La Consejería de Educación rompe unilateralmente la negociación de reducción de horas lectivas

Este lunes los cinco sindicatos con presencia en la Mesa de Educación han dado una rueda de prensa para denunciar la “tomadura de pelo, el mal trato al profesorado aragonés, el incumplimiento de las promesas electorales” y para anunciar movilizaciones en el inicio del próximo curso

Concentración de profesorado aragonés
Concentración de profesorado aragonés | Foto: STEA y CGT

Representantes de STEA, CSIF, CGT, CCOO y UGT han exigido este lunes recuperar las 18 horas lectivas en Secundaria, como antes de los recortes de 2012, y reducir de 25 a 23 en el Cuerpo de Maestros y Maestras (como compensación a la eliminación del profesorado de apoyo) y la reducción de horas lectivas a los trabajadoras y trabajadoras mayores de 55 años.

Esta modificación, según los propios sindicatos, es fundamental para disponer de más tiempo de atención a la diversidad del alumnado y  a las familias, preparar las clases y desarrollar programas educativos. La reducción de la jornada lectiva es una reivindicación pendiente en Aragón, que se había aplazado por la pandemia.

Todos los territorios “ya han modificado los horarios lectivos docentes recuperando la situación anterior a los recortes o estableciendo un calendario de reversión”; todas menos Aragón,  Región de Murcia, Madrid y Castilla-La Mancha.

Desde el curso 2012/13, el profesorado está asumiendo cada vez más funciones, como el hacerse cargo de programas bilingües, de innovación, convivencia, igualdad, etc. “Es muy difícil realizar sus funciones en un horario complementario (en el que no se atiende directamente al alumnado), tan exiguo como el actual, lo que provoca una sobrecarga de trabajo”, denuncian los sindicatos docentes.

Además, esta situación afecta al funcionamiento de los centros, que se ven perjudicados por la dificultad para atender guardias, tutorías, atención a las familias... “Para el curso 2022/23 van a tener que implementar un nuevo currículo que a día de hoy todavía no se conoce, asociado a la nueva ley de educación”, denuncian. Además de que “la carga de trabajo burocrático sigue aumentando entrando en competencia con la atención al alumnado”.

Los sindicatos llevan desde principio de curso solicitando al Departamento de Educación que convoque a las cinco organizaciones con representación en la mesa sectorial para revertir los recortes que introdujo el PP,  “que consistieron en la subida de tres horas lectivas en secundaria y de las ratios de alumnado por docente, así como la eliminación de un profesor de apoyo por colegio y la eliminación de la reducción de horas lectivas al profesorado mayor de 55 años, sin reducción salarial”.

Ante la falta de voluntad negociadora institucional, se exigió un calendario de negociación en un documento entregado a la Consejería de Educación en noviembre. La administración se comprometió a sentarse con las organizaciones sindicales en el primer trimestre de este año para negociar unas mejoras a las que ya se habían comprometido a su aplicación desde el minuto uno en que el PSOE ganó las elecciones.

El Consejero de Educación Felipe Faci se comprometió en las Cortes y en el Consejo Escolar de Aragón a iniciar la negociación para revertir los recortes del PP, “que se siguen manteniendo después de siete cursos de legislación de un gobierno que se reclama ‘progresista’, comenzando por las mejoras al profesorado mayor de 55 años”.

Ahora, “la administración cierra el paso a cualquier mejora, con un documento entregado a los sindicatos en el que se niega a sentarse a negociar alegando la falta de un ‘informe preceptivo de la Dirección General de Presupuestos’, es decir, la administración educativa se escuda en la inacción de otra parte de la administración para justificar la falta de negociación”. Para los sindicatos esto es “una decisión política del PSOE y los partidos que lo sostienen en el gobierno”, que ha sido disfrazada bajo la forma de problemas de índole administrativo.

Desde STEA consideran que la entrega de dicho documento a finales de junio busca imposibilitar cualquier reacción de los sindicatos a las puertas del inicio de las vacaciones escolares. Este lunes, los cinco sindicatos presentes en la mesa de negociación, han anunciado que el inicio del próximo curso “no será normal” por estar marcado por las movilizaciones “ante el incumplimiento de las promesas electorales y el desprecio al profesorado aragonés”, en comparación con la media del resto de territorios. Para STEA es una auténtica “tomadura de pelo” que “no podemos consentir” tras siete años de gobierno del presidente Lambán.

En septiembre, los cinco sindicatos con presencia en la mesa de negociación, anunciarán movilizaciones, para lograr una reducción de horas lectivas que redunde en el aumento de la calidad de la educación del alumnado aragonés, pues si en el grueso del Estad español se han revertido los recortes, Aragón no puede ser la excepción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies