La falta de proyectos culturales aumenta la brecha social en los barrios

Tras la denuncia de los sectores culturales de Zaragoza del recorte de un millón de euros en el presupuesto municipal y la eliminación de líneas de ayuda para capítulos como la cultura comunitaria deberíamos recordar al Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza varios acuerdos que tanto a nivel mundial como estatal advierten de la necesidad de invertir en cultura

barrios
Harinera ZGZ. Foto: Colectivo Llámalo H

La política cultural es una herramienta fundamental para generar lugares de encuentro, diálogo, intercambio y conocimiento entre los diferentes sectores sociales que componen los barrios y la ciudad que no sólo busca intervenir en las relaciones socio-culturales, sino también remover ciertas dinámicas y mecanismos profundos de la desigualdad social.

La cultura comunitaria es un lugar de encuentro y desarrollo en los barrios, la creación de programas de actividades es una herramienta para favorecer a la ciudadanía, en igualdad de condiciones, del disfrute de la actividad cultural y los espacios públicos.

Crear espacios culturales atractivos para la cuidad y sus visitantes es más que necesario, pero lo es más todavía desarrollarlos en los barrios, acompañados del mantenimiento y mejora de las infraestructuras existentes e interviniendo de manera prioritaria en la dotación de más espacios públicos en los barrios más desfavorecidos.

Tras la denuncia de los sectores culturales de Zaragoza del recorte de un millón de euros en el presupuesto municipal y la eliminación de líneas de ayuda para capítulos como la cultura comunitaria, que engloba elementos de creatividad e integración para los sectores más desfavorecidos y la ciudadanía en general, deberíamos recordar al Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza varios acuerdos que tanto a nivel mundial como nacional advierten de la necesidad de invertir en cultura, que es invertir en futuro e igualdad.

Agenda 21 de la Cultura. Es el primer documento, con vocación mundial, que apuesta por establecer las bases de un compromiso de las ciudades y los gobiernos locales para el desarrollo cultural. La organización mundial Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) adoptó la Agenda 21 de la cultura como documento de referencia de sus programas en cultura y asumió un papel de coordinación del proceso posterior a su aprobación.

III Plan Director de la Cooperación Española 2009-2012. La dimensión cultural aparece, por un lado como uno de los sectores de intervención de la política para el desarrollo; por otro lado el respeto a la diversidad cultural se enmarca dentro de las prioridades horizontales a tener en cuenta en las acciones de desarrollo que se implementen.

Estrategia de Cultura y Desarrollo de la Cooperación Española. Tiene por objetivo “abrir un amplio campo de potencialidades a los actores de la cooperación, que permita avanzar hacia un tratamiento más preciso de las posibilidades de la cultura como una importante dimensión de la lucha de la pobreza y contra la exclusión social”.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies