La pandemia eólica en Aragón: 75 nuevos aerogeneradores en una zona de importancia crítica para miles de aves protegidas

Milano real, avutarda, aguiluchos cenizo y pálido, cernícalo primilla, alimoche, grulla, buitre leonado, solo son algunas de las especies que la construcción de este parque eólico en el polígono Alera-Biota-Pinsoro-Rivas pondrá en serio peligro

aves
Zanja de cableado en zona de cultivo. Foto: Amigos de la Tierra.

Los proyectos de parques eólicos en Aragón, se extienden como una pandemia. Amigos de la Tierra y la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR) lo llevan advirtiendo durante años. No importa que la zona tenga grandes tesoros naturales o tengan concentraciones de aves importantes, “los parques eólicos tienen carta blanca para introducirse en los más recónditos lugares para segar la vida de miles de animales, la mayoría protegidos por la ley”.

Los datos que poseen estas asociaciones revelan una altísima mortalidad de aves y murciélagos en los parques eólicos y en los tendidos eléctricos de evacuación sin que el Gobierno de Aragón tome medidas para evitarla.

Recientemente Amigos de la Tierra y la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR) han tenido conocimiento de otro proyecto más. Consta de unos 75 aerogeneradores en el polígono Alera-Biota-Pinsoro-Rivas. Los valores naturales son incuestionables para estas asociaciones:

  • Milano real: zona de importancia crítica para la población reproductora e invernante. Existen varios dormideros en la zona de varios cientos.
  • Aves esteparias: área de importancia crítica con presencia de sisón, ganga ortega y ganga ibérica en las proximidades de Sádaba, especies que están en fuerte declive en Aragón y en todo el Estado español. Presencia también de avutarda, aguiluchos cenizo y pálido.
  • Dormideros de cernícalo primilla.
  • Alimoche. Área usada de forma intensa por individuos del dormidero de Sora y por reproductores de la ZEC, parque natural y reserva de la biosfera de Bardenas.
  • Grulla: Zona de paso e invernada de varios miles de individuos (casi 20.000 invernantes en 2019).
  • Buitre leonado. Uso intenso como zona de campeo y alimentación.
  • ZEPA Lagunas y Carrizales de las Cinco Villas. Movimientos de distintas especies de anátidas, limícolas y ardeidas, incluido el avetoro. Tiene obligación de demostrar que el proyecto no afecta a los valores naturales del espacio red natura 2000 (directiva hábitats).
  • ZEC, parque natural y reserva de la biosfera de Bardenas Reales de Nafarroa. Limita con el polígono donde se ubica el proyecto y al menos los alimoches de la ZEC usan el polígono del proyecto. Tienen obligación de demostrar que el proyecto no afecta a los valores naturales del espacio red natura 2000 (Directiva Hábitats).

“Con todos estos valores naturales, uno pensaría que un parque eólico no puede instalarse en esa zona, hay leyes que lo impedirían, pues bien. Buscan la manera de que cuele y al final nos encontramos con otro parque eólico en una zona natural, donde las especies más sensibles van desapareciendo y muriendo entre las aspas de sus molinos”, denuncian desde estas dos entidades.

Junto a ellas, se encuentra la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesosos que ha denunciado recientemente que en 6 meses han muerto por colisión o electrocución 162 aves en tendidos del norte del Alto Aragón.

Según los datos del Ministerio de Transición ecológica y Reto Demográfico perdemos 141 millones de euros al año en mortalidad de especies solo en tendidos eléctricos. Pero desde estas entidades advierten de que el Ministerio tendría que actualizar los datos y añadir la muerte que provocan los aerogeneradores.

También en 2019 la Fiscalía General del Estado comunicó a los Gobierno territoriales que la muerte de la avifauna en los tendidos es intolerable. Esta Fiscalía debería de hacer lo mismo con los parques eólicos, y exigir lo mismo que para los tendidos eléctricos.

Según los medios de comunicación especializados en la energía “a 31 de julio, de 2020 según los datos que ofrece Red Eléctrica, ya tienen permiso de acceso unos 128,6 GW, de los cuales casi 99 GW son de fotovoltaica y cerca de 30 GW serían de eólica”. Más de la actual capacidad eléctrica instalada en el Estado español. Desde ANSAR y Amigos de la Tierra reconocen que 113,8 GW ya han sido rechazados, “si no la cifra sería escandalosa”. Tanto proyecto con el permiso denegado se ha dado porque existe una altísima saturación en la actual red eléctrica española.

Esto que quiere decir, que el Estado español tiene energía de sobra, y aun con todo, existen proyectos de nuevos parques eólicos y centrales solares que no tendrán autorización para poder acceder a la red de electricidad, y la gran mayoría se instalarán en zonas naturales bien conservadas, zonas con alta biodiversidad y muchas de ellas no tendrán acceso a la red eléctrica, “pero eso sí, seguirán llenando el monte de cadáveres. Estas multinacionales de la energía con el beneplácito de la administración, tienen licencia para matar”, concluyen desde ANSAR y Amigos de la Tierra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies