Denuncian graves afecciones en el cauce del Osia por las obras de la A-2605

Expertos en restauración fluvial han observado que las actuaciones realizadas en las obras de reparación de la carretera A-2605 -en el término municipal de Aragüés de lo Puerto, Comarca de A Chacetania- han destruido totalmente el cauce natural del río Osia en varios centenares de metros.

Las entidades Centro Ibérico de Restauración Fluvial y la Fundación Nueva Cultura del Agua, junto a los colectivos ecologistas Ansar, Ecologistas en Acción, SEO BirdLife, Amigos de la Tierra y Fundación Quebrantahuesos, han presentado una protesta ante la Dirección General de Carreteras del Gobierno de Aragón y ante la CHE “por las importantes afecciones al río Osia como consecuencia de las obras de reparación de la carretera A.2605”.

Estas entidades recuerdan que hace escasos días el Director General de Carreteras de la DGA, Bizén Fuster, visitaba la carretera A-2605, situada en el término municipal de Aragüés de lo Puerto -A Chacetania-, en la que se ha desarrollado la obra de emergencia declarada por el Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda en el mes de abril, con objeto de reconstruir el terraplén de apoyo de la carretera, tras las crecidas del río Osia en 2019. Una obra de emergencia en la que se han invertido 339.097,77 euros y que ha sido ejecutada por la empresa Construcciones Santiago Angulo, SL.

Asimismo, aseguran que sin embargo, trasladados al lugar de las obras, expertos en restauración fluvial han observado que las actuaciones han destruido totalmente el cauce natural del río Osia, afectando totalmente a la geomorfología natural del río en varios centenares de metros “constatándose una vez más el desprecio por la geomorfología fluvial, la desprotección de la geodiversidad, la falta de respeto por la dinámica del río y la ausencia total de adaptación al medio natural en las soluciones adoptadas”, hechos ante los cuales los colectivos ecologistas y expertos exigen explicaciones y responsabilidades por esta actuación.

Según los expertos del CIREF y FNCA, así como para los colectivos ecologistas Ansar, Ecologistas en Acción, SEO BirdLife, Amigos de la Tierra y Fundación Quebrantahuesos, el río Osia, afluente del Aragón Subordán “ya había sido dañado en años anteriores por diversas actuaciones de mejora de esta carretera, cuyo trazado en varios tramos no se adapta adecuadamente a las condiciones del terreno en el fondo de valle -Plan de Lizara- por el que circula. Pero la presente actuación supera todos los límites y requiere una contestación clara y contundente para que se corrijan los daños generados en el río y no se vuelva a repetir en el futuro una acción similar”.

En opinión de dichos colectivos “la tramitación como obra de emergencia no exime a la Confederación Hidrográfica del Ebro de velar por que cualquier obra que pueda afectar al río deba realizarse con un condicionado ambiental que obligue a cuidar la dinámica fluvial y la geomorfología del río, así como la flora y fauna del mismo, aspectos que no han sido tenidos en cuenta en esta obra. Hay que tener en cuenta que este río fue planteado en toda su longitud como Reserva Fluvial dado el valor del mismo, y constituye una única masa de agua que en la mayor parte de su recorrido cuenta con figuras de protección”.

Por todo ello, aseguran que “apoyan y apoyarán todos aquellos proyectos que mejoren las condiciones de vida de los habitantes de los núcleos rurales, pero siempre y cuando estén dimensionados a las necesidades del territorio y se cumplan los condicionados ambientales establecidos en las diferentes normativas existentes, aspectos que no han sido tenidos en cuenta en dicha obra. Hay que tener en cuenta que los ríos nos proporcionan múltiples beneficios a la sociedad en su conjunto y su deterioro repercute indirectamente en nuestra salud”.

Este grupo de entidades presentó este pasado lunes sus demandas en registro a los siguientes organismos: INAGA, CHE, Dirección territorial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Uesca, Consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, y Dirección General de Carreteras del Gobierno de Aragón, ante los que reclama las siguientes cuestiones:

  • Información sobre el condicionado ambiental planteado a la empresa, así como si se ha realizado un seguimiento del desarrollo de la obra y los resultados del mismo.
  • Que se reconozcan públicamente los errores cometidos, explicando a la sociedad por qué no se debería volver a actuar así y asegurando que no se volverá a hacer. Es fundamental la pedagogía en este tipo de acciones de impacto ambiental injustificado.
  • Que el exceso de sedimentos extraído y que se acumula en montones junto a la carretera se devuelvan con urgencia al río para que este pueda movilizarlos en las próximas crecidas y se eviten futuros procesos de incisión.
  • Que se aborden con urgencia los estudios y proyectos previos necesarios y se restaure con rigor científico-técnico el cauce del río Osia con la reconstrucción de las morfologías del cauce que existían antes de la actuación.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies