Extrabajadores y extrabajadoras de la térmica de Andorra denuncian "el desconcierto, el caos y los intereses de las empresas que nos pusieron en la calle"

Los y las ex-trabajadoras afectadas por el cierre de la central térmica de Andorra asisten "desde la incredulidad, la estupefacción y la desolación más absoluta" a como desde la secretaría de Estado de Energía, la Dirección General de Trabajo y el Instituto para la Transición Justa informan, después de la reunión mantenida el pasado 14 de octubre por la comisión de seguimiento del pacto tripartito, de que este acuerdo puede ser "un hecho histórico". Poniendo en valor "los avances producidos en todos los compromisos adquiridos".

Cierre térmica, Andorra
Movilización frente a la térmica el día del cierre. Foto: @iu_aragon

Así lo denuncian la Plataforma de subcontratas de la central térmica de Andorra y el comité de empresa de la central, en una nota de prensa para informar sobre la situación actual de los y las trabajadoras afectadas por el cierre de centrales y las últimas informaciones recibidas desde la comisión de seguimiento.

"No podemos más que mostrar nuestro más profundo rechazo a estas declaraciones cuando en esta reconversión, mal llamada transición y mucho menos justa, se está produciendo en los términos que las y los trabajadores hemos estado vaticinando y denunciando durante mucho tiempo. O no se enteran, o no están bien informados, o pretenden manipular a las personas y la situación", denuncian.

"No sabemos de qué avances ni compromisos hablan, pues aquí, en el territorio afectado reina el desconcierto, el caos y los intereses de las mismas empresas que pusieron en la calle a sus trabajadores y trabajadoras, para decidir hoy quien, como y cuando se trabaja en las actuales labores que se están acometiendo en la central térmica de Andorra", añaden.

En la nota, muestran su alegría "por los compañeros y compañeras que actualmente han sido llamados para realizar estas tareas", pero denuncian "que lo han hecho renunciando a unos cursos por incompatibilidad con los horarios de trabajo, y bajo amenaza de no poder volver a los mismos".

También advierten que "son muchos más los compañeros y compañeras que no saben si van a tener la misma suerte y que no pueden planificar un futuro digno para sus familias. Por no hablar de las 17 familias de trabajadores de la propia Enel-Endesa, que van a tener que abandonar Andorra y Aragón como única salida laboral".

"¿Es todo esto un avance en los compromisos adquiridos?", se preguntan para señalar que "los responsables de esta reconversión, deben saber, que no nos vamos a enfrentar entre trabajadores, pues somos conscientes que el deber y derecho de todos y todas nosotras es el de trabajar para alimentar a los nuestros".

En opinión de la plataforma y del comité "lo único que queda claro y concreto de las últimas informaciones recibidas son las cantidades económicas que hay para diferentes líneas de ayudas, incluidos 316 millones para energías renovables que suponemos que irán a los bolsillos de los que de momento son los únicos beneficiarios de este 'error histórico', las eléctricas".

En la nota también explican que informarán a sus representantes sindicales en la comisión de seguimiento, "pues muchos y muchas de nosotros somos afiliados y hemos sido delegados de los diferentes sindicatos implicados, además de parte activa en la lucha y reivindicaciones que hemos protagonizado con nuestros sindicatos a la cabeza, de que no podemos hablar de avances, o de mecanismos justos a futuro, púes la entrada a los cursos de las empresas 'ya' se están realizando en este momento de una forma arbitraria y sin asegurar la contratación de ninguno de los y las despedidas en este proceso, mucho menos para las contrataciones, pues actualmente parece ser que los cursos no son más que un negocio puro y duro, ya que sabemos que las mismas empresas que despidieron a sus trabajadores están contactando a gente para las labores de desmantelamiento presentes y futuras sin tener los tan cacareados cursos".

Finalmente, recuerdan que aún esperan la reunión que pidieron "hace ya meses" al consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, junto a la Directora del Instituto para la Transición Justa, Laura Martín. Una petición que extienden al alcalde de Andorra y a todos los cargos con responsabilidades que "han hablado y prometido durante este proceso, sacando pecho de sus contactos y relaciones políticas", para que "todos juntos y aquí en Andorra, mirando a los ojos de los y las afectadas, nos expliquen cuales son esos avances, en que afectan a los y las más perjudicados y que es lo que se va a hacer por los mismos, si se va a hacer algo".

"Por lo menos nos merecemos la verdad y que se nos diga a la cara, pues hoy lo único que está claro es que las empresas están haciendo lo que les de la real gana. Dicho esto, creemos que ya ha pasado hace mucho el tiempo de hablar y prometer, es el tiempo de hacer, y el que no sepa o no quiera defender a los y las trabajadoras y el interés general de los territorios y sus ciudadanos que se vaya. Nosotros y nosotras no olvidamos, ni olvidaremos llegado el momento", concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies