La plantilla de Ferroatlántica rechaza el preacuerdo alcanzado entre el comité y la empresa

Con un resultado de 73 votos en contra y 42 a favor ha finalizado la votación en la que la plantilla de Ferroatlántica del Cinca en Monzón ha rechazado el preacuerdo que habían alcanzado el comité de empresa y la dirección de la planta para la aplicación del ERE.

Movilización en Monzón en apoyo a las y los trabajadores de Ferroatlántica. Foto: CCOO

Este pasado jueves, la plantilla de trabajadores y trabajadoras de la instalación de Ferroatlántica del Cinca en Monzón -del grupo Ferroglobe, una de las marcas del polémico entramado de empresas del hispanomadrileño Grupo Villar Mir- ha rechazado el preacuerdo alcanzado entre el comité de empresa y la dirección para la aplicación del ERE planteado por la compañía, que supondrá el despido de 63 de las 140 personas que trabajan en la planta.

La asamblea de trabajadores y trabajadoras, tras la información aportada por los sindicatos con representación en el comité -UGT y CCOO- sobre los detalles del preacuerdo, lo rechazó en votación con 73 votos en contra -58% del total- y 42 a favor.

“Con artimañas, juegos sucios y cambios de cromos de empresarios sin escrúpulos como Juan Miguel Villar Mir, nos encontramos en la situación actual de la fábrica de Monzón con más de 130 trabajadores y trabajadoras que les proponen la reducción de plantilla y el posible cierre”, señalaban al comienzo del conflicto desde la CNT del Cinca.

El anuncio de la multinacional FerroGlobe de reducir la producción a 1,3 hornos y despedir a 63 trabajadores y trabajadoras, se ha enfrentaso al rechazo social y político y a la exigencia de reconsiderar sus planes de recortes.

La intransigencia y abuso de poder de Ferroatlántica, con beneficios consolidados en el primer trimistre, provocó la movilización de la plantilla que secundó una huelga contra el ERE con un 100% de seguimiento.

Ahora, los puestos de trabajo, y esta importante planta del tejido industrial de la Comarca del Cinca Medio, están en manos de la capacidad del Gobierno de Aragón para gestionar esta crisis. Con múltiples opciones: que pueden pasar desde ‘nacionalizar’ la factoría, hasta dejar que la empresa consolide su abuso de posición de poder y perpetre los despidos, o solicitar la devolución reotroactiva de las subvenciones concedidas a la empresa, o obligar a Ferroatlántica, empresa con importantes beneficios, a cumplir con su responsabilidad social y continuar con la planta de Monzón en producción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies