El Turbón Mágico, el proyecto que limpia y recupera los antiguos caminos y refugios del macizo

Este grupo de jóvenes busca revitalizar la zona "para que los pocos que estamos, nos quedemos y los que puedan, vengan”. El siguiente objetivo es crear una ruta 360º por el Turbón que conecte los diferentes valles.

Turbón
Foto: Turbón Mágico.

Este proyecto que pretende fomentar, preservar y dar a conocer El Turbón, situado a 2.492 metros de altura arrancó gracias a un grupo de jóvenes de la zona. Hasta el momento conseguido hacer varias actuaciones en el entorno gracias al Cuerpo Europeo de Solidaridad (CES).

Entre ellas se encuentran limpiar los antiguos caminos que unían los diferentes municipios, de Campo a Senz, Biescas y Espluga; de Aguascaldas a Padarnin; mejorando las señalizaciones y accesos, que ahora visten sus sendas.

También han reacondicionado y actualizado los refugios libres de La Plana del Turbón y La Margalida, que se encuentran en las faldas de la montaña y son usados habitualmente por pastores, pastoras, montañeras y montañeros.

Además han creado rutas de BTT y senderismo accesibles, como la ruta de gran dificultad que baja desde el refugio de La Plana del Turbón hasta Serrate o Las fuentes de Llert (también conocidas como fuentes de San Pedro) o la recién abierta "Naspuncreek", que va desde El Caixigá de Campo hasta Senz, con una variante más radical, que baja por el cortafuegos.

“Para apoyar el turismo desestacionalizado y respetuoso con el medio ambiente. Para que los pocos que estamos, nos quedemos y los que puedan, vengan”, explican desde Turbón Mágico.

La acción se ubica en los valles de Bardají, Valle de Lierp y Campo, en las faldas de este majestuoso macizo, todos ellos con rutas históricas trashumantes, repletas de vivencias y leyendas. De momento, se han restaurado y acondicionado los refugios del Turbón y la Margalida, colocando nuevos bancos y mesas exteriores. Además, se han acondicionado los caminos que unen las ermitas y fuentes, se han limpiado los ríos y barrancos de Aguascaldas (cuya cantidad de plásticos acumulados por su popular fuente dañan su entorno) y se han limpiado los accesos a ríos como el Ésera y sendas que pasan por árboles milenarios y el Castillo de Sin. “La finalidad es potenciar un turismo más familiar, con intereses culturales, naturales, faunísticos y arquitectónicos de la zona”, señalan.

“Además, la recuperación y puesta en valor de estos pequeños lugares son claves para los pueblos en los que vivimos, ya que este tipo de acciones solidarias pueden potenciar nuestros valles. Los anteriores proyectos han cosechado un gran éxito y ahora se pretende dar continuidad y consolidar todos ellos. Jóvenes y no tan jóvenes colaboran de forma altruista para mejorar las posibilidades que les ofrece un entorno tan maravilloso y hostil a la vez”, aseguran.

Ahora el siguiente objetivo de este proyecto es crear el “Turbón 360º”. Una ruta circular en torno al Macizo del Turbón, inspirada en la del Monte Kalaish del Tíbet. Una ruta, no sólo materializada en los caminos más ancestros, sino que también pretende abrir nuevos pasos y conectar los diferentes valles que rodean este maravilloso entorno.

Además, tienen otros proyectos como el de unir su valle con el Monasterio de Obarra, abriendo paso a turistas y visitantes que llegan, no sólo por la carretera, sino también por el sendero en bici o caminando, como se hacía antes.

Este grupo ha querido aprovechar la ocasión pata agradecer “infinitamente” a todas las personas que han colaborado y colaborarán en este proyecto, a las entidades aragonesas y europeas. “Todas ellas han hecho que este sueño ‘de una noche de otoño’ se vaya haciendo poco a poco realidad. Sólo queremos quedarnos a vivir aquí”, concluyen desde Turbón Mágico.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies