Intress amenaza por segunda vez a educadores del COA con turnos fijos sin tener permiso de la DGA

El pasado lunes 12 de diciembre, “la directora técnica comenzó a dar en mano a los trabajadores dicha comunicación, en algunos casos con errores incongruentes de fechas”. “Tal fue la capacidad de amedrentamiento –añaden- que incluso Intress mandó por burofax dicha comunicación a los y las trabajadoras que estaban de baja”.

La plantilla del COA mantiene la huelga desde el 1 de noviembre de 2014. Foto de Archivo: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Por segunda vez en cuatro meses, Intress ha amedrentado a los y las educadoras del Centro de Observación de Acogida (COA) con la implantación de turnos fijos sin tener permiso del Gobierno de Aragón como es necesario”, así lo reconocen desde el COA. “Las comunicaciones de dicha implantación se comenzaron a entregar a los y las trabajadores el pasado 12 de diciembre”, recuerdan.

“Sin embargo, siete días después, la directora técnica de Intress en el COA responsabilizó al Gobierno de Aragón de no poder realizar dicho cambio”, afirman. Al parecer, "la directora expresó a varios trabajadores que DGA les había pedido que esperaran a que estuvieran aprobados los presupuestos” de Aragón para implantar dichos turnos.

Cabe señalar que los y las educadoras de este centro de protección de menores llevan en huelga indefinida desde hace más de dos años. El pasado mes de septiembre, en la última reunión del comité de empresa con los representantes de la entidad privada celebrada en Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), “Intress comunicó a la plantilla que implantarían estos turnos fijos en octubre teniendo de ello conocimiento el director del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Eduardo Traid”.

Asimismo, “pocos días después, el Gobierno de Aragón hizo público que Intress no tenía permiso para implantar esta organización del trabajo, que a nuestro juicio, solo tiene por objetivo represaliar a los y las educadoras molestos”. En la actualidad, la plantilla del COA trabaja en turnos rotatorios, pasando la totalidad de los y las trabajadoras por todos los turnos organizados (mañana, tarde, noche y fin de semana).

El pasado lunes 12 de diciembre, “la directora técnica comenzó a dar en mano a los trabajadores dicha comunicación, en algunos casos con errores incongruentes de fechas”. “Tal fue la capacidad de amedrentamiento –añaden- que incluso Intress mandó por burofax dicha comunicación a los y las trabajadoras que estaban de baja”.

En dicha comunicación Intress afirmaba: “Esta empresa ha tomado la decisión de proceder a la modificación de sus condiciones de trabajo, con efectos del día 1 de enero de 2017”. Asimismo no concretaba motivo alguno del cambio dejando su argumentación en el aire: “En los próximos días le haremos llegar una carta explicativa de las causas y motivos de dicha modificación”.

Sin embargo, “siete días después, el pasado lunes 19 de diciembre, al ser preguntada por varios trabajadores sobre los nuevos turnos, la directora técnica de Intress les informó que el Gobierno de Aragón les había pedido que no se implantaran hasta que estuvieran aprobados los presupuestos de Aragón”. “Lo todavía más sorprendente es que hasta un día después de esta excusa algún compañero de baja siguió recibiendo por burofax la comunicación de implantación de turnos fijos”, subrayan.

Al mismo tiempo, este pasado jueves, los y las trabajadoras del COA “recibieron por mail su cuadrante de trabajo para 2017 con turnos rotatorios, sin implantar los fijos como amenazaba Intress”. Mientras tanto, “la entidad catalana continúa dejando en el aire dicha implantación, ya que el cuadrante enviado solo abarca hasta mayo”. Incluso en algún mail se insistía en la responsabilidad de la DGA: “Desde gerencia (IASS) se nos ha pedido que esperemos para implantar los nuevos turnos”, advertían.

Permisividad del director del centro

“Pero lo más sorprendente de esta situación –continúan explicando-, es como el director del COA, perteneciente a la Administración Pública, ha permitido a Intress que repitiera esta táctica de amedrentamiento a los y las trabajadoras si no contaban con la aprobación oficial del Gobierno de Aragón”.

A este respecto, desde el COA manifiestan: “Durante la semana que nos iban entregando las comunicaciones, varios trabajadores transmitieron su malestar al director del centro por dicha notificación. Sin embargo, el máximo responsable del COA permitió seguir a la directora técnica dar una comunicación que finalmente ha vuelto a ser falsa”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies