La FADSP ante la ley orgánica de regulación de la Eutanasia

La aprobación por el Congreso de los Diputados de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia merece una serie de reflexiones desde la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica: Desde la FADSP venimos reclamando hace tiempo esta regulación y por lo tanto entendemos que constituye una buena noticia su aprobación por el Congreso, a la espera del trámite del Senado y su definitiva aprobación. La Ley supone un alivio para todas aquellas personas que no quieren verse sometidas a un sufrimiento innecesario cuando no tienen otra alternativa razonable a su enfermedad grave e incurable o …

FADSP eutanasia

La aprobación por el Congreso de los Diputados de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia merece una serie de reflexiones desde la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica:

Desde la FADSP venimos reclamando hace tiempo esta regulación y por lo tanto entendemos que constituye una buena noticia su aprobación por el Congreso, a la espera del trámite del Senado y su definitiva aprobación.

La Ley supone un alivio para todas aquellas personas que no quieren verse sometidas a un sufrimiento innecesario cuando no tienen otra alternativa razonable a su enfermedad grave e incurable o padecimiento grave, crónico e imposibilitante. Y por otro lado un reconocimiento del derecho a decidir que asiste a cada persona en relación con el hecho de cuándo, cómo y dónde  morir si nos encontramos ante procesos, como los ya referidos, causantes de sufrimiento y pérdida de calidad de vida. Por otro lado, la Ley no obliga a nadie y concede al profesional sanitario la posibilidad de ejercer su derecho a la objeción de conciencia.

Los cambios de la Ley durante su debate son más bien de matiz y responden sobre todo a criterios garantistas que son entendibles ante decisiones que por sus propias características son irreversibles.

En este sentido consideramos importante el que se garantice la información necesaria, así como el que se hayan acotado los plazos, aunque la ausencia de terminalidad debería de haberse recogido de una manera más clara.

La decisión del lugar donde debe practicarse la prestación tampoco esta claramente resuelta, y en todo caso deben de primarse las garantías sanitarias y la intimidad.

La objeción de conciencia, que entendemos debe garantizarse también, debería ser regulada de manera más detallada pues ha servido en algun caso del que hay experiencia (la regulación del aborto) para impedir su práctica en los centros públicos y entendemos que ello debería de garantizarse, en ambos casos (aborto y eutanasia).

En todo caso entendemos que la Ley debe de asegurar el acceso a la prestación de todas las personas que reúnan los requisitos establecidos, en todas las CCAA, y evitar las maniobras de dilación y/o entorpecimiento que es de esperar en alguna de ellas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies