los cuerpos de diez personas adultas y uno infantil. AFAAEM y ARICO solicita que quienes tuvieran familiares o ascendientes asesinados en el cementerio de Magallón, contacten con las asociaciones.

La nueva fosa común hallada en Magallón. Imagen: Javier Ruiz.

El pasado martes, 21 de septiembre, comenzaron las labores arqueológicas de localización y exhumación de una nueva fosa común de la Guerra de 1936 en el cementerio municipal de Magallón, promovidos por la Asociación de Familiares y Amigos de los Asesinados y Enterrados en Magallón (AFAAEM).

Ya en julio de este año se llevó a cabo una primera campaña de sondeos arqueológicos en el cementerio de Magallón, en la que se localizó la fosa común de la que ahora se está excavando y exhumando los cuerpos, financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón.

En el año 2009 un equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi localizó 22 fosas comunes e individuales en el cementerio de Magallón, donde se exhumaron 81 víctimas del franquismo que fueron asesinadas entre julio de 1936 y enero de 1937. Las víctimas procedían de hasta 18 localidades aragonesas (Agón, Ambel, Anyon, Borja, Bureta, Calcena, Frescano, Fuent de Xalón, Gallur, Litago, Los Fayos, Luceni, Magallón, Malexán, Mallén, Malón, Santa Cruz de Moncayo y Vera de Moncayo) y dos en Nafarroa (Cortes y Bunyuel). Actualmente, AFAAEM, junto al equipo técnico histórico-arqueológico de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO), sigue investigando con la finalidad de completar los trabajos de identificación genética aún pendientes, para lo que cuenta con una ayuda económica concedida en este sentido por la FEMP al Ayuntamiento de Magallón.

La nueva exhumación

La nueva fosa común localizada presenta unas dimensiones de dos metros y medio de longitud por apenas un metro de anchura. A pesar de su tamaño, en su interior se acumulan al menos los cuerpos de diez personas adultas y uno infantil, en los que hasta el momento no se observan evidencias ni óseas ni balísticas de muerte violenta por arma de fuego.

Aunque los datos aún son bastante preliminares debido a que se acaba de comenzar su documentación y exhumación, en varios cadáveres se han recuperado elementos de indumentaria o de pertrechos militares como botones de origen francés, botas, correajes, etc. que hacen sospechar a los investigadores que al menos parte de los cuerpos puedan corresponder a prisioneros de guerra del Ejército Popular de la República.

En base al tradicional método de enterramiento en los cementerios mediante zanjas paralelas entre sí ordenadas de manera cronológica, a priori esta fosa común ha de tener una fecha a partir de febrero 1939, es decir, en los momentos finales o inmediatamente tras la finalización de la Guerra en abril de 1939. No coincide pues con ninguno de los grupos de personas sacados de prisión para ser asesinados, ni con los listados de víctimas del franquismo recopilados por AFAAEM.

Trabajos arqueológicos en la fosa común. Imagen: Anabel Lapuente.

Hasta el momento se desconoce quiénes pueden ser las víctimas allí enterradas. Aunque se trabaja con varias hipótesis, podría tratarse de civiles y militares republicanos. En este sentido, el equipo responsable de los trabajos solicita que quienes tuvieran familiares que puedan encajar con estos datos o ascendientes asesinados en el cementerio de Magallón, contacten con las asociaciones a través del correo electrónico de Cristina Sánchez, miembro del equipo: cris27sm@gmail.com

La intervención es llevada a cabo por el equipo técnico que desde el año 2012. Ha trabajado en más de una treintena de intervenciones arqueológicas de localización y exhumación de fosas comunes de víctimas del franquismo y de combatientes en Aragón durante la Guerra de 1936 y la posguerra, dirigido por los arqueólogos Fco. Javier Ruiz Ruiz y José Ignacio Piedrafita Soler e integrado por la historiadora Cristina Sánchez Martínez, la antropóloga Miriam Gracia y la arqueóloga Ana Rubio.

Los trabajos han sido nuevamente promovidos por AFAAEM con la colaboración de ARICO y de otras personas voluntarias. La financiación necesaria para poder realizar estos complejos trabajos y estudios proviene de las ayudas que anualmente concede la Diputación Provincial de Zaragoza para trabajos de Recuperación de la Memoria Histórica. También se cuenta con la plena colaboración del Ayuntamiento de Magallón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies