La desescalada tendrá cuatro fases y la "nueva normalidad" llegaría, "en el mejor de los casos", a finales de junio

Pedro Sánchez ha desgranado el "plan de desescalada" aprobado por el Consejo de Ministros y Ministras, estructurado en cuatro fases, con una duración mínima cada una de dos semanas. Quincenalmente, Sanidad evaluará el cumplimiento de cuatro marcadores y decidirá el avance hacia las siguientes fases o no. Las medidas se aplicarán por "provincias o islas" y terminarán a finales de junio, si la evolución de la epidemia está controlada en todos los territorios. Será entonces, cuando se dé por recuperada la "nueva normalidad" que estará vigente "hasta que se encuentre una solución en forma de vacuna".

Sánchez en una de sus comparecencias. Foto: Moncloa

En comparecencia telemática desde Moncloa, Pedro Sánchez ha anunciado que la desescalada o transición a una "nueva normalidad", tras seis semanas de estado de alarma por la pandemia de COVID-19, será "gradual", "asimétrica" y "coordinada", es decir que Madrid seguirá al mando, en concreto el Ministerio de Sanidad. Además, volvió a incidir en la idea de que "puede haber retrocesos".

Se llevará a cabo en cada "provincia o isla", que son las unidades geográficas marcadas por el Gobierno para la desescalada, a ritmos distintos, según la evolución de la pandemia. La movilidad entre "provincias" no estará permitida durante la desescalada excepto en causas de fuerza mayor, como asuntos laborales o de salud. Hasta aquí, pocas novedades desde el anuncio que hizo el presidente del Gobierno español el pasado sábado.

Entre las principales novedades anunciadas este martes, Sánchez ha precisado que la desescalada se ha establecida en cuatro fases (cero, uno, dos y tres), y que cada de una de estas fases tendrá una duración mínima de dos semanas, según la evolución de la pandemia en cada territorio.

Así, la "nueva normalidad" de la que ha hablado, llegaría a finales de junio, "en el mejor de los casos", si la evolución de la epidemia está controlada en todos los territorios. En ese momento, "terminan las restricciones sociales y económicas, pero se mantiene la vigilancia epidemiológica, la capacidad reforzada del sistema sanitario y la autoprotección de la ciudadanía", ha precisado.

Para determinar el avance entre una fase y otra de la desescalada por "provincias" se han establecido cuatro marcadores, que serán públicos y se podrán consultar: capacidades estratégicas del sistema sanitario territorial -atención primaria, atención hospitalaria y situación de las UCIs-; situación epidemiológica de cada territorio -nivel de contagios-; implantación de medidas de protección colectiva en los espacios públicos, en el transporte y los comercios; y datos de movilidad y socioeconómicos de cada territorio.

Quincenalmente, siguiendo las recomendaciones de la OMS, Sanidad evaluará el cumplimiento de estos marcadores y decidirá el avance hacia las siguientes fases o no.

"Descenderemos en equipo, a distintas velocidades, pero de forma coordinada", ha precisado Sánchez para subrayar: "Estaremos en la 'nueva normalidad' si la epidemia está controlada en todos y cada uno de los territorios".

Asimismo, ha afirmado que se ha doblegado la curva de propagación de la epidemia, y ha destacado que las altas ya superan, "de forma sostenida", al número de nuevos contagios diarios. "Se empieza a vislumbrar el desenlace de la pandemia, que será la recompensa del gigantesco esfuerzo colectivo", ha remarcado.

No obstante, ha añadido que "el virus no se ha ido, sigue ahí al acecho, y continuará hasta que dispongamos de una vacuna o terapia efectiva, y falta tiempo para que eso llegue". En este sentido, Sánchez ha defendido que se pueden salvar vidas con "el comportamiento individual", así como proteger la vida propia.

Aunque ha reconocido que es "tremendamente consciente" del ansia de la ciudadanía por "recuperar el ritmo cotidiano", ha destacado que "entre la prudencia y el riesgo, el Gobierno de España va a elegir siempre la prudencia. Hemos aprendido una lección importante y es que nuestros alivios de hoy han sido conquistados con muchos sacrificios".

También ha recordado que "las conductas irresponsables" perjudican "al conjunto de la sociedad", una alusión clara a las personas adultas de cuyo grado de sentido común y responsabilidad depende el éxito de las medidas de "alivio".

Así son las cuatro fases de la desescalada

Sánchez ha confirmado que nos encontramos actualmente en la fase 0 o fase de preparación de la desescalada y que continuará el sábado 2 de mayo con el permiso para las y los adultos para salir a realizar actividad física individual y paseos con las personas con las que convivimos. Una medida de "alivio" del confinamiento que se suma a la establecida el pasado domingo por la que se permite a las y los menores de 14 años salir una hora diaria, en compañía de una persona adulta y en un radio de un kilómetro.

Dentro de esta fase 0, a partir del lunes 4 mayo se permitirá la reapertura de locales con actividades individuales, con cita previa y atención individual, como los restaurantes con servicio de comida para llevar a domicilio sin consumo en el local, y siempre siguiendo todas las medidas de sanidad y seguridad. Asimismo, se permitirá el entrenamiento individual de deportistas profesionales y personas federadas. Durante esta fase se realizará la señalización de todos los locales y negocios abiertos al público para pasar a la fase 1.

A partir de aquí, todo es elucubrar puesto que el detalle de cada medida se irá concretando mediante los anuncios oficiales que el Ministerio de Sanidad vaya publicando en el BOE. No obstante, Sánchez dió algunas pinceladas de lo que se podrá hacer o no en las siguientes fases.

Desde el 11 de mayo entraremos en la fase 1 o fase inicial. En cada "provincia o isla" y siempre bajo estrictas medidas de seguridad, podrá abrir el pequeño comercio, las terrazas de bares y restaurantes al 30% de su capacidad y hoteles y alojamientos rurales, pero con los espacios comunes cerrados. Se incluirá un horario "preferente" para las personas mayores, "por su seguridad ya que son el grupo más vulnerable", ha dicho Sánchez. También volverán en esta fase actividades pesqueras y agroalimentarias, con algunas restricciones, y los lugares de culto religioso pero con aforo limitado. Aunque Sánchez no lo ha aclarado, será aquí, cuándo, en principio, se pueda empezar a visitar a familiares y amistades en sus domicilios o quedar en espacios públicos abiertos, siempre que vivan en la misma "provincia" y no sean personas vulnerables o con patologías previas. También se entiende, que estará permitido trasladarse a segundas residencias en la misma "provincia".

A continuación, desde el 25 de mayo, entraremos en la fase 2 o fase intermedia "siempre que los datos permitan continuar con este ritmo quincenal", ha advertido el presidente del Gobierno español. En esta fase se permitirá abrir los espacios interiores de los locales de restauración, con separaciones para las y los clientes. Se reanudará también la actividad de cines y teatros con aforos limitados a un tercio de su capacidad y distanciamiento; se podrán celebrar actos culturales con menos de 50 personas y al aire libre si suman menos de 400. Entre otras medidas, se contempla dar permiso para posibles visitas a monumentos y equipamientos culturales como salas de exposiciones o salas de conferencias con un tercio del aforo habitual.

Finalmente, el 8 de junio si todo va como han previsto, llegará la fase 3 o fase avanzada, en la que se flexibilizará la movilidad general, "siempre con el uso recomendado de mascarillas" -pero no obligado- fuera del hogar y, especialmente, en los transportes públicos; a pesar de que a día de hoy las mascarillas siguen siendo un bien de utilidad pública difícil de adquirir. Se ampliará la ocupación de espacios, como el comercio minorista que no hubiera abierto con anterioridad, por ejemplo, que podrá tener un aforo limitado al 50% y se fijará una distancia mínima de 2 metros. Las personas que estén teletrabajando no podrán volver a desempeñar sus funciones de forma presencial hasta esta tercera fase.

La fase 3 será el anticipo a la denominada "nueva normalidad", en torno al 22 de junio, en la que ya podríamos viajar a otras "provincias" y visitar a esa familia a la que no hemos visto desde el inicio del estado de alarma. En teoría, y a las puertas del verano, se podrá ir a la playa y a algunas piscinas. El distanciamiento social se mantendrá hasta que se encuentre una vacuna.

Las clases escolares no se reanudarán "plenamente" hasta septiembre

El presidente del Gobierno español también ha anunciado que, con carácter general, las clases no volverán hasta septiembre. Sin embargo, ha dicho que, a partir de la fase 2 de la desescalada, se contempla la apertura excepcional de algunos centros, para conciliar la vida familiar y la laboral, y para realizar la EVAU, que en Aragón está prevista para los días 7, 8 y 9 de julio.

Preguntado por los medios de comunicación, Sánchez ha anunciado que se está estudiando prolongar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) por fuerza mayor más allá de la conclusión del estado de alarma. Pero no ha aclarado cuando se cobrarán las ayudas. Además, ha señalado que el teletrabajo es "preferente", al menos, hasta llegar a la fase tres de la desescalada, es decir, hasta junio.

Nueva prórroga del estado de alarma

Para finalizar, Pedro Sánchez ha adelantado que tiene previsto plantear una nueva prórroga del estado de alarma, de otros quince días, hasta el 24 de mayo, al término del período actual, que terminará el próximo 10 de mayo. Según ha explicado, el Gobierno español prevé mantener este "planteamiento inicial" de sucesivas prórrogas de quince días, por lo que no descarta que se siga prolongando este estado de alarma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies