La juventud se mueve por el clima

Alina y Anna son dos jóvenes austriacas que llegaron el día 30 de octubre a Zaragoza. Podrían pasar por dos turistas más, pero algo las diferencia. Primero que han llegado andando, algo que no es habitual en esta gran ciudad. Y segundo, que lo hacen con un objetivo muy concreto, el cambio climático.

La juventud se mueve por el clima
Foto: Carlos J López

Alina y Anna nos recuerdan algo la gesta que emprendimos hace un año desde Aragón para intentar cambiar las duras conciencias de los dirigentes mundiales en la COP26: la Marcha a Glasgow.

Forman parte del proyecto Climate Walk, que pretende recorrer 11.000 Km. andando o en bicicleta por 17 países europeos, durante 11 meses. Las personas caminantes, wanderers (excursionistas) se autodenominan, se han dividido en dos columnas.

El equipo Norte partió desde Cabo Norte, en Noruega, el 5 de junio de 2022 y ya ha recorrido Noruega, Suecia, Dinamarca y Alemania en dirección a los Países Bajos. El equipo Sur partió de Cabo de Roca en Portugal, el 1 de septiembre. Ambas se juntarán en Viena (Austria) en el mes de abril de 2023.

A diferencia de la Marcha a Glasgow, no hacen el mismo recorrido todas las personas, sino que se van turnando después de varias etapas. Tampoco andan todos los días, ni las etapas son tan extenuantes (la Marcha a Glasgow sólo duró un mes). Así, el equipo que recorrió Portugal durante 19 días dio el relevo al llegar a la frontera con España. Y aquí es donde aparecieron Alina y Anna, que desde Salamanca, pasando por Madrid, han tardado 25 días en llegar a Zaragoza. Ahora están en Tarrasa, camino de Barcelona. Desde allí tomarán la costa para llegar a Francia y a Italia, el equipo que les haga el relevo.

El proyecto tiene tres dimensiones. Una de investigación, para conocer cómo experimentan las personas el cambio climático y sus efectos biofísicos y socioculturales en función de la personalidad individual, de la cultura colectiva y del medioambiente en el que se desenvuelven. Pretenden captar historias, paisajes y prácticas en diferentes regiones europeas.

“Caminar es una forma básica de percibir la temporalidad y la espacialidad en el mundo ultrarrápido de hoy. Estar presente física y mentalmente permite una perspectiva única de las experiencias de las personas con el cambio climático (prefieren llamarlo climas cambiantes), al tiempo que se desvía de la forma hegemónica actual de viajar cada vez más lejos y más rápido”; reza su folleto divulgativo editado en castellano.

“El proyecto de investigación tiene como objetivo generar impacto mediante la recopilación de datos novedosos que atestiguan la urgencia del cambio climático. Pretende generar impacto académico mediante la recopilación de una gran cantidad de datos cualitativos y cuantitativos, abiertos para su uso en cualquier proyecto de investigación posterior. Estos datos no sólo proporcionarán las respuestas críticas para nuestro pensamiento, sino que al hacerlos de acceso público esperamos alentar a otros investigadores a hacer lo mismo”.

Otra dimensión es la educación. En cooperación con ayuntamientos, grupos locales de acción climática, escuelas y universidades, organizan talleres participativos donde las comunidades locales deliberan sobre los problemas derivados del cambio climático y sus posibles soluciones.

“La intención es impulsar la acción individual y colectiva a nivel local que apoyará y será respaldada por el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Por último, el proyecto de medios y arte tiene como objetivo extender el conocimiento académico generado en los proyectos de investigación y educación de lo local a lo global. Se basa en “crear podcasts, películas, blogs y obras de arte que comunicarán estas historias y experiencias de las personas que conocemos en el camino a una audiencia global con una narrativa atrayente sobre el cambio climático”.

La juventud se mueve por el clima
Foto: Carlos J López

“Este proyecto de medios y arte facilitará el impacto de los dos proyectos anteriores en la sensibilización pública sobre el cambio climático y los climas cambiantes a través de la serie episódica, así como el potencial para proyectos adicionales como podcasts, exhibiciones y proyecciones para educar a audiencias más amplias sobre el potencial para soluciones colaborativas. Esto también permitirá un impacto de seguimiento al representar las perspectivas regionales para las audiencias europeas y las perspectivas de la comunidad europea para las audiencias de la comunidad internacional, con el objetivo de forjar conexiones e inspirar futuras colaboraciones”.

Así que, a diferencia de la Marcha a Glasgow, no pretende influir sobre los gobiernos, sino sobre la población, al menos en primera instancia. Intuyen que la única posibilidad sea esta y más viendo como las COP fracasan una detrás de otra. No tienen ninguna fe en las conversaciones que se van a desarrollar, este año, en Egipto.

En Zaragoza fue imposible organizar algún tipo de acto, pero sí tuvimos una entrevista que nos permite soñar con una juventud que se está empoderando, que ya percibe que su futuro depende de su capacidad de organizarse y exigir cambios normativos y de comportamiento para que puedan disfrutar su vida en el planeta con un mínimo de salud, de bienestar y de justicia social. Como jóvenes comprenden que muchos jóvenes y científicos se lancen a acciones llamativas para centrar el foco de la información sobre las consecuencias del cambio climático para su generación y la reducción paulatina de posibilidades para implementar soluciones eficaces por dejar pasar el tiempo.

Saben que la quema de combustibles fósiles puede hacer inhabitable el planeta para su generación y también que los gobiernos tienen una fuerte inercia a no enfrentarse al problema, pero al mismo tiempo temen al gran reto que es cambiar totalmente el modo de vida actual, el que nos han impregnado en el cerebro a través de la publicidad empresarial y gubernamental o a través de las enseñanzas en las mismas escuelas infantiles, institutos o universidades.

Espero que su trabajo tenga éxito y pueda influir sobre el pensamiento europeo, uno de los más acomodados del planeta. Puedes seguir su periplo en su web, apoyar su proyecto o rellenar una encuesta para el estudio.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies