Fallece Joaquín Carbonell, referente de la canción aragonesa

El cantautor y periodista aragonés Joaquín Carbonell ha fallecido este sábado, 12 de septiembre, a las 9.30 horas, víctima del coronavirus, tras estar 47 días ingresado en el Hospital Clínico Universitario 'Lozano Blesa' de Zaragoza. Fue uno de los precursores, junto a su amigo José Antonio Labordeta, Tomás Bosque o La Bullonera del movimiento de la Nueva Canción Aragonesa.

Joaquín Carbonell en una imagen de archivo.

Natural de la localidad de Alloza, en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, Carbonell nació en 1947. Con 15 años abandona los estudios para dedicarse a la hostelería, y los retoma años más tarde, en el Instituto Nacional de Bachillerato Ibáñez Martín de Teruel (1967-1969), donde fueron profesores suyos el propio Labordeta, Eloy Fernández y el valenciano José Sanchis Sinisterra, luego consagrado como un gran dramaturgo. En el instituto ganó el primer premio de la canción, sin apenas saber tocar la guitarra, con “Crying in the Chapel” de Elvis Presley, en versión castellano de Francisco Heredero.

Formó parte del grupo de teatro La Balumba, que quedó segundo en el concurso estatal celebrado en Ourense, con “La zapatera prodigiosa” de García Lorca. En ese Teruel nació, de la mano de Labordeta, el movimiento de la nueva canción aragonesa, que incluye a Tomás Bosque, La Bullonera o al propio Carbonell, que en aquel entonces ya comenzaba a componer.

En 1976 editó su primer disco en RCA, “Con la ayuda de todos”, y desde entonces ha grabado más de 150 canciones en 15 discos, dos de ellos dedicados a la figura del cantautor francés Georges Brassens, en castellano. Como músico también ha creado canciones relacionadas con el club de fútbol Real Zaragoza, como Corazón de León, Zaragol o el himno oficial del septuagésimo quinto aniversario.

Actuó en 1980 un par de veces en La Mandrágora, legendario bar de la madrileña Cava Baja, en una de ellas cantando canciones de Brassens y acompañado a la guitarra por Joaquín Sabina. Actuó en nueve ocasiones en el mítico programa de TVE “Si yo fuera presidente”, que dirigió Fernando G. Tola, y en el que coincidió con Joaquín Sabina y Javier Krahe.

Además, dirigió y presentó varios programas de televisión en TVE en Aragón y, en colaboración con José Miguel Iranzo, realizó un par de documentales biográficos: “José Iranzo, el Pastor de Andorra” y “José Antonio Labordeta, con la voz a cuestas”.

Cultivó la faceta de escritor desde todos los ángulos posibles: poesía, biografía, novela y ensayo. Desde 2015 formaba parte del grupo Los 3 Norteamericanos, formación que tocaba canciones de los años 60, mezcladas con presentaciones cargadas de humor. Con ellos grabó dos discos en directo.

A lo largo de estos 50 años, cantó en numerosos escenarios y, por supuesto, en casi todos los lugares de Aragón, donde destacan cuatro actuaciones en la plaza del Pilar ante más de 200.000 personas, y un entrañable concierto en Salcedillo, un pueblo de 9 habitantes de la comarca de las Cuencas Mineras, considerado el segundo más pequeño del Estado español.

Viajó en cuatro ocasiones a Argentina, invitado a radios y televisiones y para actuar en numerosas salas de conciertos de Buenos Aires, Rosario, La Plata; también en Uruguay, Chile, Costa Rica y República Dominicana.

Carbonell también cultivo su faceta de escritor. Trabajó durante cuatro años en el periódico 'El Día' y luego se inició como poeta y narrador, además de colaborar durante 24 años en El Periódico de Aragón, donde ha realizado más de 7.000 entrevistas y la crítica televisiva diaria bajo el título 'Antena paranoica'.

En 2019, este referente de la canción aragonesa celebró sus 50 años de actividad musical con un concierto celebrado en el Teatro Principal de Zaragoza. También, ese año, recibió la Medalla al Mérito Cultural de Aragón por "su continuo compromiso con su tierra y su patrimonio". Un reconocimiento en una tierra que, como dice una de sus canciones, hay que construir "Con la ayuda de todos", según reconoció el artista al recibir el galardón en un acto en el que hizo una encendida defensa de la cultura, cuya ausencia, afirmó, "provoca desolación, retroceso y miseria".

Capilla ardiente en el Museo Pablo Serrano

El Gobierno de Aragón instalará este domingo la capilla ardiente del cantautor, en el vestíbulo del Museo Pablo Serrano de Zaragoza, por expreso deseo de la familia del artista aragonés. Se ofrece así la posibilidad a la sociedad aragonesa de darle un último adiós.

Para ello, y en cumplimiento estricto de las medidas sanitarias, se ha organizado un breve y reducido recibimiento del féretro en el museo, en el que participarán familiares y autoridades a las 10.30 horas.

Posteriormente, a partir de las 11.00, el féretro quedará instalado en el vestíbulo del Pablo Serrano hasta las 18.00 horas. No habrá ningún acompañante y la ciudadanía que quiera podrá darle una breve despedida accediendo por la puerta del paseo de María Agustín, esquina con calle de Doctor Fleming y saliendo por la del paseo de María Agustín. En todo momento, se mantendrán las distancias de seguridad.

Ganar Teruel – IU propondrá una calle con el nombre de Joaquín Carbonell en la capital turolense

Las muestras de tristeza por la pérdida de Carbonell han sido numerosas, desde partidos políticos y cargos institucionales a representantes de la cultura y la sociedad civil.

"Con la muerte del cantautor se apaga una de las voces que ha llevado el nombre de Teruel con orgullo por muchos rincones de este país", ha dicho Ganar Teruel-IU que propondrá una calle con su nombre en la capital turolense. "Con esta dilatada carrera artística y, sobre todo, el reconocimiento a través de numerosos premios y condecoraciones, es de recibo que una calle de nuestra ciudad reciba su nombre", han dicho.

En la ciudad de Teruel, Carbonell recibió el 15 de febrero de 2020, la Medalla de Oro en reconocimiento a su trayectoria profesional, una medalla otorgada por el Centro de Iniciativas Turísticas de Teruel, con motivo de sus 50 años de trayectoria encima de los escenarios. Una de las grandes canciones, y de sus más afamadas, es 'De Teruel no es cualquiera', "una canción que por desgracia, nunca tuvo la oportunidad de tocar en ningún acto institucional en la ciudad de Teruel. Sin embargo, varios de sus versos adornan una de las placas colocadas en el barrio de San Julián", recuerda la formación.

Con un amplio recorrido y apoyo a la defensa de la memoria histórica, era un habitual en la capital turolense para los actos de conmemoración de los Pozos de Caudé. "Por todos estos motivos, y mucho más", la formación de izquierdas presentará en la Comisión Municipal Informativa de Régimen Interior, Personal, Seguridad y Movilidad que se inicien los trámites para dedicar una calle "a tan ilustre turolense".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies