Exigen a la DGA “la restauración fluvial” del río Osia tras las obras en la carretera A-2605

Los grupos ecologistas ANSAR, Amigos de la Tierra Aragón, Ecologistas en Acción Zaragoza y Fundación Quebrantahuesos denuncian “la actitud del Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón tras un año del desastre ecológico en el río Osia como consecuencia de la reparación de la carretera” que accede a Chasa y Aragüés de lo Puerto, en la Comarca de la Chacetania, y exigen que “se proceda a la restauración fluvial con un seguimiento científico-técnico”.

Transcurrido un año desde que colectivos ecologistas y comunidad científica denunciaran, entidades ecologistas aragonesas recalcan que “las afecciones producidas en el río Osia como resultado de las obras de reparación de la carretera aragonesa que accede a los pueblos de Chasa y Aragüés de lo Puerto” y que fueron finalizadas a inicios de septiembre de 2020, “obras que tal como reconoció la propia Confederación Hidrográfica del Ebro -CHE-, tras su visita a la zona en septiembre de 2020, en ningún momento tuvieron en cuenta la dinámica fluvial del río Osia por lo que han han supuesto una alteración morfológica muy grave en el río, incrementándose la peligrosidad del mismo en momentos de crecida, pudiéndose activar procesos que afecten de manera negativa a la propia carretera que se pretendía defender”.

“Frente a la reconocida gravedad de los hechos, con fecha 29 de septiembre de 2020, la Confederación Hidrográfica del Ebro requirió al Gobierno de Aragón, a través del Departamento del Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, la restructuración fluvial del tramo afectado y la presentación de un documento técnico que mostrara la restauración, restitución o adecuación hidromorfológica de la obra efectuada. Dicho requerimiento le fue reiterado con fecha 3 de febrero de 2021 y ante la falta de respuesta le ha vuelto a ser requerido en julio de 2021”, relatan desde ANSAR, Amigos de la Tierra Aragón, Ecologistas en Acción Zaragoza y Fundación Quebrantahuesos .

Así, aseguran que “en este último requerimiento se le plantea que en el plazo de diez días, a contar desde la notificación del mismo, deberá presentar el Plan de Etapas que determine la realización de las labores de restauración y adecuación a realizar, cuya ejecución se iniciará en un plazo máximo de quince días a contar así mismo desde la notificación”.

Las Asociaciones Amigos de la Tierra Aragón, Asociación Naturalista de Aragón, Ecologistas en Acción Zaragoza, y Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos “como entidades personadas en este requerimiento, consideramos de una gran irresponsabilidad la falta de respuesta de la Subdirección Provincial de Carreteras de Uesca dependiente del Departamento de Vertebración del Territorio que dirige el Consejero Soro y que ya en su día dio el consentimiento de realización de la obra, sin contar con el informe del INAGA ni de la CHE”.

Asimismo denuncian “la irresponsabilidad de los diferentes organismos implicados en la realización de esta obra, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental -INAGA- que no realizó el informe de condicionados de la obra hasta el 21 de agosto cuando ya se estaba finalizando la misma y de la propia CHE que, si bien en septiembre se personó en el espacio para comprobar las actuaciones realizadas, solicitó informes y ha vuelto a requerir a la Subdirección de Carreteras para que proceda a la restauración fluvial, no actuó en su momento como organismo responsable de la cuenca cuando había sido alertada de lo que estaba ocurriendo y debía haber evitado el daño causado”.

Para estas entidades “no puede ocurrir que se inviertan 339.097,77 euros en la reconstrucción de un terraplén de apoyo de la carretera que había sido destruido ante una crecida del río Osia y que, tras la realización de la misma, no solo hayamos producido impactos ecológicos y geomorfológicos graves, sino que además hayamos aumentado la peligrosidad para futuras crecidas. Es urgente que se pongan medidas para que estos hechos de falta de responsabilidad, por omisión o acción, no vuelvan a ocurrir y este tipo de obras cuenten con la supervisión científico-técnica antes de su aprobación”.

“Consideramos que en estos momentos sólo queda que, tal como ha sido demandado por la propia CHE, la Subdirección de Carreteras de Uesca responda al requerimiento realizado y se proceda a la restauración fluvial con un seguimiento científico-técnico, para no repetir errores similares a los acontecidos”, concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies