Mundo

El Salvador, otro país de América Latina que gira a la derecha

El candidato derechista de GANA, Nayib Bukele, que está a la espera de dos juicios por cargos de violencia machista y calumnia, es el virtual vencedor en los comicios presidenciales celebrados este domingo con más del 53% de los votos válidos. En segunda posición, el candidato del también derechista Arena, el empresario Carlos Calleja con el 31,62%. El candidato del FMLN, Hugo Martínez, sería tercero con solo el 13,7%, el segundo declive electoral en dos años para la formación de izquierdas que llevaba en el poder desde 2009 y que, a pesar de las encuestas en contra, aspiraba a remontar. De este modo, El Salvador se une a la lista de países de América Latina que dan un giro a la derecha.
| 4 febrero, 2019 09.02
El Salvador, otro país de América Latina que gira a la derecha
Nayib Bukele.

Con cerca del 90% de los votos escrutados, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, ha reconocido que el triunfo de Bukele en los comicios de este domingo en El Salvador es “definitivo” e “irreversible”.

Bukele, empresario de publicidad de 37 años, será el nuevo presidente de la República y sucesor del excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén (FMLN) para un período de cinco años, que comenzará el 1 de junio de 2019, tras vencer con más del 53% de los votos válidos, por lo que no será necesaria una segunda vuelta.

El candidato del también derechista Arena, el empresario Carlos Calleja, sería el segundo más votado con un 31,62%. El candidato de izquierdas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Hugo Martínez, sería tercero con solo el 13,7% de los votos.

Bukele, que está a la espera de dos juicios en los tribunales por cargos de violencia machista y calumnia, ha llegado a estas elecciones de la mano de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), una escisión de Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

El nuevo presidente de El Salvador ha conseguido llevarse el voto de las personas jóvenes y descontentas con el bipartidismo que la derechista Arena y el FMLN han mantenido durante décadas. Haciendo campaña exclusivamente en las redes sociales, y sin un programa concreto, se ha limitado a recordar los casos de corrupción vinculados al FMLN y Arena para atraer el voto de las personas desilusionadas de ambas formaciones.

Una de las claves del éxito de Bukele ha sido precisamente hacer apología de no tener ideología, a pesar de que su partido defiende propuestas cercanas a la ultraderecha: endurecimiento de la seguridad carcelaria, apoyar la pena de muerte y el paramilitarismo para combatir a las pandillas y férrea oposición a la despenalización del aborto.

Anterior alcalde San Salvador (2015-2018) por el FMLN y de cuyas filas fue expulsado en 2017, las primeras declaraciones de Bukele tras conocerse los resultados han sido para asegurar que ganó en los 14 departamentos del país y que con su triunfo “el país superó la página de la postguerra”.

El magistrado del TSE ha señalado, que será en el escrutinio final, que se iniciará 48 después de concluido el preliminar, donde se darán los “resultados definitivos”. Por su parte, los candidatos de Arena y del FMLN ya han reconocido el triunfo de Bukele en sendas conferencias de prensa.

El FMLN, la antigua guerrilla, en el Gobierno desde 2009 cosecha su segundo declive electoral consecutivo, tras los malos resultados en las elecciones parlamentarias y municipales de 2018. Un gran retroceso para la formación de izquierdas que, a pesar de las encuestas en contra, se mostraba confiada en la remontada en esta cita electoral.

“Somos demócratas, respetamos las instituciones y respetamos la decisión del pueblo, por lo tanto, respetamos los resultados obtenidos”, ha manifestado Hugo Martínez. Unos resultados, que en opinión del candidato del FMLN “nos plantean mucho desafíos, estas elecciones que están por debajo del récord histórico, que está pasando no sólo aquí, sino también en otros países”.

A pesar de las políticas sociales y económicas implantadas por el Gobierno de Sánchez Cerén, El Salvador se sigue enfrentando a cuatro grandes retos: la generación de empleos, el fortalecimiento del sistema de salud público, la reducción de los niveles de pobreza que alcanza a más de dos millones de personas y frenar la violencia de las pandillas cuya presencia ha supuesto más de 230 asesinatos solo en lo que va de año.

2,35 millones de personas han acudido a las urnas de las 5,2 millones que estaban convocadas en estas elecciones presidenciales, las sextas en El Salvador desde la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992, en Chapultepec (México), que pusieron fin a sesenta años de dictadura militar y a doce de guerra civil.

Las elecciones han contado con la observación y supervisión de las misiones internacionales de la Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Interamericana de Organismos Electorales (UNIORE), quienes desplegaron en total 1.725 observadores y obseradoras en todo el país.

4 febrero, 2019

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR