ERC, que ya cuenta con la CUP, pendiente de JxCat para la investidura de Aragonès

Derecho a la vivienda, una banca pública, reforzar la Atención Primaria, cambios en la gestión del orden público y "preparar las condiciones necesarias para realizar un nuevo referéndum", son los ejes del acuerdo entre ERC y la CUP para la investidura de Pere Aragonès. Sin embargo, para hacerse con la mayoría independentistas necesaria a ERC le falta sumar los 32 escaños de Junts, que en la sesión de investidura de este viernes se ha abstenido. La segunda votación para investir a Aragonès se celebrará el próximo martes.

Aragonès durante la sesión de investidura de este viernes. Foto: Parlament

"El viernes 26 de marzo habrá candidato y habrá pleno de investidura". Así lo adelantó la presidenta del Parlament de Catalunya, Laura Borràs, este lunes en una entrevista en Els Matins de TV3. El miércoles, Borràs confirmó que el candidato propuesto sería Pere Aragonès (ERC), después del preacuerdo anunciado el domingo entre la formación republicana con la CUP.

Un acuerdo que garantiza 42 escaños a Aragonès (33 de ERC, más 9 de la CUP) en el pleno de investidura que se celebra desde este viernes, 26 de marzo. Sin embargo, Aragonès tendrá que esperar para ser el nuevo president de la Generalitat de Catalunya, como pronto, hasta el martes que viene. A ERC le falta sumar los 32 escaños de Junts para hacerse con la mayoría necesaria.

Los equipos de ambos partidos siguen negociando un acuerdo que de momento no ha llegado. De hecho, JxCat ha decidido abstenerse en la primera sesión en la que Aragonés necesitaba la mayoría absoluta y le ha pedido renunciar a la segunda votación de la investidura "hasta alcanzar un acuerdo de legislatura entre los 74 diputados independentistas". Aragonès ha rechazado la propuesta de JxCat y, por contra, ha emplazado al partido de Carles Puigdemont a llegar a un acuerdo antes del martes.

Aragonès dispondrá de una segunda oportunidad -el próximo martes, dos días hábiles después- en la que le bastará la mayoría simple, aunque igualmente necesitará los votos a favor de JxCat para ser investido y lograr una mayoría que sería abrumadoramente independentista, 74 escaños de los 68 necesarios, tras los resultados de las elecciones del pasado 14F.

"Es urgente la puesta en marcha del nuevo Govern", ha dicho Aragonés en la sesión de este viernes, en la que también ha pedido reactivar la mesa de diálogo con el Gobierno español "de manera inmediata". El candidato de ERC ha mostrado la voluntad de convocar un acuerdo nacional por la amnistía y la autodeterminación, que agrupe a todas aquellas formaciones políticas, instituciones y entidades que están a favor de un referéndum para decidir el futuro de Catalunya y la libertad de los presos políticos y de las personas exiliadas. También se ha marcado como objetivos, afrontar las urgencias aumentadas por el COVID-19 e impulsar la reconstrucción económica, según recoge Naiz.

Además, en la sesión de este viernes, las y los diputados del PSC, ERC, JxCat, CUP y Comuns han abandonado el auditorio del Parlament cuando el líder del partido ultraderechista Vox en la cámara catalana, Ignacio Garriga, ha tomado la palabra. Estos cinco partidos firmaron hace unas semanas un decálogo para aislar a la extrema derecha en el Parlament de Catalunya.

El acuerdo de ERC y la CUP recoge "los ejes sociales y nacionales de la próxima legislatura"

El acuerdo entre ERC y la CUP para la investidura de Pere Aragonès como president de la Generalitat, "fija las prioridades de la legislatura en clave social y nacional" y que "garantizarían el inicio de la legislatura y su estabilidad", señaló ERC en una nota de prensa.

Defender el derecho a la vivienda es uno de los principales aspectos que reivindican desde las dos formaciones independentistas y de izquierdas. "No solo para dar respuesta a la emergencia habitacional de forma inmediata sino también para poder generar un cambio de modelo a medio plazo", añade la nota. Así, las dos formaciones ven necesario impulsar una agenda legislativa catalana en materia de vivienda, y a la vez, actualizar los protocolos para evitar desahucios a personas en riesgo de vulnerabilidad.

Asimismo, el acuerdo incluye implementar una banca pública catalana "a corto plazo" en esta legislatura a través del Institut Català de Finances (ICF) y una renta básica universal para las franjas de edad más vulnerables. El documento incluye también el acuerdo de crear un "marco normativo que facilite la remunicipalización de los servicios públicos como el agua", además de la creación de una energética pública.

Las políticas de salud también tomarán una relevancia evidente en una legislatura que estará marcada todavía por la pandemia del COVID-19 y la crisis que se deriva. Por eso, ERC y la CUP consideran que "se tiene que reforzar la Atención Primaria para situarla en el centro del sistema sanitario público" y, para hacerlo, se marcan como objetivo lograr el 25% del presupuesto de Salud en este aspecto.

Introducir cambios en la gestión del orden público es otro de los acuerdos a que han llegado las dos formaciones. Ambas, consideran imprescindible un cambio en las actuaciones policiales "de forma que, mientras no se publiquen los protocolos, se suspenda el uso de los proyectiles de foam por parte de los cuerpos policiales en Catalunya". En la misma línea, acuerdan poder implementar una comisión parlamentaria de estudio sobre el modelo de orden público.

Las negociaciones entre ERC y la CUP también han avanzado en clave nacional. En este sentido, se comprometen a "preparar las condiciones necesarias a lo largo de la legislatura para realizar un nuevo embate democrático, preferentemente en forma de referéndum", mientras se mantiene la apuesta de ERC por un proceso de negociación, para "resolver democráticamente" el conflicto entre Catalunya y el Estado español. Así, el acuerdo incluye limitar la mesa de negociación Gobierno-Generalitat a dos años -el tiempo máximo que le queda a la legislatura del Ejecutivo de Pedro Sánchez-, y concluye que ese espacio "solo puede consistir en la autodeterminación y la amnistía".

El acuerdo ha sido ratificado esta misma semana por los órganos internos de los dos partidos. La CUP lo abordó este miércoles en Asambleas Abiertas Parlamentarias telemáticas y sus bases lo han avalado con el 59% de los votos. "El acuerdo es fruto de las reuniones de trabajo que se han llevado a cabo durante las últimas semanas", ha asegurado la CUP.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies