Israel mantiene detenida y bajo interrogatorios a una trabajadora humanitaria española

Ante el infructuoso resultado de la intervención de la diplomacia española, la familia ha lanzado una campaña por su liberación. “Más de 20 soldados israelíes se presentaron en su casa a las 5.45 de la mañana el 13 de abril. Exigimos su liberación, es una detención arbitraria sin acusación formal contra ella”, denuncia la portavoz de la familia.

Veinte soldados israelíes se presentaron el pasado 13 de abril en la casa de Juana Ruiz Sánchez, conocida como Juani Rishmawi por el apellido que tomó de su marido palestino en Beit Sahur (Belén, Cisjordania bajo ocupación israelí). Eran las 5.45 de la madrugada y procedieron a su detención forzosa, llevándosela sin informar de las causas ni dar explicación alguna. Desde entonces ha comparecido en cuatro ocasiones ante un juez israelí, la última este lunes, 26 abril. La familia solicitó amparo a las autoridades consulares españolas pero, al ver que esto no ha dado resultado ha decidido lanzar la campaña “Libertad para Juani”.

“El lunes pasado pudo hablar su marido con ella, brevemente", explica Begoña Lalana, portavoz de la familia Rishmawi. Este lunes, tras nueva vista ante el juez, tampoco se ha producido la liberación de Juani y establecen una nueva vista para el domingo que viene a las 11.00 de la mañana.

Ante la confusión de si se trataba de una detención administrativa, práctica ilegal ante la ley internacional que las autoridades israelíes cometen habitualmente para detener a personas palestinas sin juicios ni cargos, la portavoz afirma que en el caso de Juani no es así.

“No se trata de una detención administrativa. Es una detención arbitraria, sin que se haya producido una acusación formal contra ella. Se está, en consecuencia, violando el artículo 14 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos al que está suscrito tanto España como Israel”, continúa Lalana.

Juani, que tiene más de 60 años y reside desde hace más de treinta y cinco en la ciudad cisjordana de Belén, se encuentra en el centro de detención israelí de HaSharon. La agencia EFE ha consultado con el Ejército israelí sin obtener respuesta alguna sobre su detención. El abogado de Juani, Ibrahim Al-Araj, ha reconocido a la agencia EFE que Juani “está sufriendo mucho” y que “no entiende” por qué la retienen. “Cada día en la corte llora sin parar”, ha asentido Al-Araj.

A principios de mes de marzo, las fuerzas israelíes protagonizaron el asalto a las oficinas de la organización donde trabaja Juani, la Unión de Comités de Acción de Salud (Union of Health Work Committees). Destrozaron todos los ordenadores y confiscaron todos los dispositivos de almacenamiento en disco, además de destrozar documentos. Entonces arrestaron a dos personas vinculadas a la ONG.

La Unión de Comités de Acción de Salud es una organización no gubernamental de Palestina que basa su trabajo en los derechos humanos y proporcionan servicios de salud a la población palestina más necesitada, además de capacitar a la juventud o a las mujeres en derecho a la salud y derecho internacional. Su reputación le ha hecho conseguir varios acuerdos de colaboración con el Estado español, a través de la AECID o la Agencia vasca de Cooperación al Desarrollo.

Israel, investigada por crímenes de guerra

Israel está desde este abril bajo el punto de mira de la Corte Penal Internacional (CPI) por evidencias claras de haber cometido crímenes de guerra. Entre los alegatos presentados por los grupos de derechos humanos palestinos está el sistema legal israelí por “dar cobertura legal a sus crímenes de guerra sistemáticos”.

“Nunca el sistema legal israelí proporcionó justicia, reparación o dignidad a las víctimas. Esa es exactamente la razón por la que recurrimos a los casos de jurisdicción universal y a la CPI. Y es por eso que Israel y EEUU hacen todo lo posible por bloquearlo”, cuenta el abogado Raji Sourani desde Gaza para AraInfo.

En febrero se destaparon las intenciones de EEUU e Israel de evitar ser juzgados por sus crímenes de guerra, cometidos en Afganistán y Palestina, respectivamente. Su estrategia era desprestigiar a la CPI por vías políticas.

“Uno de nuestros alegatos a la investigación preliminar fue sobre el sistema legal israelí y su papel en la cobertura de los crímenes. El sistema legal israelí brinda cobertura legal completa para los crímenes de guerra sistemáticos organizados y los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el ejército y la seguridad israelíes”, continúa Sourani.

Aunque la investigación de la CPI no incluye en estos momentos el sistema jurídico israelí, Sourani afirma que es posible agregarlo “si son sucesos que ocurrieron después del 13 de junio de 2014”.

“La fiscalía de la CPI legitimó la apertura de la investigación de crímenes israelíes con acusaciones sólidas y claras, basadas en evidencias y razones para investigar. Cualquier delito previsto en el Estatuto de Roma puede ser agregado al archivo de asentamientos ilegales, ofensiva de 2014, la Gran Marcha del Retorno o el bloqueo contra la franja”, apunta el abogado palestino.

La familia de Juani ha abierto una cuenta en Facebook “Libertad Juani” desde donde ha presentado un manifiesto al que pueden adherirse activistas, figuras políticas, sindicalistas, artistas, etc. También ha enviado una carta a las instituciones españolas solicitando su apoyo y exhortando al Gobierno español llevar a cabo acciones para lograr su liberación lo antes posible.


* Para firmar el manifiesto es necesario enviar un correo con nombre, apellidos, indicando profesión al correo: LibertadJuani@protonmail.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies