#Altsasu  Mundo

Las acusaciones contra los jóvenes de Altsasu son desmontadas por las declaraciones de nuevos testigos

Este miércoles ha quedado vista para sentencia la vista de la apelación de las condenas contra los jóvenes de Altsasu. La resolución se conocerá en las próximas semanas o incluso meses. Las defensas han pedido la absolución tras las declaraciones de nuevos testigos que han desmentido la versión de las acusaciones. "Esto ha sido un montaje. Es el momento de terminar con esta injusticia y que nuestros hijos salgan a la calle", ha afirmado Bel Pozueta, una de las madres.
| 23 enero, 2019 15.01
Las acusaciones contra los jóvenes de Altsasu son desmontadas por las declaraciones de nuevos testigos
Familiares de los jovenes de Altsasu se han desplazado a Madrid para acudir a la vista en la AN. Foto: @Altsasugurasoak

La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional ha concluido en apenas tres horas, mucho antes de lo esperado, la revisión de la sentencia de los jóvenes de Altsasu, condenados a penas de entre 2 y 13 años de cárcel, las máximas por delitos de atentado a los agentes de autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas. Siete de ellos se encuentran en prisión, tres desde hace 800 días.

En la vista han declarado seis testigos de la defensa rechazados anteriormente. Según publica el periodista Martxelo Díaz en Naiz, los testigos propuestos por la defensa han destacado que ni Julen Goikoetxea ni Jon Ander Cob -condenados a nueve años de cárcel y actualmente en prisión- participaron en los incidentes del bar Koxka, como sostienen las acusaciones.

Incluso han afirmado que Cob ni siquiera estuvo presente en el Koxka, ya que tras ver un partido de pelota en el frontón Burunda estuvo en los bares Arkangoa y Gautxori, pero que no llegó al bar en el que se registraron los incidentes. Además, han subrayado que Oihan Arnanz -otro de los jóvenes alsasuarras condenados y en prisión desde hace 800 días- no salió a la calle desde este bar tras el incidente, por lo que no pudo participar en los golpes que el teniente recibió en el exterior del establecimiento, apunta Naiz.

Todos los testimonios aceptados por la Sala de Apelación han ido en la misma línea, incluido el de una joven que se ha presentado como amiga de María José N.C., la novia del teniente de la Guardia Civil que estuvo en la pelea. La testigo ha querido dejar claro que no vio a Julen Goikoetxea pegar a nadie ni empujar, aunque sí estuvo en el bar, y que a Jon Ander Cob no le vio por allí.

Esta testigo ha asegurado que cuando todo se tranquilizó se marchó a casa y que al día siguiente envió un mensaje a María José para interesarse por su estado, pero ésta no le respondió. No ha vuelto a hablar con ella desde entonces, ha añadido.

Según han destacado las defensas de los acusados, esta declaración ha ido en la misma línea de la que ya prestó otro testigo durante el juicio del año pasado, Kennett Paulette, quien también dijo ser amigo de la joven.

La abogada de la defensa, Eva Gimbernat, ha subrayado que la sentencia se ha basado «en los testimonios de las víctimas y se han obviado las declaraciones de los testigos». Otro de los abogados de la defensa, ha considerado acreditada «la falta de credibilidad de los denunciantes».

Sin embargo, pese a las declaraciones de los nuevos testigos que desmienten la versión de las acusaciones, el fiscal ha intentado desacreditarlos señalando que son amigos de los acusados y que su declaración está viciada y ha pedido elevar las penas a las que fueron condenados los ocho jóvenes de Altsasu al considerar que fue «un acto terrorista».

«Es el momento de terminar con esta injusticia y que nuestros hijos salgan a la calle»

Las familias de los jóvenes de Altsasu han acudido a Madrid. Desde allí, Bel Pozueta, una de las madres, ha afirmado a EiTB: «Esto ha sido un montaje. Es el momento de terminar con esta injusticia y que nuestros hijos salgan a la calle».

Desde la plataforma de madres y padres de los jóvenes, Altsasu Gurasoak, han criticado: «Las nuevas informaciones aportadas siguen sin situar a ninguno de nuestros hijos en la trifulca y desmontan la versión de la ‘pelea multitudinaria’ de la que habla el fiscal».

La sentencia condenó a ocho jóvenes -Oihan Arnanz, Adur Ramirez de Alda, Jokin Unanumo (los tres en prisión desde hace 800 días), Iñaki Abad, Julen Goikoetxea, Aratz Urrizola, Jonan Cob (también en prisión) y Ainara Urkijo (la única de los ocho que se encuentra en libertad)- a penas de entre 2 y 13 años de cárcel, las máximas por delitos de atentado a los agentes de autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

Madres y padres de Altsasu participaron este sábado en un acto en Zaragoza para «poner luz sobre la oscura versión oficial». Ante un patio de butacas lleno y un centenar de personas en la puerta sin poder entrar, desgranaron los detalles del caso y dejaron claro: «No pedimos impunidad, pedimos justicia y proporcionalidad«. No obstante, advirtieron que «no estamos en manos de la justicia, estamos en manos de la Audiencia Nacional”.

23 enero, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR