Ecología

La apertura del macromatadero de Binéfar supondría acabar con la vida de unos 32.000 cerdos al día

El responsable de este proyecto es Piero Pini, empresario italiano relacionado con la Mafia, y actualmente en prisión en Hungría por blanqueo de dinero, fraude fiscal e irregularidades laborales
| 8 junio, 2019 07.06
La apertura del macromatadero de Binéfar supondría acabar con la vida de unos 32.000 cerdos al día
Concentración a las puertas del macromatadero de Binéfar. Foto: Acampada animalista.

En el mes de febrero, a través de noticias en prensa dónde se denunciaban las opacidades dentro del proyecto en construcción del matadero más grande de Europa, activistas por la liberación animal de diferentes puntos del Estado empezaron a coordinar movilizaciones contra su apertura en diversos territorios.

Este matadero que se encuentra en avanzada construcción y se ubica en Binéfar, zona de marcado carácter ganadero, siendo su principal fuente económica la explotación animal. Esta infraestructura tiene previsto acabar con la vida de unos 32.000 cerdos al día, siete millones cada año, “y además de suponer un brutal Holocausto animal será un desastre a nivel medioambiental”, señalan desde la organización antiespecista.

El responsable de este proyecto es Piero Pini, empresario italiano relacionado con la Mafia, y actualmente en prisión en Hungría por blanqueo de dinero, fraude fiscal e irregularidades laborales.
Aparte de coordinar las movilizaciones territoriales, un grupo de personas inspiradas en las luchas de Arraijanal (Málaga), las ZADs (Francia) y Hambach (Alemania), decidieron acampar frente al matadero, poniendo así una oposición permanente contra este “espacio de la muerte, y levantando una voz desde aquí contra la explotación de los animales”, señalan.

La liberación animal

“Creemos que tiene sentido hablar de liberación animal en un sitio como éste, rodeado de abuso y esclavitud hacia los demás animales, es innumerable la cantidad de camiones llenos de animales camino al matadero que pasan cada día por aquí, y granjas que existen en esta zona”, apuntan participantes de esta acampada.

Por estos motivos, una quincena de personas venidas de lugares distintos del Estado, decidieron comenzar un campamento protesta el día 9 de marzo. El lugar escogido es un parque público que se ubica frente al matadero, y está rodeado por la autovía, la vía del tren y una carretera secundaria, un lugar ideal para dar visibilidad al mensaje que pretenden transmitir.

Pancarta frente al macromatadero del Grupo Pini. Foto: Acampada antiespecista.

Denuncian insultos, amenazas y agresiones

Un grupo muy pequeño de personas resistieron en un primer momento, y en el transcurso de las primeras semanas hubo, según señalan desde la organización de esta acampada espontánea, una fuerte presión por parte de la policía, y agresiones de fascistas qué aparecían de noche intimidando, insultando, e incluso llegando a lanzar piedras contra vehículos y personas acampadas. Presiones que fueron publicadas el pasado marzo en AraInfo, entre otros medios.

Según ha trasladado esta acampada, también son constantes “los insultos por parte de trabajadores del matadero y otras personas de la zona dedicadas a la explotación de los animales cuando pasan por la carretera en las cercanías del campamento”.

No obstante, también han encontrado personas afines en la localidad. Dos semanas después del inicio del campamento, se realizó una manifestación contra el macromatadero por las calles de Binéfar, a la que asistieron un grupo de personas que han mantenido las visitas frecuentes a la acampada.

El 5 de marzo, el colectivo Vegancha organizo unas jornadas en el campamento con charlas y talleres que reunió a más de 40 personas. Tras estás jornadas se realizó una acción en la entrada del matadero donde se cortó el paso a la obra, reivindicando su paralización.

El apoyo recibido

En este tiempo han pasado por el campamento multitud de activistas de diferentes puntos del Estado, e incluso personas de otros puntos de Europa, que han conocido la protesta a través de las redes sociales. La afluencia de gente ha tenido diferentes intensidades y en muchos momentos ha sido mantenida por un grupo muy reducido de personas.

“Aún así valoramos que está siendo una oportunidad maravillosa para tejer redes de amistad y activismo, y una forma de cohesionar la lucha antiespecista”, reconocen desde la organización.

El pasado 25 de mayo, diversos colectivos y activistas antiespecistas llegadas de Madrid, Barcelona, Uesca, Iruña, Málaga, Valladolid, Girona, Teruel, Lleida, València, Gasteiz y pueblos de la zona, se concentraron en una marcha anunciada por las redes, que terminó a las puertas del macromatadero, donde se leyó un manifiesto exponiendo las razones contra su apertura y contra la explotación de los demás animales.

Durante la marcha se escucharon lemas como “Liberación Animal”, “Respeto y libertad para los animales”, “Grupo Pini: Mafia y Explotación” o “Piero, Piero, yo no te quiero”, entre otros.

Las obras del macromatadero están bastante avanzadas, y admiten que “tenemos miedo de que abra sus puertas pronto. Por eso desde aquí hacemos un llamamiento de apoyo a nivel estatal y europeo para poder poner un foco de atención en este sitio, y que nunca llegue a funcionar”.

Foto: Acampada antiespecista en Binéfar.

8 junio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR