#Rojava  Mundo

Rojava aguanta la ofensiva turca «sin más amistad que las montañas»

El viejo proverbio kurdo se vuelve a cumplir. "Sin más amistad que las montañas", así están en Rojava las cerca de cinco millones de personas que aguantan desde el miércoles la ofensiva de Turquía, bautizada por el gobierno de Erdogan como operación "Fuente de Paz", unas perversas palabras para esconder el verdadero objetivo: el exterminio del pueblo kurdo y las minorías étnicas.
| 11 octubre, 2019 14.10
Rojava aguanta la ofensiva turca «sin más amistad que las montañas»
Una mujer kurda ondea la bandera del Partido de la Unión Democrática (PYD) durante una manifestación contra la invasión turca cerca de la frontera. Foto: @RojavaIC

Las fuerzas turcas han continuado este viernes por tercer día consecutivo con bombardeos y fuego de artillería sobre las ciudades de Tal Abiad y Ras al Ain, mientras varios comandos turcos apoyados por mercenarios sirios combaten sobre el terreno.

Las autoridades turcas aseguran que sus tropas han ocupado ya once localidades de Rojava en los alrededores de Tal Abiad y Ras al Ain, dentro de su plan de penetrar 30 kilómetros más allá de sus fronteras y expulsar de ella a las milicias kurdosirias que Ankara define como terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurda que opera en Turquía.

No obstante, Rojava Information Centre desmiente las noticias dadas por Ankara: «Las FDS (Fuerzas Democráticas Sirias) recuperaron todas las aldeas tomadas por las tropas turcas al este de Tel Abyad, pero las fuerzas de poder turcas todavía mantienen dos aldeas en el oeste de la ciudad».

Antes este panorama, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió este jueves, dos días después del comienzo de la ofensiva turca sobre Rojava, donde viven casi cinco millones de habitantes -la mayoría kurdas, pero también importantes comunidades árabes, asirias y minoritarias como la armenia-. Sin embargo, la ONU se ha limitado a mostrar su «preocupación» pero no ha condenado la invasión.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que retiró a sus tropas de la zona dando luz verde a Turquía, plantea ahora la posibilidad de mediar «entre Turquía y los kurdos». Washington asegura que Ankara conoce bien las «líneas rojas» que le ha establecido en su intervención.

Así, el gobierno de EEUU ha advertido a Turquía de «consecuencias» si lleva a cabo una intervención «inhumana» pero el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha rehusado concretar cuáles son las «líneas rojas» que EEUU ha establecido a Turquía.

En el Estado español, el gobierno de Pedro Sánchez mantiene el silencio. Un silencio cómplice sellado con contratos armamentísticos, que convierten a Turquía en el segundo mayor comprador de armas españolas.

Sólo Noruega, Finlandia y Países Bajos han tomado alguna medida, como la suspensión de la venta de armas a Turquía. El gobierno francés ha hablado de imponer sanciones, pero sin precisar nada.

Ante estas posturas débiles de la comunidad internacional, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazaba este jueves con «abrir las puertas» y enviar millones de personas refugiadas hacia Europa si la Unión Europea critica la ofensiva de Ankara contra las milicias kurdosirias y califica el ataque de «invasión».

El propio Erdogan se jactaba de que sus tropas han matado, herido o capturado a 277 integrantes de las milicias kurdas. La cifra que se conocía hasta el momento, facilitada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), era de ocho personas fallecidas, cinco civiles, entre ellos un bebé.

El Centro de Coordinación y Operaciones Militares de las FDS –coalición de la que forman parte milicias kurdas de Rojava– ha denunciado que los bombardeos turcos están siendo intensos y están atacando «casas de civiles».

Las FDS alertan de huidas y motines en los campos de detención de yihadistas

El diario francés L’important publicaba este jueves que tropas turcas habían liberado a prisioneros del Daesh (Estado Islámico) de campos de las Fuerzas Democráticas Sirias para que luchen contra las milicias kurdas.

Un extremo confirmado por las propias FDS que han alertado de motines y huidas en campos de detención de yihadistas en el norte de Siria, consecuencia de la ofensiva turca, que las milicias kurdas vinculan también a un atentado del Daesh producido este viernes en la ciudad de Qamishlo, en el que al menos cuatro personas han sido asesinadas.

Las autoridades kurdas han advertido de que la ofensiva que lleva adelante Turquía en el norte del país sobre un territorio controlado hoy por las FDS les obliga a disminuir los recursos que emplean en la lucha contra las células del Daesh y los centros de detención, en los que afirman tener a 12.000 yihadistas.

Precisamente, solo el peligro de huida de los yihadistas detenidos por las FDS es el principal motivo de preocupación de varios países europeos que han instado a Ankara a detener su ofensiva.

Los países occidentales rehúsan repatriar a sus ciudadanos detenidos por las milicias kurdas, cerca de 12.000 de hasta 40 países distintos se encuentran en el campo de Al-Hol.

75.000 personas desplazadas en Rojava

Mientras la comunidad internacional sigue sin reaccionar a un acto claramente ilegal de Turquía, más de 75.000 personas han huido de sus hogares por miedo a las operaciones turcas en la frontera siria en las últimas 48 horas, mientras continúan los ataques contra las milicias kurdas.

Ciudades como Darbasiya y Ras al Ain, han quedado casi vacías. Las personas forzadas al desplazamiento huyen hacia diferentes áreas del norte de Siria, una de ellas la ciudad de Al Raqa, una de las más importantes bajo control kurdo.

El portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), Mustafa Bali, escribía en su cuenta de Twitter: «El ejército turco está llevando a cabo un intenso ataque de artillería contra Kobanî desde el Eufrates a Tel Abyad. Una nueva ola de crisis humanitaria está en marcha a menos que se detenga».

El coordinador de emergencias de Médicos Sin Fronteras (MSF) para Siria, Robert Onus, ha subrayado que la ofensiva turca «sólo puede agravar el trauma que el pueblo de Siria lleva sufriendo durante años de guerra viviendo en condiciones precarias».

«El hospital Tal Abyad, que recibía apoyo de MSF, está completamente cerrado ya que la mayoría del personal médico ha tenido que huir con sus familias. Los equipos de MSF se han reubicado para responder a las necesidades en otras partes de la región. El hospital Tal Abyad era el único público en la zona y como tal resultaba fundamental para atender a los habitantes de la ciudad y sus alrededores. Nuestro personal ha sido testigo de cómo la ciudad, que una vez estuvo llena de vida, ha quedado desierta», ha lamentado.

Movilizaciones contra la invasión y agresión militar turca

Tras los ataques realizados por el ejército turco en Rojava, ya se han convocado diferentes actos de repulsa en numerosas ciudades. En Aragón, se ha hecho un llamamiento para movilizarse en Teruel el martes 15 de octubre, a las 20.00 horas, en la plaza del Torico; y en Chaca, el miércoles 16, a las 19.00 horas en la calle Mayor 24. Este viernes, en plenas fiestas del Pilar, una multitudinaria protesta frente al Consulado turco en Zaragoza ha servido para mostrar la solidaridad aragonesa con el pueblo kurdo.

11 octubre, 2019

Autor/Autora

Redactor, editor, funciones de coordinación y administración. Integrante del Consello d’AraInfo y uno de los cofundadores. @igoiz17


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR